Internacional - Economía

La inflación en Tokio se ralentiza y no alcanza el objetivo del 2% fijado por el BoJ

2024-01-26

El índice de precios al consumo subyacente de Tokio, un indicador adelantado de las...

Por Leika Kihara y Takahiko Wada

TOKIO, (Reuters) - La inflación subyacente en la capital de Japón se ralentizó por debajo del objetivo del 2% fijado por el banco central hasta la tasa más baja en casi dos años, según mostraron los datos el viernes, lo que refuerza la opinión de los responsables de política monetaria de que las presiones de los costes seguirán disminuyendo en los próximos meses.

Otros datos mostraron que la inflación de los servicios corporativos se mantuvo estable en diciembre en su nivel más alto en casi nueve años, lo que sugiere que el aumento de los precios de los servicios estaba empezando a sustituir al aumento de los costes como principal motor de la subida de los precios.

Los datos se conocen después de que el banco central señalara el martes que cada vez está más convencido de que puede alcanzar de forma duradera su objetivo de inflación del 2%, lo que sugiere que se acerca el fin de los tipos de interés negativos.

El índice de precios al consumo (IPC) subyacente de Tokio, un indicador adelantado de las tendencias de la inflación a escala nacional, subió un 1,6% en enero con respecto al año anterior, según mostraron los datos del Gobierno, por debajo de la previsión media del mercado de un aumento del 1,9%.

La tasa de inflación subyacente de Tokio, que excluye los volátiles alimentos frescos pero incluye el coste de los combustibles, se ralentizó por tercer mes consecutivo hasta el nivel más bajo desde marzo de 2022, debido sobre todo a la caída de los precios de la energía. En diciembre se registró un aumento del 2,1%.

Otro indicador de inflación, que excluye los precios de los alimentos frescos y el combustible, y que el Banco de Japón sigue de cerca como indicador de la evolución general de los precios, subió un 3,1% en enero tras aumentar un 3,5% en diciembre.

"Muchos precios de los alimentos subieron en enero, lo que probablemente contribuyó a reducir el ritmo de aumento interanual este mes", declaró Toru Suehiro, economista jefe de Daiwa Securities. "Japón podría seguir experimentando un periodo de desinflación".

La inflación nacional lleva más de un año superando el objetivo del 2% fijado por el Banco de Japón, lo que ha generado expectativas de que la entidad ponga fin a los tipos de interés negativos este año, posiblemente en marzo o abril.

El BoJ se ha comprometido a mantener una política monetaria ultralaxa hasta que la reciente inflación, impulsada por el aumento de los costes de las materias primas y las importaciones de combustible, sea sustituida por subidas de precios causadas por una sólida demanda interna, acompañada de un aumento de los salarios.



Jamileth