Internacional - Seguridad y Justicia

Alto al fuego en Gaza: ¿por qué se abstiene Alemania?

2023-12-18

Al principio, inmediatamente después del ataque de Hamás, Biden dijo a los...


(DW) - El voto de Alemania en la Asamblea General de las Naciones Unidas (ONU), el pasado 27 de octubre, enfureció al embajador de Israel en Berlín, Ron Prosor. Los terroristas de Hamás habían atacado brutalmente Israel tres semanas antes, matando e hiriendo a soldados y civiles israelíes, asesinando a muchos inocentes y tomándolos como rehenes.

Cuando Israel lanzó entonces un ataque masivo contra la Franja de Gaza, se aprobó una resolución en la Asamblea General de la ONU en la que se pedía a Israel que cesara el fuego para ayudar a la población de Gaza. Sin embargo, los crímenes cometidos por Hamás no se abordaron en el texto. 14 Estados miembros votaron en contra de la resolución, entre ellos Estados Unidos, Israel, Hungría, la República Checa y Austria. Alemania, por su parte, fue uno de los 45 Estados que se abstuvieron.

Embajador israelí: "¡No es suficiente!"

Prosor declaró entonces: "Necesitamos el apoyo de Alemania en la ONU". Abstenerse en una votación "porque no se puede decir directamente que Hamás es responsable de esta horrible masacre no es suficiente", criticó. Porque ese era el motivo de la abstención: Alemania no quería votar a favor de la resolución porque no se mencionaba el terror de Hamás. Pero tampoco quiso votar en contra de la resolución porque, de lo contrario, el sufrimiento de la población de Gaza habría recibido muy poca atención.

Además, Alemania está generalmente a favor del alto al fuego en cualquier conflicto. Alemania había trabajado intensamente con Canadá en una versión mejorada del texto, que condenaba los ataques de Hamás y la toma de rehenes, y pedía la liberación inmediata e incondicional de los rehenes. Sin embargo, esta iniciativa no recibió un apoyo mayoritario.

Jefe de Gobierno y Exteriores respaldan las abstenciones

La semana pasada se repitió el mismo escenario: el martes 12 de diciembre, Alemania volvió a abstenerse en la Asamblea General de la ONU en Nueva York. Una vez más, se sometió a votación un texto que pedía un alto al fuego, y una vez más Alemania no votó ni Sí ni No. Un voto que se determinó en estrecha consulta entre la Cancillería (la oficina del jefe de Gobierno en Alemania) y el Ministerio Federal de Asuntos Exteriores. Y que fue aprobado por muchos políticos de los grupos parlamentarios del Bundestag (la Cámara Baja del Parlamento alemán).

Crecen las críticas a Israel

El voto de Alemania también tiene en cuenta las especiales circunstancias alemanas: Para Alemania, la relación con Israel tras los crímenes contra la humanidad de la época nazi es "razón de Estado", lo que significa que la solidaridad con Israel es inalterable. Por otro lado, en Alemania viven unos 5,5 millones de musulmanes, cuya simpatía se dirige naturalmente en primer lugar hacia la población de la Franja de Gaza.

¿Qué ha cambiado entre las dos abstenciones? Las críticas a Israel aumentan a nivel internacional. Recientemente, los ataques masivos contra la Franja de Gaza han provocado incluso que el presidente de Estados Unidos, Joe Biden, firme defensor de Israel, entre en escena.

Al principio, inmediatamente después del ataque de Hamás, Biden dijo a los simpatizantes de su Partido Demócrata que el país había recibido la solidaridad mundial. Pero, ahora, el Gobierno de Jerusalén está a punto de perder este apoyo debido a los "bombardeos indiscriminados", advirtió Biden. "Quiero que se centren en cómo pueden salvar las vidas de los civiles. No deben dejar de perseguir a Hamás, sino ser más cuidadosos", agregó.

Diputados subrayan la responsabilidad histórica hacia Israel

Sin embargo, la solidaridad con Israel sigue siendo inquebrantable para muchos políticos del Bundestag. "Israel tiene derecho a defenderse y a destruir a Hamás, que representa la mayor amenaza de la historia israelí. Y un alto el fuego que no se limite explícitamente a un tiempo limitado, a horas o días, solo ayuda a Hamás a recuperarse", declaró a DW el experto en asuntos exteriores del grupo parlamentario de la conservadora CDU, Jürgen Hardt.

Ralf Stegner, diputado del partido socialdemócrata SPD, explica a DW aún más a fondo por qué Alemania tampoco ha podido dar su visto bueno esta segunda vez: "Es absolutamente inconcebible que Alemania se desentienda de la seguridad de Israel. El Estado de Israel se fundó como consecuencia del Holocausto. Esa es nuestra responsabilidad histórica, y la razón política de este modo de actuar".

Jürgen Trittin, experto en asuntos exteriores de Los Verdes, añade: "Acogemos con satisfacción el llamamiento de la Asamblea General de la ONU para que se libere a los rehenes. Pero echamos en falta un compromiso claro con el hecho de que Hamás no es un movimiento de liberación, sino una organización terrorista, una organización terrorista antipalestina". Y no se trata de un lapsus lingüistico: Trittin calificó deliberadamente a Hamás de organización antipalestina porque su comportamiento también destruiría la esperanza a largo plazo de los palestinos de tener su propio Estado.

"El sufrimiento de los palestinos es insoportable"

Al día siguiente de la segunda abstención en Berlín, una portavoz de la ministra de Exteriores, Annalena Baerbock (de Los Verdes), volvió a explicar su comportamiento en la Asamblea General: "Una exigencia de alto al fuego, en la que hay que dar por sentado que una de las partes continuará sus ataques desde Gaza con cohetes, no tiene sentido para nosotros". Pero, a diferencia de finales de octubre, Baerbock declaró explícitamente "que el sufrimiento de los civiles en Gaza es insoportable".

Así que eso ha cambiado entre las dos abstenciones: Crecen las críticas a Israel, también en Alemania. Pero Alemania tampoco aceptará en el futuro un alto al fuego que no mencione el terror de Hamás.
 



aranza