Internacional - Población

Yazidíes aún están afectados luego de tres años de ataque de Estado Islámico

2017-08-03

Casi 3,000 mujeres y niños yazidíes continúan capturados por Estado...

 

SINJAR, Irak (Reuters) - La comunidad de los yazidíes de Irak conmemoró el jueves tres años desde que Estado Islámico lanzó lo que Naciones Unidas consideró una campaña genocida en su contra, pero sus tribulaciones están lejos de haber terminado, pese a la expulsión de los militantes yihadistas.

Combatientes de Estado Islámico fueron expulsados de la última parte del hogar de los yazidíes en el norte de Irak en mayo. Sin embargo, la mayoría aún no han vuelto a las aldeas de las que huyeron cuando EI invadió Sinjar en el verano boreal de 2014, matando y capturando a miles de personas debido a su fe.

Casi 3,000 mujeres y niños yazidíes continúan capturados por Estado Islámico y el control de Sinjar es disputado por facciones armadas rivales y sus jefes regionales. Además, aún no se ha aplicado justicia por los crímenes sufridos por los yazidíes, incluyendo la esclavitud sexual.

"La herida de los yazidíes aún sangra", dijo un hombre a Reuters en una ceremonia a la que asistieron miles de personas, incluyendo el alcalde y otras figuras locales, en un templo al pie de la montaña emplazada en Sinjar. "Los kurdos y el Gobierno iraquí están peleando por Sinjar y estamos pagando el precio".

Una comisión de investigación de derechos humanos de la ONU, que declaró como genocidio la matanza de miles de yazidíes, dijo el jueves que las atrocidades no han terminado y que la comunidad internacional no está haciendo lo suficiente para detenerlas.

"El genocidio está en curso y continúa mayormente desatendido, pese a la obligación de los estados (...) de impedir y castigar el crimen", afirmaron los miembros de la comisión en un comunicado.

Al menos 9,900 yazidíes de Irak fueron asesinados o secuestrados durante el ataque de EI en 2014, según un estudio publicado en la revista PLOS Medicine, publicada por la Public Library of Science, que documenta el sufrimiento de los yazidíes y que podría usarse como evidencia en un juicio por genocidio.

La comisión de la ONU dijo que hay informes de que mujeres y niñas esclavas están siendo vendidas por combatientes de Estado Islámico que intentan escapar de la incursión liderada por Estados Unidos en Raqqa, su bastión en Siria. 



arturo