Internacional - Finanzas

¿Qué significa que la curva de bonos de Estados Unidos se ha invertido y por qué angustia a las Bolsas?

2019-08-15

Este fenómeno, en el que se cruzan los intereses corto y largos de los bonos,...

El País | Madrid 15 AGO 2019  Las Bolsas europeas vivieron el miércoles una jornada negra. Las estadounidenses, una tarde todavía más aciaga, con una caída del 3% en el Dow Jones y otra del 2,9% en el S&P. Mientras que en Europa tenían puesta la mirada en los malos datos económicos que presentó Alemania (su PIB baja el 0,1% en el segundo semestre), en Estados Unidos todos los analistas hablaban de un fenómeno mucho más técnico y que ha hecho que cunda el nerviosismo entre los inversores: la curva de tipos invertida. Este fenómeno, sostienen algunos expertos y comentaristas de Bolsa, se considera una señal que lanza el mercado cuando la recesión está cerca.

¿Qué significa exactamente que la curva de tipos de Estados Unidos se haya invertido? En el mercado de bonos, los inversores compran deuda de los países y exigen a cambio una compensación, que es mayor cuanto más riesgo corre su dinero. Si la curva de tipos se invierte, quiere decir que se produce la anomalía de que, en el mercado secundario, se pagan mayores intereses por comprar la deuda a corto plazo que por adquirirla a largo plazo. Los inversores ven más riesgo cuando el vencimiento es dentro de poco tiempo que si es dentro de diez años.

¿Por qué puede ser un signo de nubarrones en la economía? Es una cuestión de expectativas: indica que los inversores consideran ya más arriesgado lo que pueda ocurrir a su dinero en un periodo cercano de tiempo que a largo plazo. En el caso de Estados Unidos, ayer durante un breve periodo de tiempo, se pagaba más a quienes apostaban por la deuda a dos años que a aquellos que lo hacían por un periodo de diez años.

Un termómetro de la economía

Este fenómeno, en el que se cruzan los intereses corto y largos de los bonos, tradicionalmente anuncia malos tiempos para la economía. En otras ocasiones, ha servido como indicador para presagiar una recesión, ya que tras producirse la inversión de las curvas de tipos, ha llegado la crisis a Estados Unidos. De hecho, es la primera vez que pasa desde 2007, justo antes de que estallara la Gran Recesión. Y de ahí que todos los analistas de Estados Unidos estuvieran mirando los gráficos ayer y las ventas se dispararan en la Bolsa cuando se produjo el fenómeno.

¿Es una señal inequívoca de que una recesión llega? Lo que indica es que hay desconfianza entre los inversores por lo que pueda llegar a corto plazo. Ven señales de que la economía se agota, aunque los indicadores de Estados Unidos (el crecimiento del PIB y el bajo desempleo) sean robustos. Hay analistas que ya han vaticinado que en 36 meses, llegará la recesión a Estados Unidos. Sin embargo, algunos economistas insisten en que este indicador ha perdido validez a la hora de anunciar cambios de tendencia en la economía. En parte, porque los mercados y la economía viven desde hace años instalados en la excepcionalidad, apuntalados a base de políticas de estímulo de los bancos centrales.

En el caso de la zona euro, las medidas extraordinarias tomadas por el Banco Central Europeo y la compra masiva de deuda en los mercados, han trastocado la cotización habitual de bonos y las primas de riesgo. En Estados Unidos, la Reserva Federal había comenzado a subir los tipos y estaba a punto de eliminar los últimos resquicios de la era de los estímulos que inauguró en 2008, pero ha terminado por volver a bajar levemente el precio del dinero, pese a que la economía muestra señales de ser muy robusta, una decisión poco habitual.

Trump culpa a la Reserva Federal

Donald Trump, presidente de Estados Unidos, le echa la culpa a la Reserva Federal de la preocupación en los mercados. La noche del miércoles, tras el batacazo de Wall Street y con los medios estadounidenses hablando de la curva de tipos invertida, en las redes sociales se hizo popular el mensaje TrumpRecession.

El mandatario, con un ojo ya puesto en las elecciones de 2020, no quiere que su figura quede vinculada a una posible crisis, así se apresuró a repartir culpas. Aseguró que la curva invertida de tipos "es una locura". "Nuestro problema es con la Fed. Subieron (los tipos de interés) demasiado y demasiado rápido. Ahora demasiado lento para bajarlos; otros países se lo están agradeciendo al despistado Jay Powell y la Fed", criticó Trump en su cuenta de Twitter.



regina