Nacional - Economía

Economía se encuentra en situación precaria

2019-07-12

Según el Instituto Nacional de Estadística y Geografía, el Producto Interno...

 

(ANSA) - CIUDAD DE MEXICO.- La economía mexicana se encuentra en situación precaria, aunque hay divergencias sobre si ya entró en recesión, como señala la firma financiera Bank of America-Merrill Lynch o si sólo hay una desaceleración mayor a la prevista, de acuerdo con el Banco de México (central).
    
Según el Instituto Nacional de Estadística y Geografía, el Producto Interno Bruto habría caído 0,4% en el segundo trimestre, que se suma a la contracción del 0,7% en el primero lo que sumó dos períodos consecutivos de caídas, que marcan lo que la ortodoxia económica define como recesión.
    
"La economía mexicana está ya virtualmente en una recesión", afirmó la correduría y dijo que si "se hace oficial" presionará al presidente Andrés López Obrador a "reaccionar, aunque el margen de maniobra sería complicado".
    
Entre otras medidas, López Obrador "podría verse obligado a aumentar finalmente el gasto público, pero con ingresos más bajos, lo que representaría una dificultad y un riesgo de ser castigado por las empresas calificadoras, afirmó.
    
En las últimas semanas, estas instancias han estado bajando la valoración que tienen sobre el desempeño económico del país.
    
Merrill Lynch alertó sobre los factores que explicarían el débil desempeño económico de México, entre los que mencionó la zozobra sobre el comercio internacional, la incertidumbre sobre las políticas internas y su implementación y una política fiscal ajustada del ministerio de Hacienda.
    
También incluyó en este ámbito a la política monetaria restrictiva del Banco de México, así como a la caída en la producción de la petrolera gubernamental PEMEX. Por su parte, el Banco de México (Banxico, central), señaló que la actividad económica muestra "una desaceleración mayor a la esperada", por lo que el crecimiento económico puede ser menor a lo esperado.
    
Al reseñar el contenido de la última reunión de política monetaria, efectuada el pasado 27 de junio, de la Junta de Gobierno del ente autónomo, el Banxico señaló que varios indicadores sugieren la posibilidad de "una ligera recesión".
    
Ante esta circunstancia, el organismo decidió mantener en 8,25% la tasa de interés de referencia, que es considerada por los entendidos como demasiado alta porque está encareciendo el costo del dinero, afectando fuertemente sobre todo a la clase media.
    
Los responsables del banco central advirtieron que para este año "se anticipa una tasa de crecimiento en México menor a las observadas en los últimos 10 años y por debajo de las proyectadas para la mayoría de las economías emergentes".
    
"Ante la evolución reciente de la actividad económica, las perspectivas de crecimiento han seguido deteriorándose", indicaron.
    
Según uno de los vicegobernadores, que no fue identificado, "las revisiones a la baja" en el pronóstico de crecimiento en las últimas semanas "han obedecido a un entorno internacional más débil y a factores internos".
    
Por ello, auguraron la persistencia de "la debilidad de la economía" así como una "atonía" en la inversión y una pérdida de "dinamismo" en el consumo.
    
De los factores externos que podrían empeorar la situación figuran la posibilidad de que se presenten escollos para la ratificación del Tratado de Libre Comercio México-Estados Unidos y Canadá (T-MEC, antes TLCAN).
    
La mayoría demócrata en la Cámara de Representantes ha objetado el acuerdo, renegociado durante un año y suscrito por los gobernantes de los tres países el último día de noviembre pasado, y ha exigido cambios en aspectos laborales y ambientales.
    
El Banco de México también advirtió sobre el riesgo de que se "presenten nuevas amenazas de imposición de aranceles por parte de Washington a México", como las que esta semana anunció el gobierno estadounidense a sus compras de acero.
    
Pero también elementos internos podrían conspirar para que la economía marche más lento de lo esperado como posibles reducciones en la calificación crediticia soberana del país.
    
En particular, se teme que los planes de negocios de los dos entes gubernamentales (Petróleos Mexicanos, PEMEX la Comisión Federal de Electricidad, CFE) sean mal evaluados por las calificadoras. El Banxico también anticipa el peligro de "una mayor disminución en los ingresos públicos y en la orientación de las políticas públicas en distintos ámbitos".



Jamileth
Apuestas de Fútbol Online - Betway Sports
Utilidades Para Usted de El Periódico de México