Nacional - Seguridad y Justicia

México dice que no tiene un problema de fentanilo. Nuevos datos revelan una epidemia oculta

2023-07-10

Una iniciativa de prueba novedosa en Mexicali (Baja California), encontró que el 23% de...

Por Kate Linthicum, Keri Blakinger , Connor Sheets, Los Angeles Times

MEXICALI, Mexico — Mientras el fentanilo ha devastado a Estados Unidos, matando a decenas de miles de estadounidenses cada año, los líderes mexicanos han insistido en que su país prácticamente no ha sido tocado por el opioide.

México registró oficialmente solo 19 muertes por todos los opioides en 2020, el año más reciente del que hay datos disponibles, y el presidente Andrés Manuel López Obrador afirmó que el fentanilo es un problema exclusivo de los EE. UU., uno que atribuye a la “decadencia social” estadounidense.

“Hay mucha desintegración de familias, hay mucho individualismo, hay falta de amor, de hermandad, de abrazos”, dijo durante una rueda de prensa en marzo. “Aquí… no tenemos consumo de fentanilo”.

Pero los nuevos datos cuentan una historia diferente.

Una iniciativa de prueba novedosa en Mexicali, la capital de Baja California, encontró que el 23% de más de 1,100 cuerpos enviados a la morgue durante el último año dieron positivo en fentanilo, un opioide sintético hasta 50 veces más fuerte que la heroína.

La investigación fue dirigida por el director de los Servicios Médicos Forenses de Baja California, quien compartió los resultados inéditos con The Times. Se cree que es el primer estudio de este tipo en una nación donde los médicos forenses tradicionalmente no han realizado pruebas de toxicología, lo que hace imposible medir el alcance del problema de las drogas en la nación, o incluso confirmar su existencia.

Y contrasta fuertemente con las estadísticas oficiales del país, que muestran que 184 personas recibieron tratamiento por adicción a la droga en todo el país en 2021.

Los nuevos datos de Mexicali son “una declaración y un hallazgo masivos”, dijo David Goodman-Meza, investigador de reducción de daños de la UCLA. “Decir que más de 200 personas, solo de las personas que murieron en una ciudad, tenían fentanilo en el cuerpo realmente va en contra de la narrativa oficial del presidente que dice que nadie usa fentanilo. Es una enorme contradicción con lo que los funcionarios dicen que está sucediendo.

Los datos también parecen confirmar lo que muchos en Mexicali han estado viendo durante años.

Julio Buenrostro estaba tomando un café en una mañana reciente cuando su radio crepitó y entró en acción. Como paramédico de la Cruz Roja, un servicio de ambulancia sin fines de lucro que atiende la mayoría de las llamadas de emergencia en Mexicali, Buenrostro ya había respondido a una sobredosis esa mañana. Ahora, a las 9 a.m., se dirigía a la segunda.

Con las sirenas aullando, aceleró hacia Independencia, un barrio de clase media con patios cerrados y palmeras.

Dentro de un cuarto de servicio a oscuras fuera de la casa de su familia, Arturo González, de 55 años, estaba muerto, con las extremidades rígidas y la cabeza apoyada sobre una tabla de planchar que parecía haber amortiguado su caída cuando colapsó. Una aguja yacía en el suelo cerca de sus nuevos tenis marca Adidas.

El día anterior, González había terminado una temporada de un año en un centro de rehabilitación, dijo su hermano Leo.

Los hermanos habían celebrado con una comida en un restaurante de mariscos. Luego, su hermano había dejado a González en casa de una tía para que durmiera. En algún momento, dijo Leo, su hermano aparentemente había salido de la casa en busca de una dosis de droga, y la encontró.

“El presidente dice que aquí no hay fentanilo”, dijo Buenrostro mientras conducía de regreso a la estación. “Pero todos los días vemos gente muriendo por eso”.

Los nuevos números ayudan a cuantificar una epidemia en gran parte oculta que a menudo ha caído bajo el control de la policía y los paramédicos, quienes dicen que responden a cuatro o cinco casos de sobredosis al día. “No es solo un problema de la gente que vive en la calle”, dijo Carlos Romero, adjunto del departamento de policía municipal de Mexicali. “Está en todas partes”.

En el centro de rehabilitación Refugio del Hijo Pródigo, un complejo amurallado ubicado en medio de tierras de cultivo en las afueras de Mexicali, casi todos los 92 residentes allí recientemente han luchado contra la adicción al fentanilo.

Rezan juntos cada noche por los amigos que han perdido a causa de las drogas. Rara vez asisten a los funerales.

“Es demasiado”, dijo Santiago Raygoza, director del centro. “Es como ver tu futuro”.

Como médico forense jefe en el estado de Baja California, el Dr. César González Vaca había visto advertencias cada vez más terribles de la DEA sobre el problema del fentanilo al otro lado de la frontera.

