Internacional - Economía

La inflación persistente alimenta algunos de los peores temores del BCE

2023-03-02

Schnabel afirmó el jueves que todavía hay demasiado efectivo circulando por el...

Por Balazs Koranyi

FRÁNCFORT, 2 mar (Reuters) - El sorprendente repunte de la inflación subyacente en los 20 países de la zona del euro ha reforzado las apuestas a favor de nuevas subidas de tipos del Banco Central Europeo en primavera, ya que sus responsables monetarios temen que el crecimiento de los precios sea aún más persistente de lo que se pensaba.

La inflación general se redujo ligeramente al 8,5% el mes pasado, frente al 8,6% de enero, según mostraron los datos del jueves. Pero casi todo el descenso se debió a la bajada de los costes de la energía, mientras que los precios de la mayoría de los demás artículos -incluidos los alimentos, los servicios y los bienes duraderos- volvieron a subir, confirmando los peores temores de algunos responsables de la política monetaria del BCE.

El aumento de la inflación subyacente (del 5,3% al 5,6%) refuerza la ya abundante evidencia de que las anteriores subidas de precios se están filtrando a la economía en general, incluso a través de los salarios. Esto hará que la inflación sea más difícil de derrotar y exigirá un endurecimiento más decidido de la política monetaria.

El BCE ya ha anunciado una subida de tipos de medio punto porcentual para el 16 de marzo, y la Presidenta del BCE, Christine Lagarde, lo confirmó el jueves, acallando los rumores del mercado sobre una subida mayor y trasladando la atención a la siguiente reunión del BCE en mayo.

"Tenemos todas las razones para creer que habrá otra subida de 50 puntos básicos en nuestra próxima reunión de marzo", dijo Lagarde. "No tengo ninguna razón para creer que no será así".

Los mercados también prevén otra subida de 50 puntos básicos el 4 de mayo, y las cuentas de la reunión de febrero del BCE, publicadas el jueves, hicieron poco por cuestionar esas apuestas.

"La inflación subyacente y otras medidas esta probablemente sean más rígidas, con escasos indicios de estabilización hasta el momento", dijo el BCE en las cuentas de la reunión del 1 y 2 de febrero.

"Para que los tipos de interés oficiales del Consejo de Gobierno entren en territorio restrictivo, son necesarios nuevos aumentos".

Una de las principales preocupaciones de los dirigentes monetarios es que los mercados laborales estén tan ajustados que el crecimiento salarial, previsto entre el 5% y el 6% este año, alimente las presiones sobre los precios.

MÁS SUBIDAS DE TIPOS

El desempleo se mantuvo estable en el 6,7% en enero, justo por encima del mínimo histórico, mientras que el empleo está en máximos históricos y muchas empresas, sobre todo de servicios, se quejan de la escasez de trabajadores.

Es probable que las preocupaciones sobre el mercado laboral se vean exacerbadas por un crecimiento económico mejor de lo previsto, que también ejercerá una presión al alza sobre los salarios.

"Todo ello nos lleva a modificar por segunda vez en una semana nuestra opinión sobre el BCE", declaró Greg Fuzesi, economista de JP Morgan. "En concreto, mejoramos (la previsión de subida de tipos en) mayo de 25 pb a 50 pb, lo que lleva nuestra previsión de tipos terminales al 3,75% en junio".

Las apuestas del mercado para los tipos del BCE han subido tan rápidamente que los inversores están pronosticando ahora 50 puntos básicos más de subidas de tipos que hace un mes, viendo el máximo de los tipos justo por encima del 4% a principios de año.

Los resultados recientes en materia de inflación coinciden en gran medida con las recientes advertencias de los responsables de política monetaria conservadores, que parecen contar con una clara mayoría en el Consejo de Gobierno de 26 miembros.

Isabel Schnabel, miembro del Consejo del BCE, lleva tiempo afirmando que la inflación puede ser más persistente de lo estimado, mientras que el presidente del Bundesbank, Joachim Nagel, sostuvo esta semana que la reciente caída de los precios de la energía no ha logrado mejorar las perspectivas a medio plazo, por lo que el BCE podría tener que optar por otra gran subida de tipos en mayo.

Además de subir los tipos, el BCE lucha contra la inflación absorbiendo parte de los 7 billones de euros de liquidez que inyectó en el sistema financiero durante casi una década de agresiva emisión monetaria.

Para ello, no renueva los préstamos a largo plazo a los bancos y, a partir de este mes, no sustituye algunos de los bonos que ha comprado cuando vencen.

Schnabel afirmó el jueves que todavía hay demasiado efectivo circulando por el sistema bancario, lo que prepara el terreno para un mayor endurecimiento cuantitativo (QT) en los próximos meses.

"Nuestras estimaciones actuales sugieren que la cantidad de reservas del banco central actualmente en manos del sector bancario excede, por un margen significativo, el nivel necesario para controlar los tipos de mercado a corto plazo", dijo en un discurso.



aranza