Internacional - Población

"Extremadamente peligroso" huracán Iota se enfila hacia Centroamérica

2020-11-15

“Se pronostica que Iota será un huracán extremadamente peligroso de...

Gustavo Palencia

TEGUCIGALPA, 15 nov (Reuters) - Tras convertirse en huracán, Iota continuaba fortaleciéndose rápidamente el domingo mientras enfilaba peligrosamente hacia Centroamérica, dijeron autoridades, en momentos en que la región aún sufre los estragos causados por la tormenta tropical Eta.

A las 09.00 hora local (1500 GMT), Iota se ubicaba a unos 275 kilómetros al este de la colombiana Isla de Providencia y a 520 kilómetros al este sureste del cabo Gracias a Dios, que divide a Nicaragua de Honduras y donde se espera que toque tierra la noche del lunes.

El ciclón se movía hacia el oeste noroeste a 15 kilómetros por hora (km/h) y soplaba vientos máximos sostenidos de 150 km/h con ráfagas más fuertes, de acuerdo a datos del Centro Nacional de Huracanes de Estados Unidos (NHC, por sus siglas en inglés).

“Se pronostica que Iota será un huracán extremadamente peligroso de categoría 4 cuando se acerque a Centroamérica”, dijo el NHC en su más reciente reporte.

“(El ciclón) traerá consigo vientos potencialmente catastróficos, marejadas ciclónicas amenazantes a la vida e impactos de lluvia”, agregó.

A principios de noviembre, Eta, una de los ciclones más poderosos que impactó Centroamérica en años, tocó tierra en Nicaragua. En los días siguientes, la tormenta avanzó por la región descargando potentes lluvias y vientos que dejaron más de un centenar de fallecidos, al menos 2.5 millones de afectados e infraestructura destrozada de Panamá al sur de México.

Una de las áreas más golpeadas fue la zona central guatemalteca Alta Verapaz, donde una montaña se derrumbó sobre el poblado Quejá, enterrando vivas a decenas de personas. Ante la imposibilidad de encontrar a los atrapados bajo metros de lodo y piedras, la zona será declarada camposanto.

EVACUACIONES

El domingo, las autoridades continuaban evacuando a pobladores de las zonas más vulnerables a Iota en Guatemala, Honduras y Nicaragua. En El Salvador se declaró alerta amarilla en todo el país para activar las comisiones de protección civil mientras esperaban las lluvias.

En Honduras, donde Eta dejó 74 fallecidos y nueve desaparecidos de acuerdo a cifras oficiales, algunos evacuados empezaban a llegar desde la Mosquitia, una remota zona bañada por el mar Caribe que comparten Nicaragua y Honduras.

“Sigue llegando gente en sus lanchas y cayucos (botes pequeños)”, dijo Douglas Espinal, jefe del departamento de bomberos de Puerto Lempira, en la Mosquitia. “Pero sólo es gente que tiene una lanchita o un cayuco. El resto de la gente está en sus comunidades”, agregó.

La autoridad explicó que Puerto Lempira, capital del departamento Gracias a Dios donde Iota tocará tierra, se quedó sin combustible ya que suspendieron las entregas tras la llegada de Eta, lo que imposibilitaba que los bomberos lleven a cabo una evacuación más extensa.

Gracias a Dios, en el oriente del país, es una región remota sólo accesible por aire, mar o ríos. Con poco más de 100,000 habitantes, según cifras oficiales, el área alberga a una serie de comunidades indígenas, entre las que se encuentran los miskitos, garífunas, pech y tawahkas.

“Lanchas hay, motores hay, pero no hay combustible. La mayoría del pueblo está en sus comunidades”, se lamentó Robin Morales, presidente de la organización Unidad de la Mosquitia MASTA.

El presidente de Guatemala, Alejandro Giammattei, externó el sábado su preocupación por la tormenta que se avecina e instó el domingo a que los pobladores de las zonas más susceptibles a las lluvias se desplacen a los albergues más cercanos.

En Nicaragua, las autoridades dijeron que también se estaban llevando a cabo evacuaciones en las comunidades indígenas y pesqueras de la costa de Mosquitos.

La actual temporada de huracanes del Atlántico ha batido récords en el número de tormentas nombradas, que ya suman 30 tras la aparición de Iota. Algunos científicos señalan como responsable al incremento de las temperaturas oceánicas debido al cambio climático provocado por el ser humano.



JMRS