También había comenzado a notar un aumento en las muertes en sus morgues que se parecían mucho a las sobredosis de opioides.

Pero en México, las pruebas de drogas post mortem son una rareza. Eso significa que cuando las personas mueren, los médicos forenses normalmente no descubren qué sustancias había en su torrente sanguíneo o si eran suficientes para matar.

González Vaca tuvo el presentimiento de que los datos oficiales de su país sobre el uso de fentanilo no contaban la historia completa. Entonces, a partir de junio pasado, él y su equipo comenzaron a realizar pruebas de toxicología en casi todos los cuerpos que pasaban por la morgue en Mexicali, una ciudad de poco más de 1 millón de habitantes, independientemente de si parecía que la muerte de la persona estuviera relacionada con las drogas.

Los resultados lo sorprendieron incluso a él. De 1,106 cuerpos analizados, 250, o el 23%, dieron positivo en fentanilo.

En comparación, en el condado de Los Ángeles, se estima que el 28% de los 7,137 cuerpos que el médico forense analizó para detectar la droga el año pasado dieron positivo.

Cuando González Vaca y su equipo hicieron sus pruebas, también verificaron la presencia de otras drogas. Descubrieron que 391 cuerpos dieron positivo por metanfetamina. En total, 562 dieron positivo por alguna de las llamadas drogas de abuso, incluida la marihuana.

González Vaca dijo que el 80% de las personas con fentanilo en su sistema también dieron positivo por otra droga.

Está bien documentado que el fentanilo se ha infiltrado tanto en polvos como en pastillas en la calle durante años.

Una investigación reciente del Times encontró que el fentanilo se había extendido de las calles a las farmacias tradicionales, y algunas farmacias a lo largo de la frontera y en las ciudades turísticas junto a la playa hacen pasar pastillas de fentanilo como opioides farmacéuticos más débiles que se venden ilegalmente sin receta.

Un estudio publicado en 2020 analizó residuos de drogas de 89 jeringas y envoltorios de drogas en Tijuana. Encontró fentanilo en el 93% de las muestras de polvo blanco comercializadas como heroína y en aproximadamente las tres cuartas partes de todas las muestras analizadas.

Sin embargo, pocos usuarios sabían que estaban consumiendo fentanilo, dijo una autora de ese estudio, Clara Fleiz, investigadora del Instituto Nacional de Psiquiatría de México: “La población no sabe lo que está consumiendo”.

Los nuevos datos de Mexicali no están exentos de limitaciones. Debido a que la ciudad está cerca de la frontera, un punto crítico del tráfico de drogas, no está claro si los hallazgos allí serían válidos en otras partes del país.

Y debido a que la mayoría de los cuerpos enviados a la morgue son víctimas de violencia, accidentes u otras muertes no naturales, los patrones que detectó el equipo entre los evaluados podrían no ser representativos de las tendencias en la ciudad en su conjunto.

Algunos de los muertos, aproximadamente el 5%, dijo González Vaca, estaban demasiado deteriorados para realizar las pruebas, que requieren muestras de sangre u orina para completarse. Esa prueba incluye un ensayo de siete drogas similar a las pruebas de orina utilizadas por muchos departamentos de libertad condicional, así como una prueba separada para el fentanilo.

“Básicamente son como pruebas de embarazo”, explicó González Vaca.

Y al igual que una prueba de embarazo, dijo, los análisis muestran solo un resultado positivo o negativo. Debido a que no pueden medir la cantidad de una droga en el torrente sanguíneo de una persona, no pueden usarse para determinar si alguien murió de una sobredosis o simplemente tenía drogas en su sistema.

Por eso, oficialmente, dijo González Vaca, ninguno de los cuerpos que estudió fueron clasificados como víctimas de sobredosis.

Aunque los hombres de 30 años eran el grupo demográfico con más probabilidades de dar positivo por drogas de abuso, dijo González Vaca, tenía información limitada sobre las vidas y las historias de drogas de los muertos.

En una cuadra del centro de Mexicali, no lejos de un cruce fronterizo de EE. UU., un hombre larguirucho entró en una tienda, se sentó en un pequeño cubículo de metal y sacó una bolsa de lo que describió como heroína China White.

La Sala, como se conoce el espacio, está a cargo de una organización sin fines de lucro que brinda a los usuarios agujas limpias, pruebas de fentanilo y medicamentos que salvan vidas y que pueden ayudar a revertir una sobredosis de opioides.

Néstor Maldonado García preparaba su heroína cocinándola con una vela en un pequeño recipiente de metal. Dejó caer una pizca en una taza de agua. Un trabajador de La Sala le sumergió una tira reactiva de fentanilo. Pronto apareció una línea roja.

“Para que lo sepas, esto tiene fentanilo”, dijo el trabajador.

