Automotriz

Sector del automóvil de Estados Unidos reanudará conversaciones, la huelga deja escasez de piezas

2023-09-15

Fain ha rechazado las afirmaciones de los fabricantes de automóviles, diciendo que las...

Por Kevin Krolicki y Steve Holland

DETROIT, 15 sep (Reuters) -El sindicato United Auto Workers anunció que tiene previsto reanudar las negociaciones el sábado, después de iniciar el viernes huelgas simultáneas en tres fábricas propiedad de General Motors, Ford Motor y la matriz de Chrysler, Stellantis.

Los paros de 12,700 trabajadores en las tres fábricas de Detroit, el inicio de la acción laboral más ambiciosa en Estados Unidos en décadas, han paralizado la producción del Ford Bronco, el Jeep Wrangler y la camioneta Chevrolet Colorado, aunque la acción fue menor de lo que algunos esperaban.

Los efectos de la huelga comenzaron a extenderse el viernes, cuando Ford comunicó a 600 trabajadores que no están en huelga que no debían ir a trabajar el viernes, y GM indicó a unos 2,000 trabajadores de una planta de automóviles de Kansas que su fábrica probablemente cerraría la próxima semana por falta de piezas, derivada de la huelga de una planta cercana.

"No vamos a destrozar la economía. La verdad es que vamos a hundir la economía multimillonaria", dijo el presidente de la UAW, Shawn Fain.

La acción pone fin a semanas de enfrentamientos entre el sindicato y los ejecutivos de las tres firmas de Detroit sobre las demandas sindicales de una mayor participación en los beneficios generados por los camiones de combustión, y una mayor seguridad en el empleo a medida que los fabricantes cambian a los vehículos eléctricos.

El anterior contrato de las automotrices expiró en la medianoche del jueves y no habrá negociaciones el viernes, dijo la UAW. Fain, dijo que por ahora se evitarán huelgas más costosas en toda la empresa, pero que todas las opciones están abiertas si no se acuerdan nuevos contratos.

El presidente Joe Biden, que se enfrenta a la reelección el año que viene, pidió a las compañías que compensen a los trabajadores igual que han subido los sueldos de los ejecutivos.

"Nadie quiere una huelga, pero respeto el derecho de los trabajadores a utilizar sus opciones", dijo Biden, haciéndose eco de las declaraciones de los líderes sindicales. Según dijo, hasta ahora estos beneficios "no se han repartido de forma justa" con los trabajadores.

Decenas de trabajadores formaron piquetes en la entrada principal de la planta de montaje de Ford en Wayne, Michigan, el viernes. Muchos conductores que pasaban hacían sonar sus bocinas en solidaridad, entre ellos un auto policial y otro con el distintivo de Seguridad Ford.

Los trabajadores alegan que se han visto perjudicados por una serie de cambios en su contrato y en las normas laborales en los últimos 15 años, que han trasladado los riesgos a los trabajadores de "nivel dos". Esos empleados sólo pueden ganar la mitad del salario por hora de los trabajadores veteranos de la UAW y se enfrentan a una escalada más larga para alcanzar el salario más alto según el contrato caducado.

Ninguna de las tres empresas de Detroit ha propuesto eliminar estos sistemas salariales escalonados, una de las principales reivindicaciones de la UAW.

"Hay momentos en los que miro mi despensa, mi nevera y no sé cómo voy a alimentar a mi familia", dijo Gerry Gunn, de 38 años, que empezó a trabajar en Ford hace seis años y estaba en el piquete de Wayne el viernes.

Los ejecutivos afirman que las peticiones del sindicato harían que las compañías dejen de ser competitivas frente a otros rivales no sindicados. "Todavía nos queda mucho camino por recorrer con la oferta que pusieron sobre la mesa anoche", dijo la presidenta ejecutiva de GM, Mary Barra, en el programa "CBS This Morning" el viernes.

Además de la planta de Ford en Wayne, las huelgas se están llevando a cabo en las plantas de montaje operadas por GM en Wentzville, Misuri, y por la marca Jeep de Stellantis en Toledo, Ohio. Estas plantas producen algunos de los vehículos más rentables de los fabricantes.

El paro del viernes fue menor de lo que esperaban algunos analistas, pero los trabajadores de Michigan apoyaron el plan. "Mantengan las otras plantas abiertas", dijo Sofus Nielsen, un veterano de Ford de 29 años, fuera de la planta de Wayne. "Así podemos estar aquí fuera más tiempo y perjudicarles más".

Los paros selectivos podrían limitar el costo de la huelga para la UAW, que cuenta con un fondo de huelga de 825 millones de dólares. Los fabricantes de automóviles han acumulado miles de millones gracias a los sólidos beneficios de los camiones y todoterrenos que fabrican los miembros de la UAW.

Biden dijo que la secretaria de Trabajo en funciones, Julie Su, y el asesor Gene Sperling viajarán a Detroit para ofrecer su apoyo a las conversaciones.

Las acciones de Ford apenas variaron el viernes, las de GM subían alrededor de un 1% y las de Stellantis tuvieron un alza del 1,9% en Milán.

UAW ha dicho que quiere un aumento del 40%, mientras que los fabricantes de automóviles han ofrecido hasta un 20%, pero sin los beneficios clave exigidos por el sindicato. Los fabricantes afirman que las exigencias del sindicato crearían una situación financiera insostenible y les expondrían a pérdidas en los próximos años.

Fain ha rechazado las afirmaciones de los fabricantes de automóviles, diciendo que las empresas han gastado miles de millones en recompras de acciones y salarios de ejecutivos.



aranza