Internacional - Política

Barbados se despide de Isabel II para convertirse en una nueva república

2021-11-29

Barbados ha invitado a Carlos de Inglaterra a la ceremonia de proclamación de la...

Rafa de Miguel | El País

Londres - “La Reina ha venido de Inglaterra para darnos la libertad”, cantaron cerca de 70,000 barbadenses de origen africano, en 1838, cuando se abolió finalmente la esclavitud en esta colonia británica del Caribe. Mucho ha cambiado en Barbados la versión de su historia y la atribución de responsabilidades desde entonces. En la medianoche del 30 de noviembre de 1966, la isla conquistó su independencia, aunque permaneció como miembro de la Commonwealth (Comunidad de Naciones) y eligió la monarquía parlamentaria y constitucional como forma de Gobierno. Isabel II continuó como jefa de Estado de la joya de la corona de los dominios británicos de ultramar. Este martes, 55 años después, en la misma medianoche, surgirá la república más joven del mundo.

El heredero de la corona del Reino Unido, Carlos de Inglaterra, se encuentra ya en la isla, y pronunciará en los minutos posteriores a las 00.00 de este lunes (hora local de Barbados) un discurso cuyas partes centrales han sido ya adelantadas por el equipo de comunicación del príncipe de Gales: “En el momento en que cambia vuestro modelo constitucional, era muy importante para mí estar con vosotros para reafirmar todas las cosas que no cambian”, tiene previsto afirmar el hijo de la reina, “como los miles de conexiones entre las gentes de nuestros dos países, a través de los que fluyen la admiración, el afecto, la cooperación y las nuevas oportunidades”.

Sandra Mason, abogada, jueza y hasta ahora gobernadora general de Barbados —y como tal, representante oficial de Isabel II en la isla— pasará a ser la primera presidenta de la nueva república. Dos tercios de los parlamentarios de las Cámaras alta y baja del país la eligieron el pasado octubre. “Los barbadenses quieren a uno de sus compatriotas como jefe del Estado. Es la afirmación última de confianza en nosotros mismos, en quiénes somos y en todo lo que somos capaces de alcanzar”, dijo Mason a los diputados en un discurso pronunciado en nombre de la primera ministra, Mia Mottley, líder del Partido Laborista de Barbados.

Dos mujeres para decir adiós a otra mujer. Pero Barbados ha querido evitar que sea un adiós doloroso. Por eso ha invitado a Carlos de Inglaterra a la ceremonia de proclamación de la república, y desde las instituciones se busca evitar a toda costa cualquier tipo de desagravio a la monarca, de 95 años, y que ha visitado la isla hasta en cuatro ocasiones durante su reinado. Barbados seguirá formando parte de la Commonwealth, aunque esta alianza de antiguas colonias tiene cada vez una imagen más débil y difusa, a pesar de que Isabel II haya hecho de ella un objetivo prioritario de su mandato durante estas décadas.

El movimiento global Black Lives Matter (las vidas negras importan) ha dado, además, nuevo impulso a las exigencias de reparación económica que muchas asociaciones y políticos barbadenses dirigen al Reino Unido. La riqueza de Barbados, una de las islas caribeñas más británicas que existe por su idioma, instituciones, cultura y tradición, se cimentó en gran parte con el tráfico y la mano de obra de los esclavos africanos, que trabajaban sobre todo en las plantaciones de tabaco y azúcar. “La familia real se benefició de la esclavitud en Barbados. La visita de Carlos de Inglaterra es un insulto y estoy muy irritado”, ha dicho David Denny, secretario general del Movimiento Caribeño por la Paz y la Integración, uno de los principales impulsores de las protestas previstas en la isla ante la llegada del príncipe de Gales. “No es solamente dinero lo que reclamamos. Exigimos disculpas y ayudas concretas, porque la reparación es necesaria para transformar nuestra sociedad”, ha añadido Denny.

Cerca de 600,000 de los más de 12 millones de personas arrebatadas de sus hogares en África y destinadas a la esclavitud acabaron en Barbados. “Les deseo la mejor de las suertes, y confío en que sus acciones sirvan para despertar la conciencia del príncipe Carlos”, ha dicho, en referencia a los manifestantes, Trevor Prescod, el presidente de la Comisión Nacional para las Reparaciones, designado directamente por la primera ministra Mottley.

En la pasada Cumbre del Cambio Climático, la COP-26 celebrada en Glasgow, Prescod y Carlos de Inglaterra mantuvieron una reunión. El heredero de la corona británica ya calificó públicamente de “atrocidad” el papel de su país en el tráfico de esclavos, durante una visita a Ghana en 2018. Nunca ha admitido, sin embargo, el beneficio directo de esta práctica que obtuvo la familia real. Eso persiguen muchos de los principales activistas del movimiento de reparación en Barbados. Algunas empresas británicas, como la aseguradora Lloyd´s o la cervecera Greene King, cuyos fundadores fueron propietarios de amplias plantaciones en el Caribe, han ofrecido sus disculpas y aportado ayuda financiera a organizaciones que promueven la diversidad y la inclusión.



Jamileth