Internacional - Seguridad y Justicia

Hamás en Moscú: el papel mediador de Rusia en Oriente Medio

2024-02-22

Nuestro terreno es muy claro: dos Estados en las fronteras de 1967, a través de medios...

Por Jennifer Holleis | DW

Organizaciones palestinas enfrentadas se encontrarán para dialogar en Moscú. Rusia quiere reunirlas y también liberar a más rehenes. ¿Qué ventajas tiene para Moscú ser anfitrión de este encuentro?

Delegados de varias facciones palestinas viajarán a Moscú para dialogar sobre la guerra entre Israel y Hamás, así como sobre otros temas de Oriente Medio, en un "diálogo interpalestino".

El viceministro de Exteriores de Rusia, Mikhail Bogdanov, dijo a la agencia estatal de noticias rusa TASS que entre 12 y 14 organizaciones asistirán a la conferencia, que comienza el 29 de febrero y durará dos o tres días.

Esto incluye a representantes del brazo político de Hamás, la Yihad Islámica Palestina, así como Fatah, organización política que gobierna en Cisjordania ocupada, y la Organización para la Liberación de Palestina (OLP), que reúne a todos los grupos palestinos.

Los distintos grupos tienen posturas muy diferentes con respecto a temas como el reconocimiento de Israel como Estado. La OLP, liderada por Fatah, reconoció parcialmente a Israel en 1993, a cambio de un posible Estado palestino. Hamás lo ha rechazado durante años, aunque recientemente su retórica se ha suavizado.

También ha habido violencia entre los grupos. Después de que Hamás ganara las elecciones en Gaza en 2006, no pudo llegar a un acuerdo para repartirse el poder con el más moderado Fatah y estallaron los combates. Al final, Fatah abandonó la Franja de Gaza, dejando allí a Hamás a cargo. Fatah administra Cisjordania. Su autoridad gobernante allí también se conoce como Autoridad Nacional Palestina (ANP).

"Rusia no tiene ninguna hoja de ruta"

Ruslan Suleymanov, experto ruso independiente sobre Oriente Medio localizado en Bakú, dijo a DW que ya ha habido mediaciones entre los diferentes grupos, "pero nunca han sido eficaces".

En este caso, "Rusia no tiene ninguna hoja de ruta para el asunto palestino, especialmente para la Franja de Gaza, ya que sería necesario tener funciones de mediación y mantener buenos contactos tanto con Israel como con el ala paramilitar de Hamás en Gaza", afirmó Suleymanov.

En cambio, cree que los principales objetivos de Moscú son demostrar que tiene cierta influencia sobre las facciones palestinas y aprovechar el momento previo a las elecciones presidenciales en Rusia para mostrar su influencia geopolítica. Rusia elegirá presidente a mediados de marzo. Pero no hay duda de que el actual presidente Vladimir Putin ganará. Así que, "en realidad, es sólo dialogar por dialogar", aseguró Suleymanov.

Hugh Lovatt, investigador sénior de políticas del Programa para Oriente Medio y el Norte de África del Consejo Europeo de Relaciones Exteriores, se hace eco de esta opinión. "Esta cumbre rusa es una forma de demostrar que Rusia tiene la capacidad diplomática para desempeñar un papel directo en el apoyo a la unidad nacional palestina", dijo a DW. Las negociaciones de reconciliación anteriores celebradas en Moscú, Argel y El Cairo "tampoco lograron negociar un acuerdo de reconciliación duradero entre los rivales", recordó.

Fragmentación palestina

"Las divergencias entre los grupos palestinos incluyen diferencias políticas de gran alcance relacionadas con el proceso de paz y la estrategia de liberación nacional, al igual que cuestiones técnicas en términos de cómo llevar de vuelta a las instituciones de la Autoridad Palestina a Gaza", dijo Lovatt.

Hamás, clasificada como organización terrorista por Alemania, la Unión Europea, Estados Unidos y algunos Estados árabes, gobierna Gaza desde 2007. Cualquier escenario futuro de posguerra que devuelva la Autoridad Palestina a Gaza e integre políticamente a Hamás en los territorios ocupados en Cisjordania, tendría que basarse en algún tipo de entendimiento entre Hamás y la Autoridad Palestina, dijo Lovatt a DW.

Para el primer ministro palestino, Mohamed Shtayé, ésta es una posibilidad. A principios de febrero, dijo a los periodistas en la Conferencia de Seguridad de Múnich que Hamás era una parte integral de la arena política palestina. "Necesitan incorporarse a nuestra agenda política. Nuestro terreno es muy claro: dos Estados en las fronteras de 1967, a través de medios pacíficos. Los palestinos necesitan estar bajo un mismo paraguas", afirmó.

En verdad, hay problemas con esta idea. Varios países han afirmado que Hamás no debería poder desempeñar un papel en el Gobierno cuando se termine el conflicto. Israel en particular se opone a esto. También es difícil saber cómo encajaría la actitud de Hamás en torno al reconocimiento de Israel con la OLP, que ya ha reconocido a Israel.

Y, sin embargo, para Rusia, incluso si las negociaciones no van bien, la continua divergencia palestina no sería necesariamente un resultado negativo, porque así y todo ayudaría a consolidar el papel futuro de Rusia en Oriente Medio.

Rusia, mediador en Oriente Medio

Durante muchos años, Rusia logró tener estrechos vínculos con Israel a pesar de mantener también buenas relaciones con uno de los oponentes regionales de Israel, Irán. Tras el ataque de Rusia a Ucrania en febrero de 2022, las relaciones se deterioraron cuando el primer ministro israelí, Benjamín Netanyahu, no mostró apoyo a la invasión rusa y miles de rusos y ucranianos huyeron a Israel.

Sin embargo, el analista Suleymanov, radicado en Bakú, cree que Rusia tampoco puede "permitirse perder a Israel", dado que la comunidad de habla rusa es la minoría más grande en Israel, después de que cerca de un millón de personas de origen judío emigraran a ese país tras el colapso de la Unión Soviética, a principios de la década de 1990.

Por otra parte, los vínculos entre Rusia e Irán también se han estrechado. Se sabe que Irán apoya de una forma u otra a Hamás, a Hezbolá en el Líbano, a los grupos paramilitares iraquíes y a los rebeldes hutíes en Yemen. Todos ellos consideran a Estados Unidos e Israel como enemigos.

Rusia ha mantenido durante mucho tiempo vínculos con militantes palestinos y los contactos con Hamás ya han tenido cierto éxito. En octubre, el viceministro ruso de Exteriores, Bogdanov, que también es enviado especial de Putin para Oriente Medio, entregó una lista de israelíes secuestrados, de origen ruso o con doble nacionalidad, a los representantes políticos de Hamás en Qatar y pidió su liberación.

Roni Krivoi, un técnico de sonido ruso-israelí, fue liberado por Hamás el 26 de noviembre, además de 13 israelíes, como parte de un alto al fuego temporal mediado por Qatar y Estados Unidos. Como señaló el diario Washington Post en ese momento, "se convirtió en el primer hombre adulto con pasaporte israelí liberado, incluso cuando la mayoría de los intercambios involucraban a mujeres y niños".

Por todas estas razones, ser anfitrión del "diálogo interpalestino" proporcionará a Rusia una victoria sin importar los resultados.


 



aranza