Internacional - Seguridad y Justicia

Kaseya dice que no pagó rescate a los delincuentes tras el ciberataque

2021-07-26

El grupo REvil, de origen ruso y a quien los expertos apuntan como responsable, publicó esta...

 

Miami, 26 jul (EFE).- La empresa de software de Florida Kaseya, que a principios de julio fue víctima de un ataque de piratas informáticos que afectó a unas 1,500 empresas del mundo, negó este lunes que haya pagado rescate a los delincuentes.

"Nada podría estar más lejos de nuestro objetivo", aseguró la empresa en un comunicado.

"Kaseya decidió, después de consultar con expertos, no negociar con los delincuentes que perpetraron este ataque y no hemos renunciado a ese compromiso", agregó.

El ataque ocurrido el fin de semana del festivo del 4 de Julio llevó al presidente estadounidense, Joe Biden, a advertir a su homólogo ruso, Vladímir Putin, que responderá a los ciberataques lanzados desde Rusia.

El jueves pasado, Kaseya, que brinda servicios a más de 40,000 organizaciones en todo el mundo, señaló que obtuvo un descifrador para las víctimas de este.

En ese sentido, la empresa precisó este lunes que confirma de forma "inequívoca" que "no pagó un rescate, ni directa ni indirectamente a través de un tercero, para obtener el descifrador".

Los piratas informáticos solicitaron a Kaseya 70 millones de dólares para permitir que las corporaciones afectadas pudieran retomar sus operaciones, según versiones de prensa.

La compañía detalló que obtuvieron la herramienta de "un tercero" y cuentan con equipos que ayudan activamente a los clientes afectados sin reportes de algún problema asociado con el nuevo descifrador.

"Kaseya está trabajando con Emsisoft para llegar al cliente, y Emsisoft ha confirmado que la clave es eficaz para desbloquear las víctimas", agregó.

La empresa reiteró hoy que se mantienen en contacto con los clientes que se hayan visto afectados por los piratas informáticos.

El ciberataque de Kaseya se produjo después de los sufridos en los últimos meses en Estados Unidos como el de Colonial, la mayor red de oleoductos de Estados Unidos; y JBS, el procesador de carne más grande del mundo, que fueron víctimas de operaciones similares por piratas informáticos.

El grupo REvil, de origen ruso y a quien los expertos apuntan como responsable, publicó esta petición en un sitio asociado en la conocida como internet profunda.



aranza