Pero Maldonado ya se estaba inyectando.

Durante años, había estado en un mejor camino, visitando una clínica de metadona todas las mañanas antes de ir a trabajar limpiando autos en estacionamientos. Pero en febrero, el gobierno de México cerró el único fabricante de metadona del país, Psicofarma, por preocupaciones sobre el control de calidad.

Posteriormente, las tres clínicas de metadona en Mexicali cerraron. Maldonado pronto volvió a comprar drogas en la calle.

Los investigadores dicen que la falta de comprensión de México sobre el alcance de su crisis de fentanilo solo ha alimentado su problema.

“Sabemos desde hace un tiempo que México está subestimando la cantidad de personas que usan opioides y metanfetamina”, dijo Steffanie Strathdee, epidemióloga de UC San Diego que estudia el uso de drogas a lo largo de la frontera. “Como resultado de eso, el gobierno ha decidido que la metadona y otras estrategias de reducción de daños no valen la pena porque la cantidad de personas afectadas es muy pequeña”.

Eso, a su vez, podría provocar un aumento en las sobredosis, no solo por la potencia del fentanilo, sino también porque las probabilidades de sobredosis son mucho mayores después de largos períodos sin uso.

En algunos casos, Strathdee se preocupó, las personas podrían tratar de evitar de manera segura el poderoso sintético comprando un opioide más débil como Percocet o Vicodin, solo para descubrir que esas píldoras también están contaminadas con fentanilo.

Dijo que la decisión de cerrar la fábrica de metadona está relacionada con la negativa del gobierno a admitir que México tiene un problema de fentanilo. Existe un patrón similar, según los expertos en adicciones, en la oposición del gobierno al uso generalizado del fármaco naloxona, que puede revertir instantáneamente una sobredosis.

López Obrador ha criticado los esfuerzos de Estados Unidos para que el medicamento que salva vidas esté disponible para su compra sin receta y se opuso a los esfuerzos para desregularlo en México.

“¿Servirá como medicamento para erradicar la adicción?”, López Obrador preguntó recientemente “¿O solo se va a prolongar la agonía?”.

Mientras tanto, los paramédicos y los hospitales luchan por obtener suficientes suministros, y la falta de naloxona disponible asusta a las personas que luchan contra la adicción.

Cristian Flores Ojeda, quien vive en un campamento para personas sin hogar cerca de una planta empacadora de frutas en el centro de Mexicali, dijo que estuvo a punto de morir varias veces en los últimos años debido a que el suministro de heroína de Mexicali se inundó con fentanilo. En ocasiones, él y otros habían tratado de revertir las sobredosis con tratamientos caseros que, según los expertos, son falsos.

Un lunes reciente, Flores estaba sentado en un sofá polvoriento cuando notó a un hombre que había tomado una sobredosis y persuadió a un transeúnte para que llamara al 911.

Aproximadamente una hora más tarde, un coche patrulla de la policía se detuvo. El oficial Sergio López saltó y caminó hacia el hombre, que yacía desplomado sobre una bolsa de cáscaras de cebolla.

El hombre no se movía. López se agachó y tocó la muñeca del hombre en busca de pulso.

“Está vivo”, dijo López a su radio. “Es una sobredosis”.

López tomó una jarra de agua y la salpicó en las mejillas y el cuello del hombre. Le jaló los lóbulos de las orejas. Le pinchó las costillas.

“Amigo, amigo”, dijo López en voz alta, tratando de convencer al hombre de que volviera a la conciencia. “No te vayas”.

En marzo, González Vaca amplió su estudio a Tijuana, sede de la morgue más activa de Baja California. Los resultados ya muestran que decenas de personas murieron con drogas en sus sistemas.

De 225 cuerpos examinados allí, aproximadamente dos tercios dieron positivo en cualquier tipo de droga; 30, o alrededor del 13%, dieron positivo en fentanilo y 125 dieron positivo en metanfetamina.

Eso podría significar que los patrones de consumo de drogas son significativamente diferentes a los de Mexicali, o simplemente podría ser el resultado del pequeño tamaño de la muestra.

González Vaca dijo que espera llevar su iniciativa de pruebas a Ensenada, un pueblo costero a unas 85 millas al suroeste de Mexicali.

Los expertos en adicciones esperan que el interés en las pruebas se expanda aún más. Joseph Friedman es un investigador de UCLA que estudia la adicción a lo largo de la frontera entre Estados Unidos y México. Para él, la decisión de comenzar a realizar pruebas solo planteó preguntas sobre por qué eso no sucedió antes o en más ciudades.

“Es genial que Mexicali esté haciendo esto, pero necesitamos que esto suceda en otros lugares a lo largo de la frontera”, dijo. “Tenemos todas las razones para pensar que este problema se está extendiendo a otras partes de México.



Jamileth