Migración

Kamala Harris y López Obrador se comprometen a mejorar las condiciones en Centroamérica para frenar la migración

2021-06-08

Ambos fueron testigos de la firma de un memorando de entendimiento entre ambos países para...

Lorena Arroyo y Luis Pablo Beauregard | El País

México / Los Ángeles - Estados Unidos y México tienen un objetivo común: frenar la migración de centroamericanos. Pero difieren en cómo hacerlo. Este martes, la vicepresidenta estadounidense, Kamala Harris, y el presidente mexicano, Andrés Manuel López Obrador, quisieron empezar su primer encuentro presencial, celebrado en México, escenificando lo que les une: ambos fueron testigos de la firma de un memorando de entendimiento entre ambos países para sentar las bases de la cooperación a Centroamérica, una especie de declaración de buenas intenciones ante la falta de acuerdos concretos por ahora sobre cómo trabajar conjuntamente para contener desde el origen el flujo de migrantes de Guatemala, Honduras y El Salvador que en los últimos meses han llegado en número récord a la frontera que divide ambos países.

La firma del acuerdo por parte del canciller mexicano, Marcelo Ebrard, y el encargado de negocios de la Embajada estadounidense en México, John Creamer, ha sido el primer acto de la visita de Harris a México, la segunda parada de su primer viaje oficial como vicepresidenta, que también le llevó a Guatemala y por el que busca atajar la primera crisis del Gobierno de Joe Biden, la migratoria. Tras el acto de un par de minutos, López Obrador le mostró a la vicepresidenta uno de los murales de Diego Rivera que decoran el Palacio Nacional, antes de entrar en una reunión en una de las salas del edificio, donde deberán empezar a dirimir algunas de las diferencias en el enfoque de cómo frenar la migración de centroamericanos desde el origen.

Además de su encuentro con López Obrador, en México Harris tiene previstas reuniones en un hotel de la capital con mujeres emprendedoras y líderes sindicales. Con las autoridades mexicanas, frenar la migración desde el origen es el principal punto de la agenda, aunque es probable que las delegaciones toquen otros asuntos como la lucha contra la pandemia, por la que Estados Unidos anunció recientemente el envío de más de un millón de dosis de la vacuna de Johnson & Johnson al país vecino, que el Gobierno de López Obrador pretende destinar a los Estados fronterizos para que se den las condiciones para reabrir la frontera común a actividades no esenciales, cerrada desde marzo de 2020. Desde entonces, Washington también tiene sus fronteras terrestres cerradas a nuevas solicitudes de asilo, lo que en la práctica ha supuesto la devolución en caliente a cientos de miles de migrantes y solicitantes de asilo a territorio mexicano.

Un mismo objetivo, visiones opuestas

Sobre cómo frenar la migración de centroamericanos, pese a que ambos Gobiernos coinciden en el discurso, en la práctica han mostrado diferencias en los enfoques. EE UU aboga por supeditar la ayuda al Triángulo Norte a la lucha contra la corrupción, mientras que México apuesta por desembolsos directos. El acuerdo firmado este martes “consiste en que podamos intercambiar experiencias y propuestas y el presidente de la República ha propuesto que se extienda el programa Sembrando Vida y Jóvenes Construyendo el Futuro”, señaló Ebrard antes de la firma, en la conferencia diaria que ofrece todas las mañanas López Obrador. “Ya tenemos resultados que demuestran que lo que se dice tiene un impacto directo en reducir la migración por pobreza”.

Sembrando Vida, un proyecto de ayudas directas para la plantación de árboles frutales y maderables en el sur de México y Centroamérica, es la principal propuesta del mandatario mexicano para frenar la migración de centroamericanos. López Obrador cree que esta iniciativa, que ya ha puesto en marcha en el sur de México y ha comenzado a financiar en Honduras y El Salvador, puede generar cientos de miles de empleos y combatir el cambio climático y la migración, pero la idea ha sido duramente criticada por ecologistas por el clientelismo y la grave destrucción de la selva que implica. Por otra parte, Jóvenes Construyendo Futuro es una iniciativa que promueve la capacitación laboral de personas de entre 18 y 29 años a cambio de una beca mensual y que, según Ebrard, México ya ha comenzado a implementar en El Salvador y Honduras.

Guadalupe González, internacionalista especialista en relación bilateral entre México y Estados Unidos e investigadora en el Colegio de México (Colmex), cree que las diferencias de cómo debe ser la cooperación con Centroamérica no son irreconciliables, pero que a los dos países les va a tomar tiempo llegar a un acuerdo en un momento de reacomodo de las relaciones diplomáticas después de la presidencia de Donald Trump, que centró la política con sus vecinos del sur casi exclusivamente en las medidas coercitivas para frenar a los migrantes centroamericanos. Biden, por su parte, ha puesto el foco en la lucha contra la corrupción y el fortalecimiento del Estado de derecho en la región para atacar las causas de raíz de la migración.



Jamileth