Consultorio Médico

La variante ómicron podría ser leve o un desastre

2021-12-17

Sin embargo, las personas que ya recibieron la vacuna pero no se han aplicado la dosis de refuerzo...

Editorial | The Washington Post

Las advertencias están llegando rápido y con fuerza. “Un tsunami”, dijo el primer ministro británico Boris Johnson. “La ómicron se está propagando a un ritmo que no habíamos visto en ninguna variante anterior”, dijo Tedros Adhanom Ghebreyesus, director general de la Organización Mundial de la Salud. “Estoy mucho más alarmado”, dijo Marcus Plescia, director médico de la Asociación de Funcionarios de Salud Estatales y Territoriales. Una nueva ola de coronavirus altamente transmisible está recorriendo el mundo y pronto estallará en Estados Unidos. Es vital comprender lo que esto significa y cómo responder.

Los casos se incrementarán con rapidez. La variante ómicron parece transmitirse con mayor velocidad que la variante delta, y con casi toda seguridad generará más infecciones posvacunación. La Universidad Cornell cerró su campus de Ithaca, Nueva York, tras un brote de COVID-19 con una cuota significativa de casos de ómicron, entre ellos algunos en personas plenamente vacunadas (sin embargo, este brote de ómicron no provocó ninguna enfermedad grave). En Sudáfrica, la ómicron superó rápidamente a la variante delta, y los casos de ómicron parecen duplicarse cada dos días en el Reino Unido.

Una transmisión tan rápida exige que Estados Unidos duplique las medidas de mitigación comprobadas: cubrebocas, distanciamiento y mejor ventilación. La veloz propagación también representa una amenaza potencial a los hospitales que ya están sobrecargados por la delta y golpeados por casi dos años de pandemia. “La enorme cantidad de casos podría volver a saturar los sistemas de salud que no estén preparados”, advirtió Tedros. Los hospitales deben prepararse para otra embestida. Y, sobre todo, más personas deben recibir dosis de vacuna de refuerzo.

Un indicio de la razón por la cual la variante ómicron se está propagando tan rápido proviene de un estudio que los investigadores de la Facultad de Medicina LKS de la Universidad de Hong Kong acaban de publicar. Descubrieron que el ómicron infecta y se multiplica 70 veces más rápido que la delta en el bronquio humano, las vías respiratorias que conducen el aire a los pulmones, pero la infección por ómicron es un poco más débil dentro del pulmón. El estudio, que aún no ha sido revisado por pares expertos y que está basado en trabajos de laboratorio, sugiere que las altas cantidades del virus en el bronquio podrían ayudar a explicar la rápida transmisión de la ómicron.

Sin embargo, los investigadores todavía no saben si una mayor cantidad de casos conducirá a una enfermedad más grave. La evidencia preliminar sugiere que las hospitalizaciones por ómicron no están aumentando tan rápido como lo hicieron con la variante delta. Si al final se determina que la variante ómicron es más leve y se propaga de manera salvaje, eso podría ser una bendición ya que la nueva variante desplazaría a la delta. Pero aún es demasiado pronto para saberlo; en el peor de los casos, si la ómicron causa un COVID-19 grave, la próxima ola podría ser devastadora.

Las vacunas demostraron ser muy efectivas con la delta. Los resultados preliminares muestran que, con una dosis de refuerzo, las personas todavía tienen una protección robusta contra la ómicron y la posibilidad de enfermedades graves. Anthony S. Fauci, director del Instituto Nacional de Alergias y Enfermedades Infecciosas, dijo el miércoles 15 de diciembre que “nuestros regímenes de vacunas de refuerzo funcionan contra la ómicron”, y que no es necesaria una nueva vacuna específica para esa variante.

Sin embargo, las personas que ya recibieron la vacuna pero no se han aplicado la dosis de refuerzo podrían ser bastante vulnerables a la infección de la variante ómicron. Aunque no se sabe con certeza si se enfrentarían a síntomas leves o graves, no hay razón alguna para arriesgarse; recibir una dosis de refuerzo es seguro, sencillo y gratuito, y las numerosas interrogantes que rodean a la ómicron sugieren que la nueva variante no debe ser subestimada. Los funcionarios gubernamentales, empresas y otros no deben abandonar sus estrategias para conseguir que más personas se vacunen.

El país debe tener la esperanza de que la ómicron sea un gatito tímido, pero actuar como si fuera un tigre.



aranza