Consultorio Financiero

Esto dicen los expertos de Renta variable

2009-08-03

El éxito es posible en cualquier lugar donde existan personas que estén dispuestas a...

El mercado de capitales ofrece la posibilidad de acceder a múltiples alternativas de inversión para los distintos perfiles de riesgo y clases de inversores. La amplia gama de instrumentos disponibles se puede discriminar entre los de renta variable y los de renta fija.

Los instrumentos de renta variable son aquellos en los cuales al momento de la inversión inicial se desconocen los fondos que se obtendrán a cambio, ya que dependerán de la evolución de la empresa, su precio en el mercado y el contexto económico y financiero, entre otros factores. Ejemplos de esta clase de instrumentos son las acciones que se cotizan en la bolsa de valores o los metales como el oro y la plata.

Los instrumentos de renta fija son una inversión en la cual los términos y condiciones de la emisión se conocen desde un comienzo. Es decir, al momento de adquirir el título, el inversor conoce las fechas en que le será devuelto el capital (pagos de amortización), qué interés le rendirá (pagos de renta) y cuándo finalizará el ciclo de la inversión (fecha de vencimiento). No obstante ello, puede deshacerse del título previamente al vencimiento vendiéndolo en el mercado secundario. Ejemplos de esta clase de instrumentos son los títulos públicos y las obligaciones negociables.

Además de los títulos tradicionales, existen otros instrumentos denominados derivados, cuyo precio depende de un activo subyacente. El activo subyacente es un instrumento de renta fija, de renta variable u otro activo financiero. Esta modalidad operativa se utiliza como cobertura para limitar posibles pérdidas. Dentro de los derivados se incluyen las opciones y los futuros. Gracias a nuestra asesoría y servicio totalmente gratuito podrá aprender a invertir de forma inteligente y lograr ganancias hasta de un 30% mensual sobre su inversión.

El éxito es posible en cualquier lugar donde existan personas que estén dispuestas a comprometerse a dar la milla extra y construir sus negocios a conciencia. Hoy más que nunca la gente desea prosperar.

Estamos convencidos que el futuro pertenecerá a las personas que toman decisiones. ¿Qué estás dispuesto a hacer para lograrlo? ¡Tomar una  acción inmediata! o esperar a contar con los primeros ahorros que se vayan teniendo para incursionar y comenzar poco a poco.

Cualquiera pensaría en disfrutar más tiempo con la familia y con tener un futuro financiero para la vejez  totalmente asegurado.
 
Las inversiones de renta variable enfocadas a largo plazo son las más redituables y siempre ganan más que cualquier otra, las estadísticas y el tiempo así lo confirman y corroboran. Solo pierden los que invierten en la bolsa cuando los precios están en sus máximos niveles y condicionan sus inversiones a corto plazo, invirtiendo un dinero que deben, o el que tienen que pagar de la hipoteca de su casa, teniendo que liquidar sus inversiones cuando necesitan el dinero, Este tipo de historias y fracasos abundan y es la mala fama que le han hecho a esta clase de inversiones de renta variable.



EEM