Panorama Norteamericano

¿Le alcanzará a Donald Trump?

2019-08-30

Warren ha mostrado talento y conocimiento en el mundo financiero y está construyendo una...

 

Por José Eduardo Campos | Revista Siempre

Falta 15 meses, más de 450 días para conocer quién ocupará la presidencia de los Estados Unidos por cuadragésima sexta ocasión, la contienda entre los republicanos y demócratas, (y más con Trump como participante) será ruda, ofensiva y generará profundas divisiones, sin embargo, en esta ocasión, quiero invitarlo amigo lector a que nos detengamos en el proceso que se está viviendo al interior del partido demócrata.

Son 22 los candidatos, pero según avanzan los días y semanas el número de ellos con posibilidades se reduce, los debates públicos, los recorridos de campana y las encuestas nos llevan a poner atención realmente en 3 políticos, Joe Baiden (exvicepresidente), Bernie Sanders (senador) y Elizabeth Warren (senadora).

Joe Baiden (76 años) acompañó a Barack Obama en la Casa Blanca de 2009-2016. El que fuera senador por Delaware aspiró sin éxito a la nominación presidencial en 1988 y 2008, y rechazó presentarse en 2016 tras la muerte de su hijo por cáncer cerebral.

Su extenso historial de voto, que incluye su apoyo a la guerra de Irak en 2002, estará bajo un gran escrutinio. Aunque ha criticado duramente a Donald Trump por «destrozar los valores estadounidenses», se le considera como un demócrata que podría trabajar con los republicanos.

Biden entra en la carrera por la nominación demócrata como uno de los favoritos, si no el preferido. Su nombre es conocido prácticamente en todo el mundo, tiene altos índices de popularidad y el potencial para recaudar grandes cantidades de dinero de campaña a través de las redes tradicionales de donantes demócratas.

Bernie Sanders (78 años) fue un gran participante en 2016 en busca de la candidatura presidencial, la cual, perdió finalmente frente a Hillary Clinton. Es un gran orador, muy bien aceptado entre los jóvenes votantes.

Sanders es víctima de su propio éxito. En 2016, desvió al Partido Demócrata hacia la izquierda, pero esto significa que para 2020 ya no es un candidato tan especial. Tiene las ventajas de lo conocido que es, el dinero que recauda y la organización nacional de su campaña, pero sus oponentes no evitarán atacarle como hizo Hillary Clinton hace tres años. Sus días como intrépido aspirante no favorito ya pasaron.

Elizabeth Warren (70 años) se ha destacado como una fuerte e impulsora de regulaciones mas estrictas en el sector financiero, sobre todo a raíz de la crisis de 2008. Es una reconocida integrante de la izquierda progresista.

Warren ha mostrado talento y conocimiento en el mundo financiero y está construyendo una gran maquinaria política, principalmente entre los liberales. Los progresistas tendrán que decidir si encuentran más atractiva su promesa de reforma económica que el fervor revolucionario de Sanders. A raíz del más reciente debate televisivo entre los precandidatos ha experimentado una caída en las preferencias electorales.

En la reciente encuesta de la cadena de televisión Fox News sobre un posible escenario en la contienda presidencial Donald Trump, quedaría por detrás de tres candidatos demócratas en los comicios presidenciales del 2020, según datos de una encuesta realizada hace un par de semanas.

Se mostraron 3 escenarios posibles en los que el actual inquilino de la Casa Blanca enfrentaría a los 3 demócratas punteros y los resultados muestran un triunfo de los demócratas, aquí los porcentajes: Trump 39 por ciento de los votos, frente al 49 por ciento del ex vicepresidente Joe Biden. En caso de enfrentarse a Bernie Sanders, éste le sacaría una ventaja de 9 puntos y en caso de Elizabeth Warren, ganaría por dos puntos.

Los demócratas aun tendrán que elegir a su candidato para la contienda presidencial del 3 de noviembre, no se podrán equivocar, todo indica que esta recaerá en Joe Biden (salvo una gran sorpresa) y entonces demócratas y republicanos estarán listos.

Ya con los 2 candidatos designados será otra la historia, iniciará una contienda en la que Donald Trump arrancará adelante, por 3 factores: inició su campaña desde mediados de junio y en los actos en los que ha participado y en los que tendrá por delante, ha rebasado la línea divisoria que separa las 2 funciones que realiza. Cuenta con una base sólida de votantes y maneja un doble discurso, que en lo que se aclara y prueba lo que dice logra avanzar y, con ello la confusión y tensión aparecen, los escenarios donde más cómodo se siente.

Trump podría sumarse a la muy corta lista de presidentes que no lograron un segundo mandato, tal como lo vivió George Bush Jr. y Jimmy Carter.

Joe Biden, por su parte, tiene la experiencia de 8 años que le dejó conocer la Casa Blanca, es un político de carrera que entiende los tiempos, fuerzas y actores que pueden ser fundamentales. Sin embargo, las dudas sobre su estado de salud siguen siendo un misterio.

En la historia de los Estados Unidos, hay 3 elementos que influyen para que un presidente pueda ser relecto: una economía sólida, una tasa de desempleo por abajo del 3 por ciento y una amenaza latente de una guerra. La señal de arranque está por darse.


 



regina