Panorama Económico

2020: muy complicado

2020-01-02

En la conversación con Siempre, Sánchez Tello adelantó lo que podríamos...

 

Por Armando Reyes | Revista Siempre

El año que inicia puede mantener un bajo ritmo de crecimiento económico, además de ser el comienzo de lo que pudiera ser un sexenio perdido si el actual gobierno federal no corrige, señala en entrevista Jorge Sánchez Tello, economista e investigador de la Fundación de Estudios Financieros (Fundef).

En la conversación con Siempre, Sánchez Tello adelantó lo que podríamos tener en 2020 en el ámbito económico nacional e internacional.

Año complejo

«Los pronósticos siempre son eso, cometemos el error de pensar que podemos predecir con exactitud el futuro, eso es imposible, pero sí tenemos elementos para más o menos ver cómo va nuestra economía. Desafortunadamente el 2019 que termina no nos fue bien, no estamos en una gran crisis económica pero sí hay elementos que nos pueden alertar de que puede ser un sexenio perdido con bajísimo crecimiento si no se reactivan algunos elementos de este nuevo gobierno, porqué razón: el 2019 pudimos haber crecido más porque a la economía de Estados Unidos le fue muy bien, independientemente de la retórica política que trae Trump, pero a ellos les fue muy bien y generalmente cuando a Estados Unidos le va bien a nuestra economía le iba bastante bien. Se rompió un ciclo, después de varios años de crecimiento –del 2 por ciento o 1.5 hasta el tres por ciento–, pero se dio un freno muy brusco en la economía este año como en ningún otro inicio de sexenio”.

Curva de aprendizaje

«Si bien casi para todos los presidentes, el primer año es de curva de aprendizaje, van aprendiendo el manejo del gobierno, pero nunca habíamos tenido un inicio con cero crecimiento —y hay que confirmar si no fue negativo—, entonces esto nos ayuda a ver que el 2020 va a ser de importantes definiciones, ya el rollo retórico de culpar al pasado, de que si dejaron o no dejaron hacer creo que ya se acabó o se debería acabar; el segundo año ya de gobierno es de acciones contundentes para que la economía pueda crecer, porque sino vamos a tener un sexenio perdido. Es una barbaridad que después de un año todavía no tengamos claro el programa de inversión pública, de inversión privada, porque han existido muchos anuncios pero los datos nos indican que la inversión todavía no se reactiva en el país, entonces si esto no pasa el próximo año podemos tener otra vez bajo crecimiento.

«Los pronósticos, que generalmente se ajustan a la baja, en un escenario muy optimista nos están dando el 1.5 por ciento y eso por la supuesta aprobación del T-MEC, hay que esperar también, pero la gran mayoría de las instituciones financieras del sector privado apuntan a que sea de alrededor del 1 por ciento y eso si es que no se genera algo que mande al PIB la baja. Si uno revisa los pronósticos de crecimiento tienden a la baja, entonces, ojalá pueda ser un mejor año que el 2019, pero siento que el paquete les está quedando muy grande por una simple razón, veo que hay mucha ambigüedad en la forma de gobernar, en la forma de enviar los mensajes, vimos la confusión que se generó con el T-MEC, también hay mucha confusión e incertidumbre entre muchas empresas –pequeñas, medianas, grandes– sobre qué es lo que quiere el presidente Obrador.

A lo mejor no vamos necesariamente a Venezuela, pero también debemos tener cuidado de que México no se convierta en Argentina, y a que me refiero con eso, Argentina como un ejemplo irresponsable de políticas económicas de si bien no viven la gran tragedia de Venezuela, pero es un país que está técnicamente quebrado, entonces lo que es un poco rescatable es que han sido algo responsables con las finanzas públicas, sin embargo ojalá no vayan a tener la tentación de meterle a la deuda, de aumentar el gasto corriente de forma irresponsable para tratar de reactivar la economía porque eso no sería el camino”.

De izquierda

«Tanto dicen que son de izquierda que hay que copiarle a las izquierdas que si son progresistas, que si son liberales y un ejemplo lo tienen con Felipe González, que fue de izquierda y que gracias a que tuvo buenos acuerdos de inversión con el sector privado en España, a pesar de que hay mucha polémica por allá, pero les ha ido muy bien.

«Tuvimos un 2019 de incertidumbre, de miedo la inversión, se frenó la construcción, el sector automotriz, hay que ver también qué impacto va a tener la renegociación con el T-MEC porque al parecer no están muy contentos en el sector automotriz, que además da mucho empleo y mucha inversión.

«Mi mayor temor para el 2020 sería ver cómo van a manejar la situación de Pemex, si perdemos el grado de inversión la situación en el país se puede poner un poco complicada; muchos han dicho —y coincido— en que hacen falta cambios importantes en Pemex y se la pasan diciendo que recibieron un cochinero, pues justamente para eso los eligió la gente, para que lo traten de solucionar y no que empeoren las cosas, porque ellos no recibieron a las empresas perdiendo el grado de inversión, entonces en el supuesto caso de que lo pierdan, los responsables van a ser ellos por no poner gente capaz en la dirección de Pemex y sobre todo en la dirección financiera, que desde hace mucho tiempo ya en Estados Unidos han mostrado preocupación porque no mostraron un plan de negocios creíble a los inversionistas”.

