Turismo

La UE cierra todo su espacio aéreo a los vuelos del Boeing 737 MAX 8

2019-03-12

Un aparato de este modelo perteneciente a la compañía Ethiopian Airlines se...

Sandro Pozzi, Macarena Vidal Liy, José Naranjo | El País

 Nueva York / Pekín / Dakar.- La Unión Europea ha decidido este martes cerrar todo su espacio aéreo a los aparatos Boeing 737 MAX 8. La Agencia Europea de Seguridad Aérea (EASA) ha tomado esta decisión después de que de 31 aerolíneas y una quincena de países —seis de ellos comunitarios—hayan decidido suspender temporalmente el uso de los aviones Boeing 737-MAX 8 tras el accidente de este domingo en Etiopía, en el que murieron los 157 ocupantes. La medida se hará efectiva a las 19.00 (hora de la España peninsular) de este martes.

Como medida de precaución, las autoridades de la aviación civil del Reino Unido, Alemania, Francia, Italia, Holanda, Bélgica Irlanda, Austria, China, Australia, Malasia, Singapur, Omán, Corea del Sur, Mongolia e Indonesia ya habían anunciado hasta ahora que cancelan temporalmente los trayectos de este modelo de avión en su espacio aéreo.

Además, TUI, el mayor turoperador del mundo, anunció también este martes que suspendía temporalmente los vuelos de sus 15 Boeing 737 MAX 8. Así lo informo en Hannover (Alemania) un portavoz de la compañía alemana. La flota de TUI incluye 15 aparatos de este modelo bajo sospecha, que operan en el Reino Unido, Holanda, Bélgica y Luxemburgo.

Un aparato de este modelo perteneciente a la compañía Ethiopian Airlines se estrelló poco después de despegar de la capital etíope, Adís Abeba. Este es el segundo accidente de un Boeing 737-MAX 8 en cinco meses. El pasado octubre, un avión de la compañía Lion Air se estrelló en Indonesia y murieron 189 pasajeros.

Actualmente hay registrados más de 370 aviones de este modelo. De ellos, el 56% está en tierra por decisiones de las compañías aéreas. En la semana del 25 de febrero, este tipo de aeronave realizó más de 8,500 vuelos por todo el mundo, según la página web especializada en seguimiento de operaciones aéreas FlightRadar24.

La Agencia Federal de la Aviación estadounidense ha informado de que adoptará "medidas de inmediato" si hay algún problema de seguridad. Las medidas suponen un duro varapalo a la reputación de la mayor compañía aeroespacial del mundo. Las líneas aéreas chinas, en plena expansión, son algunas de las mejores clientes de Boeing y de su modelo 737-MAX, el más moderno del grupo. Según la página oficial de la compañía estadounidense, ha entregado ya 71 de estos aparatos y tiene aún pedidos pendientes de otros 104. China Southern Airlines es la que cuenta con el mayor número: hasta ahora tenía operativos 16 y había encargado otros 34.

Similitudes con el accidente de Lion Air

El accidente en Etiopía pone en peligro la expansión de la firma. El avión del vuelo ET302, que conecta Adís Abeba con Nairobi (Kenia), desapareció del radar a los seis minutos de despegar. El piloto informó a la torre de control de que había “dificultades” poco después del despegue y pidió regresar al aeropuerto, según ha indicado a la prensa Tewolde GebreMariam, presidente de Ethiopian Airlines, de propiedad estatal. El piloto recibió autorización para regresar, explicó GebreMariam, pero aún así se acabó estrellando. Testigos citados ayer por la agencia Reuters aseguran que el avión generaba un extraño ruido de traqueteo e iba dejando un rastro de humo justo antes de acabar en el suelo. Este lunes se encontraron las cajas negras del aparato.

El siniestro incidente recuerda bastante al que tuvo lugar en Yakarta el pasado octubre, cuando un avión del mismo modelo, pero de la compañía de bajo coste Lion Air, se estrelló justo después del despegue. "Los dos accidentes tuvieron como protagonistas aviones recién entregados Boeing 737 MAX-8K, y los dos ocurrieron en la fase de despegue, por lo que comparten algunas similitudes", indicó en un comunicado la administración de aviación civil china. Cinco meses después, las causas de este accidente se siguen investigando.

Caída en bolsa de Boeing

Los títulos del fabricante de aviones arrancaron la sesión en Wall Street con una caída de hasta el 12%, la mayor desde los atentados del 11-S en Estados Unidos. Los títulos de la firma estadounidense se apreciaban un 30% en lo que iba de año hasta el viernes, antes del siniestro. Tras el desplome de este lunes, ese incremento quedó temporalmente en la mitad y la compañía vio como en segundos se le evaporan 30,000 millones de capitalización bursátil.

Pese al batacazo, la firma sostiene que el avión es seguro para volar y en un comunicado insiste en que sobre la base de la información disponible no hay motivos para emitir nuevas directrices para operar la aeronave. El aparato es muy popular, especialmente entre las aerolíneas de bajo coste.



Jamileth