Nacional - Seguridad y Justicia

López Obrador lanza la guerra contra el robo combustible

2018-12-27

Se trata de un plan conjunto en el que intervendrán 15 dependencias del gobierno, incluidos...

 

(ANSA) - CIUDAD DE MEXICO.- El presidente Andrés López Obrador anunció hoy una "guerra" contra el robo de combustible, conocido como "huachicoleo", y dijo que se combatirá con mano dura "dentro y fuera" del ente gubernamental Petróleos Mexicanos (PEMEX).
    
Se trata de un plan conjunto en el que intervendrán 15 dependencias del gobierno, incluidos los ministerios de Defensa y Marina, para evitar esta práctica, en la cual a su juicio "la corrupción juega un papel importante".
    
El mandatario señaló que se detectó una red de ladrones de combustible dentro de PEMEX y que ya fueron detenidas tres personas, por lo que convocó a los trabajadores de la petrolera "para que nos apoyen, nos ayuden a que se logre el propósito de cero corrupción".
    
López Obrador llamó también a los concesionarios y dueños de distribuidoras de carburante en el país para que "no vendan gasolinas robadas, de procedencia ilícita", así como a los compradores, contratistas, transportistas y mexicanos en general.
    
La idea es evitar que adquieran combustibles ilícitos, que han sido "robados a la nación, al pueblo", afirmó.
    
En 2017, el robo de combustible aumentó un 50% respecto al año precedente, lo que representa pérdidas por unos 1,500 millones de dólares.
    
El jefe de Estado señaló que el robo de combustible tanto de la red de ductos del subsuelo como de los centros de almacenamiento equivale al presupuesto anual del principal ateneo del país, la Universidad Nacional Autónoma de México (UNAM).
    
Como parte de la estrategia, se dio a conocer una "hot line" para denunciar informes que conduzcan a desmantelar las mafias del robo de gasolina.
    
El lucrativo negocio del robo de combustible tiñe de rojo desde hace varios meses una extensa zona del centro y sur del país, en particular los estados de Guanajuato y Puebla, sin que el gobierno haya sido capaz hasta ahora de contenerla.
    
Los expertos consideran que el Estado "lleva perdida la guerra por el huachicol", como se denomina al combustible en el lenguaje popular, tomada de una palabra indígena que designa al alcohol adulterado.
    
"Sin estrategia que funcione, autoridades de los tres niveles de gobierno parecen atadas de manos ante el robo de hidrocarburos", señaló hace poco el portal Sin Embargo. El robo de combustible surgió como una de los nuevos nichos en la estrategia de diversificación del crimen organizado, más prometedor que otras actividades ilegales como el tráfico de drogas, el secuestro o la extorsión.
    
Y es que que resulta cada vez más fácil succionar el crudo de la vasta red de ductos subterráneos que cruza al país con apoyo de expertos y de equipo sofisticado, aunque no es improbable que de vez en cuando se registren accidentes, principalmente explosiones e incendios, por una extracción con equipo inadecuado y con personas poco diestras.
    
Una de las zonas donde la disputa es más encarnizada es el llamado "Triángulo Rojo", en el estado de Puebla, al oriente de la capital, donde militares y marinos han enfrentado a células del Cártel Jalisco Nueva Generación, Los Zetas, Cártel del Golfo y Cártel de Santa Rosa de Lima.
    
En Puebla, la situación ha llegado a niveles incontrolables al grado de que algunos alcaldes y hasta ex gobernadores han sido acusados de vínculos con este lucrativo negocio clandestino.
    
De hecho, una de las hipótesis de la muerte hace unos días de la gobernadora de Puebla, Martha Alonso y su esposo el dirigente parlamentario Rafael Moreno Valle, fue que podrían haber sido asesinados por la mafia del robo de combustible, aunque las autoridades insisten en que se trató de un accidente.
    
Desde su campaña, López Obrador ha prometido reformas con penas más enérgicas para todas las variantes del robo de combustibles.
    
Hasta ahora, la guerra contra el crimen lanzada por el gobierno hace 12 años suma 240,000 muertos, unos 37,000 desaparecidos y unos 300,000 desplazados.
    
Informes de inteligencia de la Comisión Nacional de Seguridad Pública del ministerio de Gobernación tienen identificadas a 15 bandas vinculadas con el robo de combustible.



Jamileth