Nacional - Política

Peña Nieto empieza a despedirse y defiende su legado

2018-09-03

Este año, para despedirse, Peña eligió transmitir una serie de mensajes...

 

(ANSA) - CIUDAD DE MEXICO, 2 SET - La cuenta regresiva para el traspaso del poder en México inició con la entrega del presidente Enrique Peña de su último informe anual de gestión al Congreso, en el cual defendió firmemente su legado, aunque la oposición lo acusó de dejar al país "en ruinas".
    
El acto fue meramente protocolario y el líder de la Cámara de Diputados, Porfirio Muñoz Ledo, y el presidente del Senado, Martí Batres, se limitaron a recibir el reporte de manos del ministro de Gobernación, Alfonso Navarrete.
    
Con ello, se abrió un impasse de tres meses previos a la entrega del poder presidencial el próximo 1 de diciembre, que pondrá fin a 77 años de hegemonía del gobernante Partido Revolucionario Institucional (PRI). El lunes, Peña tiene previsto pronunciar un mensaje oficial en el Patio de Honor de Palacio Nacional, ante gobernadores, legisladores, magistrados de la Suprema Corte, miembros de su gabinete y diplomáticos, entre otros, que tendrá sobre todo un contenido meramente político.
    
Antes de la entrega del informe en la apertura del primer período de sesiones del Congreso, ahora dominado por la oposición de izquierda, los jefes de las bancadas emitieron una postura sobre el último año de la gestión de Peña Nieto.
    
El jefe de la bancada del Partido Movimiento de Regeneración Nacional (Morena), que sustituye al PRI como la nueva mayoría en ambas cámaras, Mario Delgado, acusó a Peña de "entregar un país en ruinas, lleno de corrupción, impunidad, despilfarro, con una burocracia privilegiada".
    
Además, censuró el "creciente endeudamiento, el saqueo a las finanzas públicas, el crecimiento económico insuficiente, las reformas privatizadoras, la violencia, las desapariciones, las extorsiones y la pobreza".
    
"Nos dejan la casa muy sucia, por más que la pinten de blanco", afirmó Delgado, al señalar que con esta sesión "inicia la salida de la larga noche de violencia, estancamiento económico, pobreza y corrupción". En el pasado, esta fecha era conocida como "La Fiesta del Presidente" y comenzaba desde muy temprano con entrevistas televisivas a la familia del mandatario, un recorrido en auto descubierto por las principales avenidas, en medio de vallas de personas que lo aplaudían y su arribo triunfal al Congreso.
    
Sin embargo, a partir de 2007, cuando asumió Felipe Calderón, seis años después de que el PRI fue desbancado del poder en 2000, por primera vez en 71 años, se suspendió la "celebración republicana".
    
La razón fue que cada año la oposición convertía ese acto en una especie de "aquelarre" y aprovechaba los reflectores para gritar consignas y realizar actos teatrales que exhibían los errores y fiascos del presidente en turno.
    
Este año, para despedirse, Peña eligió transmitir una serie de mensajes publicitarios de apenas un minuto de duración en los cuales hace un resumen de su trabajo en distintos ámbitos, los cuales han generado cuestionamientos por el gasto que representa su divulgación.
    
En su informe escrito, Peña insistió en que el país "sí avanzó" y que cumplió el 95% de los compromisos que planteó al iniciar su gestión.
    
"Llegué aquí con la confianza de la gente, que he honrado a partir de los resultados y del cuidado que he tenido con la nación, para dejar un México que está creciendo", afirmó al indicar que cumplió con su propósito de "mejorar de manera integral la calidad de vida de las personas" en extrema pobreza, unos siete millones de personas.
    
Peña, sin embargo, no cumplió con su propósito de impulsar un crecimiento económico de hasta 5,3% en 2018, pues el país ha registrado un 2,3% en los seis años de gestión el mandatario, es decir, menos de la mitad.
    
El jefe de Estado también ofreció acabar con el crimen, pero el año pasado se registró el índice de homicidios intencionales más alto en dos décadas, con más de 109,000 asesinatos, contra 104,000 de su antecesor, Felipe Calderón, quien lanzó la "guerra contra las drogas, en 2006, con apoyo de las Fuerzas Armadas.
    
Peña entregará el poder el 1 de diciembre con el índice de popularidad más bajo de prácticamente todos sus antecesores, pues lo apoya apenas uno de cada 5 ciudadanos.



Jamileth