Internacional - Economía

Inversores llegan a las primarias argentinas con incertidumbres

2023-08-14

Una vez más, la participación de los votantes es clave para sus posibilidades de...

 

(Bloomberg) -- Las elecciones primarias que se celebrarán el domingo en Argentina serán clave para dictar cómo se moverán los precios de los activos en adelante; es solo que no está claro en qué dirección.

En medio de una amplia gama de posibles resultados, los inversores buscarán señales del cambio político necesario para que la segunda economía más grande de Sudamérica deje de estar nuevamente al borde de otro colapso. Ese no es un desafío común: la inflación supera el 115% anual y se avecina una recesión.

El objetivo de las elecciones primarias es permitir que los argentinos elijan a los candidatos que competirán en las elecciones generales del 22 de octubre. Pero también sirve como barómetro de la percepción de la gente, ya que todos los contendientes necesitan estar en la papeleta electoral. Si bien el voto es obligatorio para la mayoría de los adultos, las encuestas estiman que la participación disminuirá a alrededor del 70%, un mínimo histórico para una elección presidencial en el país.

Dicha apatía de los votantes, combinada con un historial de encuestas de opinión poco confiables, nuevamente agrega incertidumbre para los inversores. Hace cuatro años, los mercados argentinos experimentaron un colapso cuando los resultados de las primarias tomaron por sorpresa a los inversores.

“Nos dirigimos a las elecciones a ciegas, de cierta manera, dada la inexactitud de las encuestas”, dijo Ramiro Blázquez, encargado de investigación y estrategia de BancTrust & Co. en Buenos Aires. “El peronismo se encamina a su peor desempeño electoral desde el regreso de la nación a la democracia, en 1983”.

Los principales contendientes en estas elecciones son:

  • El alcalde de Buenos Aires, Horacio Rodríguez Larreta, y la exministra de Seguridad Patricia Bullrich, que están enfrascados en una reñida carrera por liderar la coalición opositora promercado

  • El actual ministro de Economía, Sergio Massa, que cuenta con el formidable apoyo del partido peronista de Gobierno

  • El candidato libertario Javier Milei, quien representa a su propio partido y busca captar votantes desencantados por ambas potencias políticas

A continuación, se presentan tres posibles escenarios a considerar el domingo:

La oposición gana a lo grande

Se espera que los bonos suban si los votos combinados de Larreta y Bullrich superan el 35% del total, según Patrick Esteruelas, titular de investigación de Emso Asset Management. Esa sería una fuerte señal de que la coalición favorable a las empresas conocida como Juntos por el Cambio ganará las elecciones de octubre, dijo.

Para evitar una segunda vuelta en noviembre, el candidato favorito debe recibir el 45% de los votos válidos, o el 40% si logra una ventaja de 10 puntos porcentuales sobre el segundo lugar. Una victoria en primera vuelta, además, daría un impulso al desempeño del partido ganador en el Congreso.

Sin embargo, una interrogante fundamental para el éxito de la oposición es si Larreta o Bullrich pueden retener la totalidad de los votos repartidos entre ellos, después de irreconciliables conflictos internos entre ambos que se hicieron públicos durante la campaña. Es por eso que los inversores analizarán detenidamente el discurso de reconocimiento que se espera que pronuncie el candidato perdedor el domingo por la noche. Si dejamos a un lado las diferencias, los dos tienen propuestas económicas casi idénticas.

A algunos inversores también les preocupa cómo podría reaccionar Massa si le va mal el domingo. Temen que el ministro de Economía se vea tentado a aumentar el gasto público para revertir su derrota, lo que podría profundizar la crisis fiscal y cambiaria.

Una victoria del partido gobernante

Es probable que los inversores en bonos se preocupen si el peronismo resulta ser tan competitivo como la coalición opositora. Les preocupa que Massa, de 51 años, tarde en deshacer el mosaico de tipos de cambio, controles de capital e impuestos a los que ha recurrido en un intento por evitar que la inflación se acelere aún más.

“Si consideramos que el peronismo ha tenido un piso de apoyo de alrededor del 30%, no podemos descartar por completo a Massa”, dijo Valerie Ho, administradora de cartera de DoubleLine Group en Los Ángeles. “El problema con Massa es que su plan de estabilización económica sería gradual y no creo que sea una receta de política monetaria para Argentina”.

Si bien las medidas que Massa ha implementado se consideran en gran medida insostenibles, se estima que es el político más promercado dentro de su coalición de izquierda. Eso hace que algunos inversores apuesten a que su victoria no sería tan mala después de todo, porque tendría el capital político para reducir el gasto público sin provocar disturbios sociales.

“El mejor candidato para hacer esos cambios de política monetaria podría no ser necesariamente la persona más promercado”, dijo Mike Arno, administrador de cartera asociado de Brandywine Global en Filadelfia, con alrededor de US$54,000 millones en activos. “Podría ser alguien que sea políticamente experto en atravesar la política argentina”.

Una sorpresa poco convencional

Los mercados corren el riesgo de entrar en pánico si Milei, de 52 años, consigue una cuarta parte de los votos o más en las primarias. La principal propuesta del congresista libertario para controlar la inflación es reemplazar la moneda nacional, el peso, por el dólar, una medida que, según muchos economistas, desencadenaría un caos financiero.

Una victoria de Milei el domingo también aumentaría las probabilidades de que las elecciones pasen a una segunda vuelta, lo que significa que la incertidumbre duraría más. Peor aún, una administración liderada por el político podría tener problemas de gobernabilidad, dada su falta de apoyo político para aprobar medidas en el Congreso.

“Con Milei, es posible que haya un plan de estabilización de choque, pero con muchos tambaleos”, dijo Ho, de DoubleLine. “No tiene estructura partidaria ni apoyo en el Congreso, por lo que ese plan de choque podría venir con mucha volatilidad, y eso podría ser la desventaja para los bonos”.

Una vez más, la participación de los votantes es clave para sus posibilidades de éxito. Una baja participación en las elecciones podría dar lugar a una sorpresiva victoria para Milei, quien cuenta con una base de seguidores más comprometidos que otros candidatos.

 



aranza