Regresar a la Portada

Columnas de Religión

TESTIMONIOS

La conversión de Voltaire

🕔12:52, 2017-05-23

"Yo, el que suscribe, declaro que habiendo padecido un vómito de sangre hace cuatro días, a la edad de ochenta y cuatro años y no habiendo podido ir a la iglesia, el párroco de San Sulpicio ha querido añadir a sus buenas obras la de enviarme a M. Gautier, sacerdote. Yo me he confesado con él.

Ver Nota Completa

MENSAJERÍA

7 errores de los católicos sobre la muerte, el infierno y el demonio

🕔12:49, 2017-05-23

Ante la complejidad de la teología católica acerca de la naturaleza de la muerte, el infierno y el demonio, la siguiente lista, apoyada en las Sagradas Escrituras y el Magisterio de la Iglesia, contiene respuestas a 7 errores recurrentes que los católicos debemos evitar.

Ver Nota Completa

EFEMÉRIDES

San Juan Bautista de Rossi 

🕔10:51, 2017-05-23

Nació en Voltaggio, Italia, el 22 de febrero de 1698. Su infancia estuvo marcada por la inclinación a lo divino. A los 13 años un primo sacerdote, canónigo de Santa María in Cosmedin, se lo llevó consigo y comenzó sus estudios en el colegio romano de los jesuitas, que completó con los dominicos.

Ver Nota Completa

VOX DEI

"Os conviene que yo me vaya"

🕔01:20, 2017-05-23

"Os conviene que yo me vaya; porque si no me voy, no vendrá a vosotros el Paráclito; pero si me voy, os lo enviaré: y cuando Él venga, convencerá al mundo en lo referente al pecado, en lo referente a la justicia y en lo referente al juicio; en lo referente al pecado..."

Ver Nota Completa

CABALÍSTICO

El sabor de la mediocridad

🕔20:26, 2017-05-22

¿Pero qué tipos de gustos espirituales podríamos diferenciar en la sociedad actual en que prepondera la idea de la "religión a la carta"? No hace falta ser un gran catador de lo espiritual para darse cuenta que abundan sabores y gustos mucho más que lo abundan en la culinaria.

Ver Nota Completa

VALORES MORALES

La desesperación como debilidad más bien que pecado

🕔20:23, 2017-05-22

Clásicamente, tanto en el mundo como en nuestras iglesias, hemos visto la desesperación como el pecado más grave e imperdonable. La simple opinión era que ni Dios ni ningún otro te puede salvar si tú simplemente te rindes, te desesperas, te haces incapaz de esforzarte.

Ver Nota Completa