Estados Unidos

«Va a ser un año también el 2020 muy complicado, porque Estados Unidos va a estar en un proceso electoral, el señor Trump va a enfrentar un juicio, entonces el imperio está un poco molesto y nos va a querer agarrar de piñata, y pudieran venir amenazas económicas a empresas y hay que ver, entonces, cuál va a ser la capacidad de reacción del gobierno de López Obrador, porque me da la impresión que les está haciendo falta experiencia, no piden ayuda y tan así que hemos tenido un 2019 de estancamiento y por eso el 2020 tiene que ser de definiciones claras porque si no lo hacen, la gente se va a molestar más porque al fin y al cabo vota con el bolsillo y si no se recuperan los empleos que se han perdido, las inversiones, el descontento social en el país puede ir en aumento y, obviamente, luego del fracaso de este 2019 no veo mucho cambio en el 2020 en el tema de seguridad; tenemos un país inseguro, violento que puede llegar a un extremo en el que inclusive algunas empresas empiecen a pensar en abandonar el país, porque si los están extorsionando, secuestrando, los tráileres que llevan mercancía son robados, van a decir mejor nos vamos de aquí».

Salario mínimo

«Es un tema que ha generado división de opiniones entre los economistas, soy de los convencidos de que un aumento indiscriminado en los salarios en general sí puede provocar burbujas inflacionarias, lo hemos visto aquí en México en los años 80, en Venezuela también, sin embargo hay que matizar, porque desde la propia Coneval se han hecho estudios que dicen que el salario mínimo representa muy poco lo que se paga, además no es que todo el país gane el salario mínimo, sino que va muy enfocado.

Que no se nos olvide que se implementó un aumento todavía más brutal en la frontera, ahí todavía hay que ver cuál ha sido el impacto, hay algunas manufactureras que han cerrado o que han despedido gente. Si bien México no debe competir con bajos salarios, el aumento se tienen que hacer de forma responsable, porque si ahorita aumentamos el salario mínimo en esta proporción, qué nos indica que en un futuro no lo quiero subir de golpe a, y exagero, 800 pesos porque también hay empresas, sobre todo muy pequeñas, que no aguantan un aumento de salarios tan fuerte; no se puede presionar a las empresas cuando hay un entorno económico que no es favorable».

Entorno internacional

«Nos puede afectar o nos puede beneficiar, de acuerdo a como lo aproveche o desaproveche el gobierno. Hay muchos pronósticos acerca de que va a haber recesión en Estados Unidos, sin embargo no se sabe porque será un año electoral. Este año la economía de Estados Unidos sorprendió en creación de empleos, en crecimiento y que cambies la tendencia en pocos meses lo veo difícil.

Algo que nos puede pegar es el tema del Brexit, desafortunadamente quien llegó trae una línea muy clara de salirse de la Unión Europea y además Europa particularmente está teniendo una etapa de bajo crecimiento y las economías a nivel mundial —tal vez por la guerra comercial E.U.-China— están temerosas.

Entonces a nivel mundial veo que Estados Unidos está tratando de defender sus intereses a toda costa –se vio aquí con el T-MEC–, porque quiere seguir siendo el imperio, pero como México no se le puede poner al tu por tu pues no les queda de otra que prácticamente arrodillarse.

«Con China, el pleito es diferente porque si se le puede poner al tú por tú, sobre todo porque dicha nación ya es un país no de manufactura sino de tecnología, entonces esta guerra comercial es una que ha tenido un impacto negativo prácticamente en todo el mundo, el error que ha tenido este gobierno es que no lo ha aprovechado y a qué me refiero con eso, lo deberíamos aprovechar en el 2020 porque si medio mundo está peleado y se tiene el Brexit y si nosotros tenemos cerca a Estados Unidos, deberíamos convertirnos en un paraíso de inversión, atraer dinero de todo el mundo mientras Estados Unidos y China se pelean, pero el gobierno no lo ha hecho, en lugar de generar certidumbre a los inversionistas, mucha inversión prefiriere irse a Brasil, se perdió esa oportunidad de, en un entorno internacional muy complejo, atraer inversión a México.

«Al parecer todavía no les cae el veinte a estos señores de que México todavía –y eso hay que reconocerlo– tiene un poco de estabilidad económica, las tasas de interés están bajando, hay una inflación baja, puede atraer inversionistas de todas las partes del mundo y ser un mediador entre el conflicto comercial de E.U. con China, pero pues no se les ha prendido el foco y no se porqué.

«Sí es un escenario muy complicado el que se presenta en el 2020, pero independientemente de lo complejo que está a nivel internacional –que tampoco es algo nuevo– México debe hacerse responsable por su propio crecimiento, debe fortalecer su mercado interno y parar de culpar al pasado. Los problemas a nivel internacional no deben de ser un pretextos para justificar que no vayamos a crecer al 4 por ciento que ellos prometieron».


 



regina