Nacional - Política

Alfonso Romo, figura clave detrás de López Obrador

2018-06-24

Alfonso Romo, un hasta hace poco tiempo desconocido empresario, es considerado una de las figuras...


(ANSA) - CIUDAD DE MEXICO, 24 JUN - Alfonso Romo, un hasta hace poco tiempo desconocido empresario, es considerado una de las figuras clave detrás de la exitosa campaña del candidato izquierdista a la presidencia Andrés López Obrador.
    
Nacido en el estado de Nuevo León, norte, donde se ubican las sedes de los grandes conglomerados industriales del país, Romo logró la hazaña de atar el cabo suelto que impedía al favorito a ganar las presidenciales ampliar su aceptación en uno de los sectores más díscolos a sus propuestas. "Entre otras tareas, fue el tejedor de puentes entre el gran capital y Andrés Manuel", que se perfila para ganar las elecciones del 1 de julio, afirmó el académico Sergio Aguayo, de El Colegio de México (Colmex).
    
El acercamiento de Romo con el "terremoto político" de las elecciones del domingo, se remonta al 2011, cuando según recuerda Aguayo, el líder del partido Movimiento Ciudadano, Dante Delgado, lo convenció para que visitara a Andrés Manuel.
    
Delgado luego rompió con López Obrador y su partido se convirtió en socio de la alianza que postuló al abogado conservador y ex diputado federal Ricardo Anaya, el principal rival de aquél.
    
"El empresario quedó impresionado pero, cauteloso, ordenó un estudio sobre López Obrador. Lo trató, dice, 'como si fuera a comprar un negocio'", afirmó Aguayo.
    
Romo viajó a Washington a investigar si tenía una relación con el chavismo venezolano "o similares", como señalan sus enemigos y después de un tiempo, satisfecho de su indagatoria, Romo "se subió al barco" de López Obrador.
    
Designado uno de los 300 líderes más importantes del país, Romo señaló que su labor se centró en "quitar las percepciones negativas" sobre el candidato y crear "primero confianza, segundo confianza, tercero confianza".
    
"Vamos a crear la red de confianza más importante que se ha creado en este país", señaló Romo, de 68 años, sobrino-nieto de una de las figuras patrias más veneradas del panteón cívico mexicano, Francisco I. Madero, un ex terrateniente con perfil intelectual.
    
Madero, presidente del país tras la sangrienta dictadura de Porfirio Díaz, obligado a renunciar en mayo de 1911 y exiliado en Francia, fue asesinado el 22 de febrero de 1913 durante la llamada "Decena Trágica", un golpe de Estado perpetrado por el general Victoriano Huerta, que se autoproclamó su sucesor.
    
Romo también se encargó de la elaboración del Proyecto de Nación, el plan de gobierno del candidato postulado por el Movimiento de Regeneración Nacional (Morena), que fundó y dirigió, apoyado por el Partido del Trabajo (izquierda) y Encuentro Social (PES, derecha evangélica).
    
Además, López Obrador le dio el rol de "coordinar el gabinete" como jefe de la Oficina de la futura presidencia y de elaborar un plan para los primeros seis meses de gobierno.
    
El empresario, que vendió parte de sus acciones en grandes compañías como Seminis, Cigarrera La Moderna y la aseguradora Comercial América a fin del siglo XX, describió a López Obrador, en una entrevista reciente a la revista Forbes México, como "un hombre muy sencillo, sensible, inteligente, muy culto.
    
Romo no estuvo exento de ataques y críticas, y de hecho se considera que es visto con desconfianza y recelo por los propios empresarios de Monterrey, capital de varios "holdings".
    
En especial, el diario estadounidense The Wall Street Journal cuestionó su "ética de negocios".
    
El diario enunció que en 2002 vendió a bajo costo las acciones de Savia, una de sus empresas, pero se quedó con una participación que tiempo después le dio ganancias de cientos de millones de dólares, a espaldas de sus socios originales.
    
La denuncia puso en duda la imagen de honestidad que se ha labrado pacientemente no sólo Romo sino el propio candidato presidencial. Sin embargo, el aspirante de Morena le reiteró su espaldarazo y lo calificó como un "empresario ejemplar". Dentro de una semana, unos 89 millones de ciudadanos han sido convocados a votar por un presidente, 9 gobernadores y 628 legisladores del Congreso bicameral.



JMRS