Internacional - Política

Opositor Kara-Murza pide a los rusos que no se rindan tras la muerte de Navalny

2024-02-22

En enero fue trasladado a un penal en Siberia, donde estuvo en régimen de aislamiento por...

By EMMA BURROWS

Desde su celda en Siberia, el destacado opositor Vladimir Kara-Murza, pidió el jueves a los rusos que no se rindan tras la muerte de Alexei Navalny y denunció la existencia de un escuadrón de la muerte respaldado por el Estado para eliminar a los rivales del presidente, Vladímir Putin, según un video publicado en una red social.

Kara-Murza, que tiene doble nacionalidad británica y rusa, cumple una pena de 25 años por traición. Habló desde su celda durante una comparecencia por videoconferencia en un tribunal por una denuncia contra el Comité de Investigación de Rusia por lo que él considera que fueron dos intentos de envenenarlo. Alegó que la institución no investigó esos hechos de forma adecuada.

Kara-Murza es una de las figuras clave de la oposición que están encarceladas en Rusia, mientras que otros están en el extranjero o muertos. Fue declarado culpable de criticar la guerra de Rusia en Ucrania y recibió una sentencia draconiana dentro de la represión contra quienes critican la guerra y la libertad de expresión.

En enero fue trasladado a un penal en Siberia, donde estuvo en régimen de aislamiento por una presunta infracción menor.

“Le debemos (...) a nuestros camaradas caídos seguir trabajando con más fuerza y lograr aquello por lo que vivieron y murieron”, afirmó Kara-Murza en la grabación, compartido en el canal de Telegram ruso Sota.

Según el opositor, los intentos de envenenamiento se produjeron en 2015 y 2017. La primera vez estuvo al borde de la muerte por un fallo renal, aunque no se determinó la causa. Dos años después fue hospitalizado con una enfermedad similar y quedó en coma inducido. Su esposa dijo que los doctores confirmaron que había sido envenenado.

La vista de Kara-Murza del jueves se celebró tras varios meses de aplazamientos. Según el video compartido por Sota, Kara-Murza denunció la existencia de un “escuadrón de la muerte dentro del Servicio Federal de Seguridad, un grupo de asesinos profesionales al servicio del Estado, cuya tarea es eliminar físicamente a la oposición política al régimen de Putin”.

De acuerdo con su testimonio, periodistas de investigación habían demostrado que el grupo de agentes del FSB participaron en su envenenamiento, así como en el de Navalny con una sustancia neurotóxica en 2020, además de en la vigilancia al político opositor Boris Nemtsov antes de su asesinato en 2015.

El lunes, el opositor Ilya Yashin, que cumple una pena de ocho años y medio de cárcel por criticar la guerra rusa en Ucrania, dijo en una publicación compartida en su nombre en sus perfiles en redes sociales, que Putin había matado a Navalny.

“No tengo ninguna duda de que fue Putin. Es un criminal de guerra”, aseguró Yashin. “Navalny era su principal rival en Rusia y era odiado por el Kremlin. Putin tenía tanto el motivo como la oportunidad. Estoy convencido de que ordenó el asesinato”.

“Siento un vacío negro en mi interior”, añadió agregando que seguirá hablando aunque cree que también está en peligro.

El Kremlin ha negado previamente cualquier participación en la enfermedad y muerte de los opositores, incluido Navalny.

Por otra parte, la familia de Navalny está haciendo campaña para recuperar el cadáver del opositor. Su madre presentó el miércoles una demanda en un tribunal en la ciudad ártica de Salekhard ante la negativa de las autoridades a entregarle el cuerpo, reportó la agencia noticiosa estatal rusa Tass.

Se ha fijado una vista a puerta cerrada para el 4 de marzo, según la información, que citó a funcionarios judiciales.



JMRS