Deportes

La justicia estadounidense investiga posible corrupción en la designación de sedes olímpicas y futbolísticas

2018-02-05

Los citatorios, emitidos en enero, han exigido documentos, testimonios y registros financieros que...

Rebecca R. Ruiz, The New York Times

Los fiscales estadounidenses han emitido citatorios para presentarse ante un gran jurado en una investigación de amplio alcance en torno a la corrupción en los deportes internacionales: buscan nueva información acerca de algunos de los organismos deportivos más grandes del mundo —entre ellos, la FIFA, el Comité Olímpico Internacional y el Comité Olímpico de Estados Unidos, USOC (por su sigla en inglés)—, así como de las personas que han cabildeado con éxito para ser anfitriones de las principales competencias mundiales.

El Departamento de Justicia está haciendo averiguaciones sobre posibles casos de crimen organizado, lavado de dinero y acusaciones de fraude relacionados con dos campeonatos mundiales de atletismo y con los directivos empresariales que han hecho consultas respecto a candidaturas para muchas otras competencias de élite, de acuerdo con uno de los citatorios que obtuvo The New York Times.

Los citatorios, emitidos en enero, han exigido documentos, testimonios y registros financieros que datan de 2013. Desde entonces, Estados Unidos ha ganado candidaturas para albergar dos de los principales eventos deportivos: los campeonatos mundiales de atletismo de 2021 en Eugene, Óregon, y los Juegos Olímpicos de Verano de 2028 en Los Ángeles. El citatorio no se refirió explícitamente a la candidatura de las Olimpiadas de Los Ángeles.

De acuerdo con el citatorio, al Departamento de Justicia le interesa en especial el organismo mundial que se encarga del atletismo, conocido como la Asociación Internacional de Federaciones de Atletismo, IAAF (por su sigla en inglés). Esa federación le otorgó el campeonato mundial de 2019 a Doha, Catar, y el evento de 2021, a Eugene.

La oficina del fiscal estadounidense del Distrito Este de Nueva York está llevando a cabo la investigación. La oficina de Brooklyn incluye a los mismos fiscales que han pasado años investigando a la FIFA, el organismo rector mundial del fútbol, lo cual ha dado como resultado varios cargos de corrupción y sobornos que causaron conmoción en la organización. La oficina también ha pasado años investigando el dopaje sistemático en Rusia.

Un portavoz del Distrito Este rechazó hacer comentarios el 31 de enero.

A las personas que recibieron citatorios para proporcionar información, incluyendo registros bancarios corporativos y personales, les pidieron presentarse en el tribunal federal en Brooklyn lo antes posible esta semana.

La petición del gobierno llegó justo cuando los funcionarios deportivos a nivel mundial se preparaban para viajar a Pyeongchang, Corea del Sur, para los juegos olímpicos de invierno, y en un momento en que la imagen del Comité Olímpico de Estados Unidos se ha visto empañada por el caso de Lawrence Nassar, un exmédico del equipo estadounidense de gimnasia que fue condenado por abusar sexualmente de cientos de jóvenes atletas.

Un portavoz del Comité Olímpico Estadounidense rechazó hacer comentarios el miércoles. Una vocera del organismo rector de atletismo a nivel mundial dijo que los investigadores estadounidenses no habían contactado a la organización. “Estamos listos para cooperar en caso de que se comuniquen con nosotros”, agregó.

El Comité Olímpico Internacional tampoco había sido contactado, afirmó un portavoz de la organización, al minimizar la relevancia de la organización en cualquier posible indagatoria. Los fiscales han solicitado correos electrónicos, mensajes de texto, notas y contratos relacionados con el COI de los últimos cinco años; lo mismo para las otras organizaciones.

Entre las empresas publicitarias de deportes específicas que los fiscales están analizando, según el citatorio, está Helios Partners, una firma que ha cabildeado para que funcionarios deportivos mundiales les otorgaran eventos de alto perfil a ciudades y países en particular. Helios ayudó a que Rusia asegurara los Juegos Olímpicos de Invierno de 2014 y la próxima Copa Mundial de Fútbol, antes de que Amaury Group, una empresa francesa de medios, la adquiriera en 2012.

Los fiscales estadounidenses también están interesados específicamente en la candidatura exitosa de Eugene para el evento de atletismo, que el Comité Olímpico Estadounidense apoyó de manera activa, y en la iniciativa exitosa de Doha, la capital de Catar, para ser anfitriona de la edición 2019 de la competencia, que se organiza cada dos años.

En el extranjero, esas mismas competencias han atraído un escrutinio intenso. La oficina del fiscal financiero de Francia ha estado investigando de manera similar al organismo rector de atletismo y sus elecciones de Eugene y Doha. El organismo rector mundial de atletismo le asignó el evento de 2021 a Eugene sin un proceso de candidatura. La BBC informó en junio que el FBI y el Servicio de Impuestos Internos (IRS, por su sigla en inglés) de Estados Unidos estaban investigando la selección de Eugene.

Lamine Diack, quien dirigió la federación internacional de atletismo durante dieciséis años y fungió como miembro del Comité Olímpico Internacional durante mucho tiempo, ha estado detenido en Francia desde noviembre de 2015, acusado de aceptar sobornos para encubrir las infracciones de dopaje por parte de los atletas rusos.

Los vínculos con Diack y su hijo llevaron a las autoridades brasileñas al arresto de Carlos Arthur Nuzman, el dirigente del Comité Olímpico de Brasil el otoño pasado debido a sospechas de que la exitosa candidatura de Río de Janeiro para albergar los Juegos Olímpicos de Verano de 2016 se vio facilitada por sobornos para asegurar votos a favor de los miembros del Comité Olímpico Internacional.

La gran red que apenas han revelado los fiscales estadounidenses sugiere vínculos coincidentes con la investigación francesa, pero el Departamento de Justicia está solicitando más información, también acerca de la FIFA, lo cual sugiere que la investigación por parte de las autoridades estadounidenses de esa organización, que fue una figura prominente en un juicio federal a finales del año pasado, está lejos de haber terminado.

La FIFA ha querido dejar atrás su escándalo de corrupción al enfocarse en su estatus de víctima en el caso estadounidense y en su cooperación con los investigadores. Exfuncionarios de la FIFA fueron acusados de una serie de crímenes, incluyendo conspiración por crimen organizado y fraude —los mismos problemas centrales en la investigación actual de los fiscales—.

La FIFA también tiene una gran competencia programada en Catar: la Copa del Mundo de 2022. En el juicio de la FIFA el año pasado, surgió nueva información acerca de supuestos sobornos que ayudaron a que se le asignara ese torneo a Catar.



yoselin