Editorial

El espectro del sabotaje a Trump en la Casa Blanca desata una tormenta política

2018-09-07

El texto desató la ira del republicano y provocó una situación inaudita, una...

Amanda Mars, El País

El periódico The New York Times publicó el miércoles un artículo de opinión anónimo, algo excepcional en la prensa, que atribuye a un alto cargo de la Administración de Donald Trump y relata una situación también excepcional: cómo un grupo de miembros del Ejecutivo ha organizado una especie de “resistencia” secreta que boicotea las políticas y decisiones más peligrosas del presidente. El texto desató la ira del republicano y provocó una situación inaudita, una cascada de pesos pesados del Gobierno saliendo a entonar el “yo no he sido”. El episodio sintetiza a la perfección el grado de excentricidad política que vive la primera potencia mundial.

El texto publicado resulta demoledor. Bajo el título de Yo soy parte de la resistencia interna de la Administración de Trump, el misterioso autor asegura que algunos miembros del Ejecutivo se sienten tan alertados por los “impulsos” que llegaron a plantear, incluso, la posibilidad de pedir la incapacitación del mandatario por motivos mentales pero rehusaron esta vía para evitar una crisis constitucional. “Trabajo para el presidente pero como otros colegas he prometido boicotear partes de su agenda y sus peores inclinaciones”, afirma ese alto cargo anónimo y, como si de una conjura vaticana se tratase, describe una suerte de Estado paralelo que evita que las barrabasadas que el mandatario estadounidense publica en Twitter, por ejemplo, o ante una cámara de televisión, se traduzca en daños irreparables.

“La raíz del problema es la amoralidad del presidente”, dice el texto. “Cualquier que haya trabajado con él”, continúa, “sabe que no está anclado a ningún principio discernible que guíe su toma de decisiones”. Define el estilo de Trump como “superficial, inefectivo, conflictivo e impulsivo”. En las reuniones sobre algún asunto, dice, suele desviarse del tema y enzarzarse en broncas repetitivas y sus impulsos le llevan a veces a tomar decisiones temerarias que luego hay que rectificar o enmendar. “Los americanos deben saber que hay adultos en la habitación”, trata de tranquilizar. Llovía sobre mojado: la publicación tiene lugar al día siguiente de que salieron a la luz extractos del nuevo libro del periodista Bob Woodward, que sale a la venta la próxima semana, y en el que también se habla de miembros de la Administración aterrados por la deriva de la Casa Blanca.

Cuando el artículo se publicó, a media tarde del miércoles (hora de Washington), Trump montó en cólera. En un acto con sheriffs, se dirigió a la prensa especialmente airado. “El fracasado The New York Times ha publicado un artículo de opinión anónimo, ¿pueden creerlo? Anónimo, o sea, cobarde, una tribuna cobarde”, dijo. Y en su cuenta de Twitter, antes escribió en mayúsculas “¿TRAICIÓN?”. Acto seguido, planteó que si ese alto cargo existía de verdad, el Times tenía obligación de “entregarlo al Gobierno por motivos de seguridad nacional”.

Los rumores sobre la autoría comenzaron a correr como la pólvora en las redes sociales —Twitter, básicamente— y algunos analistas y reporteros comenzaron a buscar pistas que ayudasen a identificar al autor, comparando el estilo del escrito con algunos discursos públicos de miembros de la Casa Blanca. Refiriéndose de forma elogiosa al senador John McCain, recientemente fallecido, el artículo usa la palabra "lodestar" (faro, estrella polar), un vocablo antiguo y poco frecuente que el vicepresidente, Mike Pence, ha usado en ocasiones. Esta coincidencia desató los rumores sobre la autoría, que el propio Pence tuvo que desmentir este jueves. La teleserie continuó este jueves por la mañana, cuando hasta 17 miembros de la Administración se lanzaron a la carrera del “yo no he sido”.

La cuenta de altos cargos incluía también al secretario de Estado, Mike Pompeo; el director de Inteligencia Nacional, Dan Coats; el fiscal general, Jeff Sessions, y el secretario de Defensa, Jim Mattis, entre otros. La larga lista de sospechosos, que fueron inquiridos acerca de la cuestión, refleja la imagen de aislamiento que desprende el presidente de EE UU. Hasta la exasesora Omarosa Manigault se sumó al festín al señalar en Twitter un pasaje de su libro, en el que también habla de un “ejército silencioso” dentro de la Casa Blanca, da alguna pista sobre el responsable, entre los que incluye a miembros de su propia familia.

Hasta la primera dama, Melania Trump, se metió en harina y emitió un comunicado<NO1>en el que se dirigía así al supuesto autor: “No estás protegiendo al país, estás saboteándolo con tus acciones cobardes”. También para ella corren tiempos bizarros.

DOBLE ESTADO

El artículo de The New York Times habla de un Gobierno que actúa por dos carriles y pone como ejemplo la política exterior: “El presidente Trump muestra una preferencia por autócratas y dictadores, como Vladímir Putin, de Rusia, o Kim Jong-un, de Corea del Norte”, pero la Administración al mismo tiempo “acusa a países como Rusia de interferencia y le castiga de forma consecuente”.

¿Quién lo ha escrito y por qué ahora precisamente? Lo primero lo saben en el equipo de la sección de Opinión del Times, para lo segundo hay unas cuantas hipótesis posibles, que han querido enviar un mensaje a Trump por algún asunto concreto o que hay ansiedad entre los republicanos tradicionales de cara a las legislativas de noviembre.



Jamileth