Nacional - Política

Imposible el retorno a la era neoliberal: López Obrador

2019-12-02

"Los conservadores no podrán revertir los cambios", afirmó López...

 

(ANSA) - CIUDAD DE MEXICO.- El presidente mexicano, Andrés López Obrador, prometió hoy al cumplir un año en el poder que, "ante cualquier circunstancia", hará "imposible el retorno a la época de oprobio del "período neoliberal".
    
"Los conservadores no podrán revertir los cambios", afirmó López Obrador ante unos 110,000 seguidores en un mensaje pronunciado ante una multitud que lo aclamó en el Zócalo, el corazón del centro histórico de la capital.
    
En su discurso de más de una hora señaló que "el pueblo es mi ángel de la guarda" durante su "larga vida pública y sobre todo en los momentos más difíciles" que ha afrontado.
    
"Ustedes siempre me han apoyado y sacado a flote, porque el pueblo es mucha pieza. Por ello los seguiré escuchando y nunca jamás los traicionaré", afirmó.
    
El mandatario señaló que en estos 12 meses desde que ganó abrumadoramente con 53% de los votos en las elecciones del 1ro de julio de 2018 ha cumplido 89 de 100 compromisos y señaló que su gobierno "no está jugando ni simulando".
    
"Está en marcha una nueva forma de hacer política, un cambio de régimen, ya no es más de lo mismo", indicó el jefe de Estado, que enfrenta entre sus principales problemas en este primer segmento de su administración una ola de violencia que no se detiene y una marcada desaceleración económica.
    
"Ahora nos guiamos por la honestidad, la democracia y humanismo" señaló y dijo a quienes lo apresuran para que lleve adelante cambios que se sientan en el bolsillo de los mexicanos que "para consolidar la obra de transformación" requiere de un año más.
    
López Obrador confió en que a fines de 2020 "estarán establecidas las bases para la construcción de una Patria nueva".
    
Ante líderes del Congreso, jueces de la Suprema Corte, gobernadores, embajadores e invitados especiales, aceptó que aún no logra el crecimiento económico deseado, del 2% que prometió para este año, pues según previsiones oficiales el producto interno bruto llegaría apenas al 0%.
    
Sin embargo, presumió su lucha contra la brecha creciente entre ricos y pobres y dijo que que "ahora la distribución de la riqueza no solamente se queda en unas cuantas manos" sino "llega a la mayoría de la gente".
    
Además, "hemos cumplido con todos los compromisos financieros", dijo el presidente, elogiado por la comunidad financiera internacional por mantener bajos los niveles de endeudamiento y de gasto público.
    
No obstante, ha sido cuestionado por la oposición por su austeridad a ultranza, calificada por sus adversarios como "austericidio".
    
A juicio del mandatario de izquierda, "el cambio que estamos realizando está a la vista", pues "en el periodo neoliberal se hacían leyes sin considerar el interés público" mientras "ahora las reformas a la Constitución tienen el propósito de garantizar el desarrollo del país y el bienestar del pueblo".
    
En torno a la inseguridad, la gran asignatura pendiente de su gestión, señaló que su gobierno se propone no repetir la "desquiciada" guerra al narcotráfico de su antecesor Felipe Calderón.
    
Calderón precisamente lanzó en 2006 su fracasada estrategia contra las bandas criminales con apoyo de las Fuerzas Armadas que arroja ya 270,000 muertos y 40,000 desaparecidos.
    
"Pese a las críticas de debilidad no usará a las Fuerzas Armadas para cometer masacres ni actos ilegales", afirmó el mandatario.
    
Empero, López Obrador ha sido acusado de militarizar la seguridad pública con la creación de la Guardia Nacional, en la que incluyó a miembros del Ejército, la Marina y la extinta Policía Federal.
    
"Es obvio que esta absurda y desquiciada estrategia no se repetirá y nunca más se pondrá en riesgo de manera irresponsable ni la vida ni el prestigio de los integrantes de las Fuerzas Armadas y mucho menos se les utilizará para cometer excesos y cometer órdenes ilegales e inhumanas", afirmó.
    
Al prometer la "pacificación de México", señaló que "la disminución de la violencia en el país constituye el principal desafío" para lo que resta de su gestión.
    
Este año podría cerrar como el más violento de la historia reciente, con unos 34,000 homicidios intencionales, según auguran los expertos.



Jamileth