Nacional - Política

Se agudiza choque de López Obrador con el poder judicial

2019-06-18

El mandatario amenazó con dar a conocer los nombres de los jueces y de quienes han promovido...

 

(ANSA) - CIUDAD DE MEXICO.- El enfrentamiento del presidente Andrés López Obrador con el poder judicial se agudizó a propósito de los recursos interpuestos para frenar la construcción de un nuevo aeropuerto al norte de la capital en una antigua base militar.
    
El mandatario amenazó con dar a conocer los nombres de los jueces y de quienes han promovido causas para impedir que la terminal aérea de Santa Lucía inicie su proceso de construcción.
    
Diversos jueces han otorgado los llamados "amparos", figura constitucional que permite protegerse contra un acto de autoridad que se considera indebido, para que se impida edificar esta obra, bajo diversos argumentos.
    
Entre otras causas, se señala que no hay un aval del Instituto Nacional de Antropología e Historia (INAH), que faltan permisos de impacto ambiental o que no cuenta con estudios de seguridad aeronáutica.
    
La oposición aseguró que con su amenaza de exhibir a quienes se han "amparado" en contra del nuevo aeropuerto, el gobernante "atenta contra la independencia del Poder Judicial y con el derecho de los ciudadanos a cuestionar una decisión de gobierno".
    
"López Obrador busca regresar al tiempo en que ninguna decisión presidencial se podía cuestionar, ni siquiera para hacer cumplir la ley", señalaron los dirigentes de los partidos Acción Nacional (PAN, izquierda), Héctor Larios, y De la Revolución Democrática (PRD, izquierda), Angel Avila.
    
"Es muy peligroso su comentario porque atenta de manera indirecta contra la independencia del Poder Judicial, que otorgó estos amparos, y desde luego de manera directa contra el derecho de cualquier ciudadano a defenderse del Estado cuando éste abusa o le lástima a sus intereses legítimos", afirmó Larios.
    
Jueces federales suspendieron días atrás de manera indefinida los trabajos del aeropuerto en la base militar bajo el argumento de que el gobierno "carece de estudios de seguridad aeronáutica, ambientales y arqueológicos".
    
López Obrador reaccionó a estas decisiones con la amenaza de que "exhibirá" a sus "adversarios" si logran frenar la obra.
    
"No van a quedar en el anonimato. Yo tendré que informar" sobre las personas que tienen intereses en el caso y los jueces que concedieron los recursos porque "nosotros consideramos que es injusto'", afirmó.
    
López Obrador también enfrenta mucha resistencia a otras dos grandes obras de infraestructura que ha anunciado: el Tren Maya, que enlazará varios estados del sureste del país y la refinería de Dos Bocas, en el estado sureño de Tabasco, así como en el llamado Corredor Transísmico, que comunicará el Istmo de Tehuantepec, la franja más angosta del país.
    
Los opositores al proyecto consideran que se trata de "caprichos", que desviarán grandes cantidades de fondos públicos y que generarán graves daños ambientales.
    
Sin embargo, López Obrador asegura que pretende reactivar la empobrecida franja sureste del país, donde se requieren muchos empleos. La Barra de Abogados criticó también a la Barra Mexicana del Colegio de Abogados, que condenó su amenaza de "exhibir" a quienes promuevan recursos legales contra el aeropuerto de Santa Lucía.
    
"Consideramos inapropiado que el Ejecutivo intervenga en asuntos jurisdiccionales mediante acciones mediáticas o de otra índole que inhiban o cuestionen el ejercicio del derecho de defensa de las personas", afirmó la organización.
    
López Obrador reaccionó a esas críticas al afirmar que hace sólo "uso de mi derecho de manifestación".
    
"Ni modo que me vayan a callar, que ya no voy a poder hablar.
    
Dije que se estaban esmerando los corruptos y entre más me impidan hablar voy a ser más claro", afirmó.
    
Apenas inició su gobierno el 1 de diciembre pasado, López Obrador cancelo la obra emblemática de su antecesor Enrique Peña, el aeropuerto de Texcoco, que reemplazaría al actual de la ciudad de México y se ubica en la periferia oriente de la capital, sobre el lecho de un antiguo lago.
    
El jefe de Estado justificó esta medida, adoptada cuando ya llevaba más de un tercio el proyecto, por ser "un monumento a la corrupción" y porque la terminal iba a ser muy costosa por ser una zona sometida constante hundimiento e inundaciones.



Jamileth