Internacional - Política

Trump declara la guerra al proceso de ‘impeachment’ y no cooperará

2019-10-08

"Por decirlo de forma sencilla, ustedes buscan dar la vuelta a los resultados electorales de...

Por YOLANDA MONGE | El País

Washington 8 OCT 2019 -  La Casa Blanca ha anunciado este martes por la tarde que no cooperará con el proceso de investigación para el impeachment o juicio político contra el presidente, lo que supone una auténtica declaración de guerra al poder legislativo representado en el Congreso. La Administración de Donald Trump alega en una demoledora carta de ocho páginas que el proceso iniciado es "partidista" y "viola la Constitución", por lo que ni el mandatario ni el Ejecutivo participarán en ella. Horas antes, Trump ya había decidido impedir declarar a Gordon Sondland, embajador de Estados Unidos ante la Unión Europea y figura central en la investigación impulsada a raíz del escándalo de Ucrania: las maniobras del republicano para que el Gobienro ucranio investigase a su rival político Joe Biden.

La misiva de esta tarde, enviada por el abogado de la Casa Blanca, Pat Cipollone,  a la presidenta de la Cámara de Representantes, la demócrata Nancy Pelosi, sostiene que la investigación "carece de cualquier base constitucional legítima". "Con el finde de cumplir con sus obligaciones con los estadounidenses, la Constitución, el poder ejecutivo y todos los futuros ocupantes del presidencia, el presidente Trump y su Administración no pueden participar en su investigación partidista e inconstitucional bajo estas circunstancias", señala.

"Por decirlo de forma sencilla, ustedes buscan dar la vuelta a los resultados electorales de 2016 y privar al pueblo estadounidense del presidente que han elegido libremente", apunta más adelante. Fue la confirmación oficial de que Trump va a resistirse todo lo posible a esta investigación que, de hallar presuntos delitos graves, acabaría con una votación en el Senado sobre la destitución del mandatario. Horas antes la Casa Blanca ya había dado muestras de su decisión de batallar, no tanto por defender la inocencia del republicano, sino por torpedear la investigación en sí, impidiendo la declaración de Sondland.

La Administración republicana ha querido sentar un precedente al mandar el mensaje de que no estaba dispuesta a cooperar con lo que el presidente calificó como “un Congreso de opereta”. Aunque las consecuencias de tal acto de guerra pueden ser nefastas para el mandatario.

La decisión de la Casa Blanca de no permitir a su hombre en Bruselas exponer lo que sabía de los supuestos manejos presidenciales para presionar a un Gobierno extranjero para investigar a uno de los rivales políticos domésticos más importantes del presidente puede tener serias consecuencias para Trump y para el propio impeachment. Si Trump insiste en la vía de la obstrucción, el impeachment podría basarse en ese supuesto.

La reacción demócrata no se hizo esperar. Adam Schiff, líder del Comité de Inteligencia de la Cámara de Representantes y jefe de facto de la investigación, declaró que la orden del Departamento de Estado para que Sondlan no declarase era una “fuerte prueba adicional” de obstrucción al Congreso. Los demócratas anunciaron su intención de llamar a declarar a Sondland con una citación formal.

“El embajador Sondland había aceptado comparecer voluntariamente, sin necesidad de una citación, para responder a las preguntas de los Comités”, aseguró en un comunicado la firma de abogados que representa a Sondland. “Pero como embajador en activo, el embajador Sondland debe acatar las órdenes del Departamento de Estado”, prosigue Robert Luskin, el abogado de Sondland, en el mismo comunicado. El documento define a Sondland, importante donante de la campaña de Trump, como “profundamente decepcionado” tras haber viajado desde Bruselas a Washington y no poder conversar con los comités a cargo de la investigación para la destitución.

A través de su cuenta de Twitter, Trump dijo que le habría encantado que Sondland testificara pero que lo estaría haciendo ante “un Congreso de opereta, donde se ha despojado a los republicanos de sus derechos, y no se permite que los hechos salgan a la luz pública".

Los demócratas consideran a Sondland -empresario hotelero a quien se premió con la embajada ante la UE tras la llegada republicana al poder- un testigo clave en el marco de la polémica llamada que realizó el presidente Trump al mandatario de Ucrania, Volodímir Zelenski, el pasado 25 de julio. En esa conversación, Trump le pedía su homólogo "el favor" de que emplazara a la Fiscalía General de Ucrania a investigar a Hunter Biden por su papel como consejero en la empresa de gas Burisma. A pesar de que Ucrania no forma parte de la UE, Trump le pidió a Sondland que se encargara de las relaciones entre Washington y Kiev.

Los mensajes de texto entregados al Congreso la semana pasada por el exenviado especial de Estados Unidos para Ucrania Kurt Volker pusieron de manifiesto que Sondland estuvo implicado en la presión a Ucrania para que pusiera en marcha una investigación sobre Biden y, en concreto, en la redacción de un comunicado que los altos cargos estadounidenses querían que hiciera público Zelenski para comprometerse a investigar a Biden.

Según intercambios de mensajes electrónicos entre Sondland y otros diplomáticos estadounidenses en Ucrania, algunos altos cargos del Departamento de Estado expresaron su preocupación porque Trump pudiera haber retenido más de 390 millones de dólares en ayuda militar a Ucrania para presionar al Gobierno de ese país para que investigaran a Biden y a su hijo.



regina