Internacional - Política

Candidatos de línea dura dominan una votación en Irán entre llamadas al boicot

2024-03-04

Seguía sin estar claro si la participación se había visto afectada por el...

 

DUBÁI, Emiratos Árabes Unidos (AP) — Los políticos de línea dura dominaron las elecciones parlamentarias iraníes, según resultados publicados el lunes, y mantuvieron su control sobre la legislatura en una votación que incluyó llamadas al boicot y lo que parecía una participación baja.

Las autoridades aún no habían publicado cifras de participación en la votación del viernes ni explicaron el retraso en hacerlas públicas. Se sospechaba que la asistencia había sido baja después de que se vieran pocos votantes en los centros electorales en la capital, Teherán.

Seguía sin estar claro si la participación se había visto afectada por el desinterés de los votantes o por un deseo activo de transmitir un mensaje a la teocracia iraní. Sin embargo, algunos en el país, como la encarcelada ganadora del Nobel de la Paz Narges Mohammadi, pidieron un boicot. Era la primera votación desde las protestas masivas de 2022 por la muerte de Mahsa Amini, de 22 años, que murió tras ser detenida por la policía supuestamente por no llevar el cabello cubierto como requieren las autoridades.

De los 290 escaños del parlamento en juego, los votantes decidieron 245 puestos en primera ronda, indicó el vocero del Ministerio del Interior Mohsen Eslami. Los otros 45 requerirán una segunda ronda en abril o mayo porque ningún candidato consiguió el 20% de los votos.

De los 245 políticos electos, 200 eran apoyados por grupos ultraconservaodres en las guías de votación publicadas antes de los comicios, según un análisis de The Associated Press.

El análisis identificó a 45 nuevos parlamentarios como relativamente moderados, conservadores o independientes. La cámara actual incluye 18 políticos reformistas y otros 38 identificados como independientes.

Apenas 11 de los diputados electos eran mujeres. El parlamento actual tiene 16 legisladoras.

Las autoridades vetaron a muchos políticos que pedían cualquier cambio en el gobierno del país, conocidos en general como reformistas. Los que pedían reformas radicales fueron vetados o no se molestaron en inscribirse como candidatos.

Puede ocurrir que ningún candidato obtenga el 20% de los votos porque muchos votos se anulan o porque hay demasiados aspirantes a ese escaño. En las elecciones presidenciales de 2021, en las que fue elegido el ultraconservador Ebrahim Raisi, se reportaron muchos votos nulos, que podrían corresponder a personas que se sintieron obligadas a depositar una boleta pero no querían elegir a ninguno de los candidatos aprobados por el gobierno.

El conteo de votos, que se hace a mano, había terminado el lunes. Las autoridades no aclararon en un principio por qué no anunciaban los datos de participación, aunque podían acceder a la información de forma sencilla porque cada votante quedó registrado de forma electrónica al sufragar.

Las llamadas al boicot han renovado la presión sobre el gobierno. Desde la Revolución Islámica de 1979, la teocracia iraní ha basado en parte su legitimidad en la participación electoral.

“Las elecciones del viernes parecen haber reafirmado que la política iraní no cambiará en el futuro previsible, pero la votación demostró que el público iraní está ampliamente descontento con el rumbo que lleva la república islámica”, dijo el centro de estudios Soufan Center, con sede en Nueva York, en un análisis el lunes.

Los iraníes también eligieron a miembros de la Asamblea de Expertos de 88 escaños, que sirven ocho años en un comité que nombrará al próximo líder supremo del país después del ayatolá Ali Jamenei, de 84 años. El expresidente Hasán Ruhani, relativamente moderado y actual miembro del consejo, fue vetado. Ruhani alcanzó el acuerdo nuclear iraní con potencias internacionales de 2015.

Raisi, un protegido de Jamenei cuyo nombre se ha barajado como posible sucesor del líder supremo, volvió a ganar un escaño. Otro posible sucesor es el hijo de Jamenei, Mojtaba, que no tiene un puesto en el gobierno.



aranza