Educación

Los norcoreanos, campeones de la memorización

2019-08-02

Tras ella, se exponen trofeos y numerosas medallas, recuerdo del paso de Corea del Norte por el...

Por Sebastien BERGER | AFP

Sin decir una palabra, la norcoreana Pang Un Sim examina una baraja de 52 cartas durante un minuto antes de dejarla boca abajo sobre la mesa. Acto seguido, agarra una segunda baraja, que empieza a colocar en el orden de la primera, sin cometer un solo error.

Tras ella, se exponen trofeos y numerosas medallas, recuerdo del paso de Corea del Norte por el campeonato mundial de memoria del pasado diciembre en Hong Kong.

Era la primera vez que Pyongyang participaba y su actuación fue más que convincente: con solo tres miembros, todas estudiantes, la selección norcoreana dejo la excolonia británica con siete medallas de oro, las mismas de plata y cinco de bronce.

"No diría que es fácil. Pero si te tomas el tiempo necesario y haces el esfuerzo, puedes memorizar", explica Pang, de 22 años, en una entrevista con la AFP en la universidad de Kim Hyong Jik de Pyongyang.

"Si te gusta memorizar, no es tan difícil como la gente cree", insiste.

En el campeonato del mundo, esta estudiante quedó segunda en la clasificación general, por delante de más de 260 participantes y solo por detrás de la china Wei Qinru.

Entre sus proezas, la memorización en 30 minutos de una secuencia de 5.187 cifras binarias (ceros y unos) o de 1.772 cartas de juego en una hora. En una prueba de velocidad, pudo aprenderse el orden de un paquete de 52 cartas en 17,67 minutos.

Su compatriota Ri Song Mi, que quedó séptima en la clasificación general, estableció un nuevo récord mundial al memorizar 302 palabras en 15 minutos.

- Organizadores atónitos -

Las tres norcoreanas se auparon al Top 5 en la prueba de decimales, consistente en aprender en una hora la secuencia más larga posible. De hecho, dos de ellas batieron el precedente récord mundial: Pang memorizó 3.240 cifras.

Los organizadores quedaron atónitos ante esta actuación, ellos que ignoraban hasta el último minuto que las norcoreanas participarían en Hong Kong. 

"Llegaron y se apuntaron justo antes del cierre de las inscripciones", recordaba a principios de año en una revista el creador del campeonato, Tony Buzan.

"Fuimos de sorpresa en sorpresa, porque en cada una de las diez pruebas, una norcoreana entraba en el podio", explicaba Buzan, ahora fallecido.

Las técnicas de memorización se enseñan desde el instituto en Corea del Norte, explica Cha Yong Ho, entrenador del equipo y director del departamento de investigaciones sobre lectura rápida de la universidad Kim Hyong Jik, donde estudian las tres integrantes de la delegación.

- Contar una historia -

Numerosos competidores recurren a procedimientos nemotécnicos conocidos como el Sistema Dominic, que permite memorizar largas secuencias de cifras convirtiendo en pares de letras que son luego asociadas a imágenes personas o acciones que componen una historia. Se trata por tanto de encontrar la secuencia de cifras y contarse a uno mismo una historia imaginaria y después descifrar el código.

"Por ejemplo, el primero es un buey y el segundo una cama", explica Pang a la AFP. "Un ternero duerme en la cama y la cama es inestable porque un ternero duerme en ella y la cama termina rompiéndose". "Esta es una escena que puedo ver. Me sirvo de mi imaginación".

Los norcoreanos, explica Cha, han desarrollado este método haciendo entrar otras variables, con el objetivo de memorizar más y más rápido. Utilizamos todos nuestros sentidos para establecer esas asociaciones", explica. "Las sensaciones, el gusto, el movimiento, la imaginación, los ritmos y todo de lo que el cerebro sea capaz", asegura 

"Participar en campeonatos del mundo era una forma de poner a prueba esta técnica. Y ha funcionado muy bien", ", explica.

El equipo norcoreano se entrenó seis horas al día durante dos meses antes de la prueba. 

"Atribuyo su victoria a la determinación y la disciplina nacional, declaró el presidente del campeonato Raymond Keene.

Aislado diplomáticamente del resto del mundo, el régimen norcoreano sufre drásticas sanciones internacionales por su programa nuclear y balístico. Ello no impide que las autoridades locales se dediquen a exaltar continuamente el orgullo nacional y el culto a sus líderes.

"No tenemos nada que envidiar al mundo", proclama una de sus canciones más populares".



regina