Internacional - Seguridad y Justicia

Continúa ofensiva israelí contra Gaza mientras sigue incertidumbre sobre respuesta a Irán

2024-04-18

"Agradezco a nuestros amigos su apoyo en la defensa de Israel y todos sus consejos. Pero...

 

Jerusalén, 18 abr (EFE).- Israel continúa su ofensiva contra la Franja de Gaza, donde ya ha matado a cerca de 34,000 personas, en su mayoría mujeres y niños, mientras sigue la incertidumbre sobre una eventual respuesta al ataque iraní contra Israel con más de trescientos drones y misiles del pasado fin de semana.

El Ministro de Sanidad gazatí anunció este jueves que la cifra de muertos en la Franja tras 195 días de guerra ha alcanzado los 33.970 y la de heridos 76.770; aunque en un comunicado, el Gobierno de Hamás ha asegurado que entre muertos y desaparecidos, el número de víctimas se eleva a 40.970.

De los cadáveres recibidos por los hospitales de la Franja, 14.685 eran de menores y 9.670 de mujeres, según el Gobierno gazatí, que detalló que entre los fallecidos hay también 485 trabajadores sanitarios, 66 funcionarios del servicio de defensa civil y 140 periodistas.

El Gobierno controlado por Hamás informó también este jueves de que una treintena de cuerpos fueron extraídos de dos fosas comunes halladas dentro del complejo médico Al Shifa, concretamente frente al Servicio de Emergencias y al de Nefrología y que fue asaltado por las tropas israelíes.

Doce de los cadáveres ya han sido identificados, según un comunicado en el que se apunta que los cuerpos fueron enterrados "profundamente" y después se "arrojó desechos sobre ellos".

Entre los cadáveres había mujeres y ancianos además de heridos y, un numero indeterminado de cuerpos, estaban esposados y despojados de sus ropas, lo que -según el Ministerio gazatí- "indica que habían sido ejecutados a sangre fría".

Continúa la incertidumbre sobre posible respuesta israelí contra Irán

Por otra parte, más allá de la insistencia de las autoridades de Israel en su determinación de responder militarmente a Teherán, tras el ataque lanzado la noche del sábado al domingo desde Irán con más de trescientos drones y misiles, se desconocen todavía los detalles o las opciones que baraja el país.

El miércoles, tras reunirse en su oficina de Jerusalén con el ministro de Asuntos Exteriores británico, David Cameron, y su homóloga alemana, Annalena Baerbock, el primer ministro israelí, Benjamín Netanyahu, quiso dejar claro que nadie le va a dictar cómo responder al ataque de Irán.

"Agradezco a nuestros amigos su apoyo en la defensa de Israel y todos sus consejos. Pero quiero ser claro: tomaremos nuestras decisiones nosotros mismos", aseveró el mandatario al inicio de una reunión con los miembros de su Gobierno.

En este sentido, la portavoz del Gobierno israelí volvió a insistir en que Israel tomará sus propias decisiones, independientemente de las presiones externas y se limitó a asegurar que "ahora depende del primer ministro y del Gabinete de Guerra la decisión de cuándo y cómo responder".

Preocupados por las consecuencias de una eventual respuesta, los jefes de Estado y de Gobierno de la Unión Europea llamaron también el miércoles a la “máxima moderación”, tras el ataque iraní para evitar que se extiendan las tensiones a la región, e instaron a un alto el fuego inmediato en Gaza.

“El Consejo Europeo hace un llamamiento a Irán y a sus representantes para que cesen todos los ataques e insta a todas las partes a que actúen con la máxima moderación y se abstengan de toda acción que pueda aumentar las tensiones en la región”, indicaron en unas conclusiones.

De momento, en un claro apoyo sin fisuras a Israel, el presidente de EU, Joe Biden, anunció este jueves nuevas sanciones a Irán, dirigidas contra su Guardia Revolucionaria y el Ministerio de Defensa, por el ataque contra Israel.

Israel sigue decidida a irrumpir en Rafah, en el sur de Gaza

La portavoz del Gobierno israelí evitó hoy responder con claridad cuando fue preguntada por un periodista sobre informaciones que apuntan a que Israel habría aceptado renunciar a un ataque militar contra Irán a cambio de obtener luz verde para lanzar una ofensiva contra Rafah, en el sur de Gaza y hogar de 1,4 millones de palestinos, en su mayoría desplazados, que viven hacinados.

Sin embargo, sí que insistió en que en el Ejército irrumpirá en Rafah para, según aseguró, "acabar con los cuatro batallones de Hamás que se mantienen (en Rafah)".

Organizaciones humanitarias internacionales han advertido de una aún mayor catástrofe en caso de que el Ejército israelí ataque esta región meridional de Gaza.

En Israel, la ONG minoritaria Standing Together, integrada por israelíes y palestinos, ha convocado protestas en varias ciudades del país este fin de semana para pedir al Gobierno que evite una guerra regional, que alcance un alto el fuego en Gaza y que llegue a un acuerdo para la liberación de los secuestrados en manos de Hamás.



aranza