Internacional - Política

Trump presenta el diseño patriota del Air Force One

2019-06-13

Trump ya expresó su intención de cambiar el diseño exterior del Air Force One...

Por SANDRO POZZI, El País

Nueva York 13 JUN 2019 - 13:36    CDT Es uno de los símbolos más reconocidos por todo el mundo del poderío industrial y militar de Estados Unidos. Y ahora Donald Trump quiere darle un aire más patriótico. El republicano acaba de presentar el diseño del nuevo Air Force One, para que luzca en el exterior los colores de la bandera de las barras y estrellas. Los demócratas, sin embargo, tratan de pararle los pies con una propuesta legislativa que de ser aprobada le obligaría a tener el permiso del Congreso para proceder al cambio de imagen que busca.

“Tenemos diferentes opciones”, comenta el propio presidente durante una entrevista con la cadena ABC al presentar su visión para la nueva generación del avión presidencial mientras enseña a la cámara un boceto con los nuevos colores, “será un B747 aunque mucho más grande que el actual". "Hay un par de secretos de los que no puedo hablar”, añade sin entrar en más detalles de la nueva variante del Jumbo.

Trump ya expresó su intención de cambiar el diseño exterior del Air Force One hace un año, seis meses después de cerrarse el contrato definitivo con Boeing para renovar la flota de aviones. “¿Me pregunto si tenemos que seguir utilizando el color azul bebé?”, comentó para después responderse a sí mismo con un “no”. “Rojo, blanco y azul”, añadió, “va a ser increíble. Es lo apropiado”.

Los aviones de Boeing llevan sirviendo al presidente de EE UU desde Franklin Delano Roosevelt. El diseño exterior actual data de 1962. Será, por tanto, el primer rediseño desde la presidencia de John F. Kennedy. Donald Trump se implicó personalmente en el cambio de imagen y pidió que el avión estuviera listo para 2021, a comienzos de su segundo mandato. El plazo de entrega original, sin embargo, es para finales de 2024.

El nuevo Air Force One es una versión militar del B747-8, la última versión del cuatrimotor de Boeing. El cambio se producirá cuando el B747-200B actual, en servicio desde hace tres décadas, llegue al final del ciclo de vida habitual. Será más eficiente porque integra la tecnología del B787 Dreamliner. Es un avión de gran complejidad y que debe cumplir requisitos “únicos” para poder servir al presidente.

Supervisón de la entrega
El comité de Servicios Armados de la Cámara de Representantes votó, a iniciativa de los demócratas, un primer texto legislativo para restringir el margen de maniobra del presidente a la hora de imponer sus preferencias en cuanto al diseño interior y exterior del avión. Los republicanos se opusieron, porque la ven como una maniobra política injusta dirigida contra el comandante en jefe.

El demócrata californiano John Garamendi dice que el Air Force One es mucho más el avión que usa el presidente para desplazarse. “Es un icono”, insiste, “ha sido la representación de EE UU, del poder del presidente. Se usa en diplomacia y en las relaciones internacionales como una declaración de que EE UU ha llegado”. “Si alguien quiere cambiar su apariencia”, añade, “debemos poder decir algo”.

Adam Smith, presidente del comité, insiste en que la iniciativa no tiene como objetivo atacar a Donald Trump sino garantizar que el Congreso cuenta con la autoridad necesaria para poder supervisar los detalles de un contrato multimillonario. El Pentágono va a pagar 3,900 millones de dólares para reemplazar los viejos B747-200B. El republicano ya no estará en la Casa Blanca cuando entre en servicio. “Lo hago por otros presidentes”, dice, “no para mí”.

Trump forzó a Boeing a rebajar el coste de los nuevos aviones bajo la amenaza de cancelar el contrato. La intervención presidencial le permitió ahorrar, dice, 1,600 millones sobre el plan original que negoció la Air Force. La propuesta legislativa demócrata debe ser respaldada ahora por el pleno de la Cámara de Representantes y después tendrá que sobrevivir al Senado, controlado por los republicanos.



regina