Nacional - Seguridad y Justicia

Horroriza asesinato de joven universitario

2019-06-11

El hallazgo del cuerpo de Norberto Ronquillo, quien vivía en la Ciudad de México...

 

(ANSA) - CIUDAD DE MEXICO.- El asesinato de un joven universitario de 22 años, a punto de graduarse, apenas unos días después de haber sido secuestrado, horrorizó a los habitantes de la capital mexicana, en el marco de un aumento exponencial de la ola de violencia en la urbe de 21 millones de habitantes.
    
El hallazgo del cuerpo de Norberto Ronquillo, nacido en la norteña ciudad de Chihuahua, pero quien vivía en la Ciudad de México desde hace tiempo donde estaba a punto de concluir sus estudios de Mercadotecnia Internacional, confirmó los peores temores de la familia y la policía.
    
El cadáver fue encontrado ayer en Xochimilco, una localidad turística y lacustre de la periferia sur de la capital.
    
El estado de descomposición del cuerpo hizo concluir preliminarmente a los peritos de la fiscalía que había sido asesinado apenas poco después de ser plagiado tras salir de la universidad la noche del pasado martes.
    
Sin embargo, después de la necropsia se llegó a la conclusión de que fue muerto por asfixia el sábado anterior y su cadáver abandonado en un paraje solitario donde parte de sus restos fueron devorados por perros. El caso puso confirmó elocuentemente que los delitos de alto impacto en la metrópoli se encuentran al alza, como el secuestro, que entre enero y abril creció 77% en relación con el mismo periodo de 2018, según el Observatorio Nacional Ciudadano.
    
Los delitos que más han aumentado en la capital mexicana, son homicidio, secuestro, extorsión y robo de vehículos en el primer trimestre de 2019.
    
Hasta hace pocos años, la ciudad era una suerte de oasis en medio de la violencia volcánica que sacude a buena parte del país desde 2006 luego que el gobierno lanzó su "guerra contra el crimen", pero las cosas cambiaron radicalmente el año pasado.
    
La ONG Semáforo Delictivo estimó que de enero a marzo de este año las extorsiones aumentaron 127%, los robos a negocio 62%, los homicidios 48%, los robos de vehículos 46% por ciento y la venta de drogas al por menor 31%.
    
Después del estado norteño de Nuevo León, la capital es la urbe donde más homicidios se han registrado, según Santiago Roel, director de la organización, quien dijo que "hace mucho que no veíamos un deterioro tan marcado" en la ciudad.
    
El episodio impactó fuertemente a los capitalinos, habituados a recibir todos los días información de la llamada "nota roja" de violencia extrema que oscila entre lo salvaje y lo espeluznante.
    
La razón de ello es que quizá tocó alguna fibra íntima de muchas personas que ahora parecen sentirse ansiosos de no estar a salvo en una ciudad que antes se consideraba la más segura del país.
    
Como nunca, además, la desaparición de Norberto suscitó una movilización de sus compañeros de la Universidad del Pedregal, un ateneo privado al sur de la urbe, que salieron a las calles a manifestarse para demandar a las autoridades investigar su paradero.
    
Al joven le faltaban solo unas horas para tomarse la foto oficial con sus compañeros de generación.
    
Una imagen tomada la noche del martes por una cámara de seguridad de su escuela, cuando se comunica con su novia para avisar que se dirigía a casa de sus tíos, donde vivía, la última tomada previo a su secuestro, circuló ampliamente por Internet.
    
El caso generó una gran empatía porque parecía una persona muy vital y feliz de estar a punto de cumplir uno de sus sueños.
    
"Yo venía a recoger el diploma de mi hijo, el certificado de su licenciatura y ahora me llevo su certificado de defunción", dijo entre lágrimas Norelia, su madre, durante los funerales celebrados en un ambiente fuertemente emotivo y conmovedor en las instalaciones donde estudiaba su hijo.
    
Sus compañeros lo describen como un joven "muy solidario y alegre" que participó en la ayuda a los damnificados tras el sismo de 7,2 grados del 19 de septiembre de 2017, que dejó casi 400 muertos.
    
La familia pagó un rescate cuyo monto no fue revelado a los secuestradores al día siguiente del rapto, pero Norberto no fue regresado con vida como se había prometido.
    
La noche del domingo pasado, una llamada al teléfono de emergencia 911 informó del hallazgo de un cuerpo en una zona alta y boscosa de Xochimilco.
    
Ahora la familia exige justicia y muchos se preguntan "por qué" los delincuentes actuaron con tanto encono.



Jamileth