Internacional - Economía

Los países de la Unión Europea se enrocan en sus posiciones sobre el mercado eléctrico

2021-12-02

Los del centro y norte de Europa creen que intervenir en los mercados puede socavar la seguridad de...

 

Bruselas, (EFE).- Los países de la Unión Europea se enrocan sobre la reforma del mercado eléctrico, con un bando liderado por España y Francia que quiere intervenir y otro impulsado por Alemania y Países Bajos que rechaza cambiar las reglas del juego, un callejón al que quizá pueda encontrarle una salida el nuevo Gobierno germano.

Los países del sur entienden que hay que tomar medidas a corto plazo para evitar que la histórica carestía del gas se refleje automáticamente en el precio de la electricidad a través del sistema de precios marginalista y reformar el mercado a medio plazo para adecuarlo a la electrificación de la economía en la presente década.

"Es necesario tener una reglamentación que nos permita tener una relación más directa entre el precio pagado por el consumidor y el coste de producción (...). Tenemos que ser capaces de evolucionar", dijo este jueves la ministra francesa para la Transición Ecológica, Barbara Pompili, en el consejo de titulares de Energía de la UE celebrado en Bruselas.

Los del centro y norte de Europa creen que intervenir en los mercados puede socavar la seguridad de suministro y el desarrollo de las renovables.

"Hace falta un mercado que funcione bien a nivel energético para cumplir los objetivos. Hay que usar mejor lo que tenemos", declaró el ministro neerlandés de Economía y Clima, Stef Blok, quien llamó a desplegar fuentes renovables y mejorar las interconexiones para hacer frente a futuros picos de precios.

Ambos bandos, el de España y Francia con Italia, Grecia y Rumanía (45,81 % de la población de la UE), y el de Alemania y Países Bajos con Austria, Dinamarca, Estonia, Finlandia, Irlanda, Lituania y Letonia (28,93 %), reiteraron sus posiciones por escrito en la víspera del consejo y no movieron ficha en el debate.

Y tampoco los trece países con posiciones menos marcadas se decantaron por alguno de los bloques.

La comisaria de energía, Kadri Simson, cuyo departamento hasta ahora no ha querido tocar los mercados, dijo al término de la reunión que detecta "una mayor convergencia en que el hecho de que el mercado actual ha aportado grandes beneficios a los consumidores".

"Pero hay diferencias sobre cómo este marco va a adaptarse a desafíos futuros en un contexto de mayor volatilidad y mayor proporción de renovables", añadió.

Simson dijo que estudiará las nuevas ideas presentadas por el grupo de España y Francia, como crear "mecanismos" para garantizar que los consumidores finales paguen precios de la electricidad ligados al coste de generación o legislar para que existan ofertas de suministro "que los proteja de variaciones de corto plazo" en los precios.

En todo caso, tanto la comisaria como el director de la Agencia europea de Cooperación de los Reguladores de la Energía (ACER), Christian Zinglersen, que presentó un informe preliminar que avala el funcionamiento del mercado y presentará una versión definitiva en abril, señalaron que esperan que el precio del gas se mantenga elevado al menos hasta primavera.

La cuestión de los precios energéticos será uno de los temas que abordarán los jefes de Estado y de Gobierno de la UE en la cumbre que se celebrará en Bruselas los próximos 16 y 17 de diciembre.

CALENDARIO POLÍTICO

Con las posturas congeladas, y sin movimientos significativos desde que hace meses se europeizó el debate de los precios energéticos, hay dos elementos políticos que podrían agitar el tablero en las próximas semanas.

El primero es el nuevo Gobierno de Alemania, una coalición tripartita de socialdemócratas, verdes y liberales que se espera tome posesión en los próximos días.

"Seguro que encontramos afinidad en muchos temas y es probable que identifiquemos diferencias y tendremos que ver cómo se resuelven", declaró a la prensa la vicepresidenta española y ministra para la Transición Ecológica, Teresa Ribera, quien agregó que quiere reunirse pronto con el próximo ministro alemán del ramo.

El segundo aspecto que podría desenquistar el debate podría ser la presidencia rotatoria del Consejo de la UE, que recaerá en Francia en la primera mitad del 2022.

NUCLEAR Y GAS

Otra de las "guerras" energéticas que se libran en la UE sobrevoló el debate ministerial: el enfrentamiento de Francia y Alemania para incluir, respectivamente, la energía nuclear y el gas en la lista de "inversiones verdes" de la UE que podrán contar con fondos comunitarios, decisión conocida como "taxonomía" que se espera Bruselas de a conocer de manera inminente.

Alemania volvió a rechazar de plano esa posibilidad que defiende Francia, que recientemente ha anunciado que volverá a construir reactores, y que apoyan también muchos países del este, como Polonia o Bulgaria, que creen que tanto nuclear como gas son necesarios para la transición energética.

"Si queremos lograr ambos objetivos, es necesario promocionar y poner mas dinero en las renovables, pero desafortunadamente no serán suficiente. Creo que debemos abrir la puerta a nuevas tecnologías, en particular la tecnología nuclear", declaró el ministro de Eslovenia, Jernej Vrtovec, cuyo país ejerce este semestre la presidencia rotatoria del Consejo la UE.



Jamileth