Nacional - Política

López Obrador detono la crisis migratoria con su política de "puertas abiertas" a los inmigrantes

2019-06-03

Trump pretende presionar a México para que frene la migración en avalancha de...

Por Marcos Romero

(ANSA) - CIUDAD DE MEXICO, - Organizaciones empresariales, civiles y partidos políticos de oposición declararon una tregua en sus cuestionamientos a la política del presidente Andrés López Obrador para rechazar la imposición de aranceles a las exportaciones a Estados Unidos. El rechazo a la medida, que iría del 5 al 25% en un período de cinco meses, decidida por el presidente de Estados Unidos Donald Trump, que iniciaría el próximo 10 de junio y representa impuestos por unos 17,000 millones de dólares, es frontal en México. Con este tributo, Trump pretende presionar a México para que frene la migración en avalancha de centroamericanos a su país, por lo que expertos y dirigentes políticos recomendaron al gobierno prudencia y perspicacia, evitando acciones de revancha semejantes a la Ley del Talión que podrían ser contraproducentes.
    
Las fuerzas vivas del país cerraron filas con López Obrador después de que el jefe de la Casa Blanca apretó aún más la tuerca a México ante la incontenible marea migratoria desde Centroamérica hacia Norteamérica.
    
Sólo entre enero y abril llegaron a México 400,000 personas sin documentos principalmente de Centroamérica pero también de Cuba, Venezuela, Haití y Africa en busca de emigrar a Estados Unidos.
    
El detonante de este alud fue el anuncio de una política de "puertas abiertas" a la migración formulado por López Obrador desde antes de llegar al poder tras su abrumadora victoria en las elecciones del 1 de julio del año pasado.
    
Desde octubre último, se iniciaron una sucesión de "caravanas" de migrantes que huyen de la pobreza y la violencia recorrió el país de sureste al noroeste hasta desbordar la capacidad del gobierno estadounidense de procesar solicitudes de asilo.
    
Ante la cada vez más grande ola de extranjeros, el gobierno mexicano cambió a partir de abril pasado su política y comenzó a frenar a los foráneos.
    
El resultado es que México ha retenido a por lo menos 74,000 migrantes, de los cuales deportó unos 53,000.
    
El empresario Carlos Slim, uno de los hombres más ricos del mundo, respaldó a López Obrador, en un mensaje que le envió y cuyo contenido no fue revelado.
    
El presidente nacional de la Confederación Patronal de la República Mexicana (Coparmex), Gustavo de Hoyos, sostuvo que el gobierno mexicano "debe actuar con firmeza" en caso de que las tarifas anunciadas por el presidente estadounidense Donald Trump entren en vigor.
    
La oposición en el Senado pidió al mandatario mexicano "no caer en la tentación de imponer aranceles espejo a Estados Unidos", porque perderá frente a Trump en este "juego de vencidas" (pulseada).
    
Gustavo Madero, presidente de la Comisión de Economía, del conservador Partido Acción Nacional, consideró que el anuncio del magnate "es una cuestión de vida y muerte" para México, porque se exporta 80 por ciento de mercancías hacia ese país.
    
El senador y ex jefe de gobierno de la capital Miguel Mancera, pidió "prudencia" al gobierno federal porque dijo que "Trump está en campaña" para reelegirse y la amenaza que lanzó "es muy grave para la economía nacional".
    
El ex negociador del nuevo Tratado Comercial México-Estados Unidos y Canadá (T-MEC), Kenneth Smith, señaló que Washington violaría el actual acuerdo y las reglas de la Organización Mundial del Comercio (OMC), si aplica aranceles a las ventas mexicanas que superan los 350,000 millones de dólares anuales.
    
Es recomendable no "ceder de manera prematura" a las pretensiones de Trump y evitar una diplomacia basada en el ultimátum, dijo otro experto, el ex embajador de México en Washington, Arturo Sarukhán.
    
El también ex embajador mexicano en Estados Unidos, Gerónimo Gutiérrez, recordó que los principales aliados en contra de las acciones de Trump son los propios legisladores tanto demócratas como republicanos en Estados Unidos, que ya se están manifestando en contra.
    
"Imponer tarifas a México para solucionar la crisis migratoria es muy mala idea y afectaría a ambos países. Para Estados Unidos sería darse un balazo en el pie", dijo.



Jamileth