Nacional - Política

Palacio Nacional, amurallado con vallas en la víspera de las protestas feministas del 8M

2021-03-05

El mandatario aseguró que el movimiento feminista estaba siendo utilizado por sus...

Elías Camhaji, El País

Ciudad de México se ha blindado con vallas metálicas a unos días de la manifestación feminista del próximo 8 de marzo. El Gobierno ha hecho el despliegue alrededor de comercios y edificios públicos por distintas calles del centro histórico, como la avenida Juárez y la calle 5 de mayo. El cerco también se ha colocado por primera vez alrededor del Palacio Nacional, sede principal de la presidencia, después de varias semanas de roces entre la Administración de Andrés Manuel López Obrador y el movimiento feminista.

“En esta ciudad no se reprimen las manifestaciones sociales, pero tampoco podemos permitir que se agreda a otros ciudadanos”, ha dicho este viernes Claudia Sheinbaum, jefa de Gobierno de la capital. Sheinbaum dio las declaraciones durante una ceremonia en la que se ascendió a 1.571 mujeres de la Policía local y en la que lanzó varios mensajes sobre el papel que tienen que asumir las fuerzas del orden que estarán en el operativo del próximo lunes.

La mandataria ha criticado las agresiones a las policías durante las protestas feministas anteriores y ha acusado que se ha buscado “denostar” a las corporaciones policíacas, pero instruyó a las agentes a que se limitaran a la contención y que evitaran la represión. “El abuso policial no va con nosotros ni con la Policía de Ciudad de México”, ha agregado.

Algunos de los sitios que se encuentran cubiertos con vallas de más de tres metros de alto son el Palacio de Bellas Artes, el hemiciclo a Juárez y las oficinas del Banco de México y de la Secretaría de Relaciones Exteriores. El despliegue de vallas metálicas en esos puntos en la víspera de las manifestaciones feministas se ha vuelto común, aunque el cuestionamiento recurrente es si está justificado.

El pasado lunes hubo un grupo de feministas que protestó a las puertas del Palacio Nacional por la decisión de López Obrador de respaldar la candidatura de Félix Salgado Macedonio al Gobierno de Guerrero, a pesar de que dos mujeres lo han denunciado por violación y otras lo han acusado de abuso y acoso sexual. La conmemoración del Día Internacional de la Mujer ha coincidido con el arranque de las campañas electorales en el país. A las consignas por la igualdad, la defensa de los derechos de las mujeres y las demandas por acabar con la violencia machista, el caso Salgado Macedonio se ha sumado como una de las principales banderas de la manifestación feminista de este año.

Varias mujeres pidieron en redes sociales al presidente que rompiera el pacto patriarcal y retirara su respaldo a Salgado Macedonio, y días después reconoció que no sabía qué era el pacto hasta que su esposa se lo explicó y que lo consideraba “un concepto importado”. El mandatario aseguró que el movimiento feminista estaba siendo utilizado por sus adversarios políticos y descalificó las denuncias contra el candidato de su partido como “guerra sucia” y “politiquería”.

Muchas mujeres han reprobado las declaraciones del presidente y han salido a las redes sociales con consignas como #UnVioladorNoSeráGobernador y críticas por el paternalismo del Ejecutivo, que las exhortó a no cometer actos de violencia durante la manifestación. En anteriores manifestaciones, las feministas se han quejado de que se preste más atención a los destrozos de los comercios y al grafiti en los edificios que a los feminicidios, la violencia machista y la revictimización de las denunciantes. En México, once mujeres son asesinadas al día y hay más de un 99% de impunidad en delitos de violencia sexual contra ellas, según datos oficiales.



aranza