Nacional - Política

Los mexicanos están felices, dice López Obrador

2019-09-02

Al pronunciar un mensaje con motivo de la entrega de su primer informe al Congreso, afirmó...

Por Marcos Romero

(ANSA) - CIUDAD DE MEXICO.- El presidente mexicano, Andrés López Obrador, afirmó hoy que los mexicanos "están contentos y felices" pese a que "la economía está creciendo poco", y que ha habido malos resultados en la lucha contra el crimen.
    
Al pronunciar un mensaje con motivo de la entrega de su primer informe al Congreso, afirmó sin embargo que "la distribución del ingreso es más justa" y prometió que logrará "serenar y pacificar al país".
    
López Obrador dijo que pese a la desaceleración en estos primeros nueve meses de haber asumido el cargo, que preludia una recesión, el peso "ha resistido fuertes presiones externas" aunque "se ha mantenido estable" frente al dólar.
    
La desaceleración económica contradice la meta del mandatario de crecer un 2% durante el presente año y hace dudar que se alcance un 4% al finalizar su gestión como lo prometió.
    
"La mayoría de los mexicanos están contentos y el pueblo está feliz, feliz, feliz", señaló el jefe de Estado, cuyo mayor reto es contrarrestar la ola de violencia que castiga al país desde hace 12 años.
    
En torno a la imparable espiral que cada mes alcanza marcas históricas sobre todo en aspectos como homicidios intencionales y femicidios, López Obrador admitió que "tenemos todavía que trabajar mucho" porque "no son buenos los resultados en cuanto a la disminución de la incidencia delictiva".
    
Sin embargo, dijo que está "atendiéndose el problema, que constituye nuestro principal desafío y sostuvo que "es un hombre de retos y perseverante" por lo que se logrará abatir el crimen con el apoyo de la recién creada Guardia Nacional.
    
No obstante, defendió el nuevo enfoque de la estrategia contra el crimen al señalar que "se terminó la guerra de exterminio contra la delincuencia organizada, ya no se permite redadas, ni masacres ni la desaparición de personas". "El estado ha dejado de ser el principal violador de los derechos humanos", apuntó.
    
El mensaje de López Obrador se produjo en el marco de algunas manifestaciones de protesta de cientos de personas que marcharon contra las políticas del mandatario, sobre todo del recorte drástico al presupuesto que algunos críticos han calificado de "austericidio" y han cuestionado que se usen para financiar generosos subsidios a jóvenes, mujeres solteras y jubilados.
    
Este primer tramo del mandato de López Obrador, de 65 años, ha estado también marcado por un alto nivel de popularidad que oscila entre el 60 y el 70%, derivado en buena medida de su aparición diaria ante los medios, para brindar conferencias de prensa sobre múltiples temas.
    
El carismático líder de la izquierda nacionalista, que ganó en forma aplastante las elecciones del 1ro de julio del 2018 con un 53% de los votos en tercer intento por llegar al poder, afirmó que "ya existe un auténtico Estado de Derecho" en México.
    
Ante 500 invitados en el Palacio Nacional, entre miembros de su gabinete, gobernadores, congresistas, alcaldes y jueces de la Suprema Corte, así como capitanes de industria y representantes de las "fuerzas vivas" del país, el mandatario presumió algunos logros en su política de austeridad.
    
El mandatario dijo que en los primeros nueve meses del año se han ahorrado 145,000 millones de pesos (unos 7,500 millones de dólares) en las compras gubernamentales.
    
El mandatario ha enfrentado protestas por suspender fondos dedicados a financiar estancias infantiles, por la escasez de medicamentos derivada de la reestructuración y consolidación en el sistema de compras de fármacos para el sistema de salud gubernamental.
    
El jefe de Estado también ha sido criticado por su condescendencia con el presidente de Estados Unidos, Donald Trump, y por hacerle "el trabajo sucio" para frenar la avalancha migratoria iniciada en octubre desde Centroamérica.
    
Otros aspectos en los cuales le han llovido más cuestionamientos es su decisión de suspender el proyecto del nuevo aeropuerto capitalino cuando llevaba un tercio de construcción y la insistencia en construir una nueva terminal en la vieja base aérea de Santa Lucía, en la periferia norte de la capital.
    
Los expertos estiman que las pérdidas para las arcas del Estado han sido cuantiosas (de miles de millones de dólares) y consideran "incosteable" e "inviable" el nuevo proyecto.



Jamileth