Agropecuaria

¿"Guerra del tomate" con Estados Unidos?

2019-02-12

Los especialistas anticiparon que una ruptura del convenio podría traer pérdidas para...

 

(ANSA) - CIUDAD DE MEXICO, - Los tambores de una "guerra del tomate" entre México y Estados Unidos resuenan cada vez más fuerte ante las fuertes presiones de productores de Florida al Departamento de Comercio de su país para cancelar un acuerdo que da ventajas arancelarias a exportadores mexicanos.
    
Los especialistas anticiparon que una ruptura del convenio podría traer pérdidas para los agricultores mexicanos de 400 a 600 millones de dólares, dado que la venta al exterior totales ascienden a unos 2,000 millones de dólares.
    
En diciembre pasado, la Florida Tomato Exchange pidió la eliminación de los precios de referencia y que se reactive la investigación por "dumping" (competencia desleal) contra el tomate mexicano, iniciada en 1996, suspendida tras la firma del Acuerdo.
    
En respuesta, el Departamento de Comercio de Estados Unidos anunció el jueves pasado que planea reanudar una investigación antidumping, ante la presunción de los cultivadores de Florida de que su contraparte mexicana vende tomates a precios inferiores a los del mercado.
    
En 1996 se inició de investigación por dumping y daño en contra del tomate de Estados Unidos por exportaciones mexicanas, pero luego se suspendió y hubo un acuerdo entre productores mexicanos, de Estados Unidos y gobierno de este último país para establecer un precio mínimo.
    
El instrumento se renovó en cuatro ocasiones, la última en 2013, y ahora vence en 2019, según Luz María de la Mora, viceministra de Comercio.
    
El Departamento de Comercio dijo a legisladores que tiene la intención de retirarse del convenio, ante la preocupación del sector estadounidense del tomate.
    
Según sus argumentos, la participación de México en el mercado en Estados Unidos aumentó de 32 a 54%, mientras que la de los productores locales bajó del 65 al 40%.
    
El pacto de 2013 estableció precios mínimos de "referencia" para los tomates mexicanos, se acordó para evitar una temida guerra comercial si Estados Unidos decidía imponer aranceles antidumping.
    
En caso de proseguir la queja, la comisión de Comercio Internacional de Estados Unidos decidirá en un lapso de cuatro meses si efectivamente hay "daño a la producción de tomate en Estados Unidos".
    
La semana pasada, cerca de 50 legisladores estadounidenses encabezados por el influyente senador Marco Rubio le escribieron al secretario de Comercio, Wilbur Ross, para pedirle tomar "medidas rápidas" sobre el tema argumentando que desde 1996, cientos de cultivadores en todo el país abandonaron el negocio.
    
Existe la posibilidad de que la Comisión rechace la demanda y determine que "no hay daño, y entonces el tomate pueda exportarse libremente a Estados Unidos", pero también de que haya una resolución negativa.
    
La viceministra de Economía señaló que se va a defender a los productores de tomate de México en Estados Unidos y se negociará con el Departamento de Comercio.
    
La Confederación de Asociaciones Agrícolas del Estado de Sinaloa expresó que la petición de los productores de Florida no significa que el Acuerdo se termine, y dijo que se trata de una demanda "irracional", dado el gran volumen de tomates mexicanos que se envían a Estados Unidos.
    
"Los productores mexicanos que desde 1996 hemos cumplido con todas nuestras obligaciones en el Acuerdo, estamos desconcertados de que los productores de Florida hayan hecho esta petición", afirmó el organismo que nuclea a los agricultores mexicanos.
    
La entidad recordó que en 22 años del Acuerdo, los productores norteamericanos nunca manifestaron inconformidad de manera formal y sus quejas más recientes, relacionadas con la supresión de precios, contradicen la información del Departamento de Agricultura de Estados Unidos.

e a una uniformidad absoluta de disciplinas, observancia, y aun hábito, de acuerdo con el modelo de Inde; se nombrarían visitadores para que vigilaran la observancia de la regla según las constituciones. El nuevo plan sería lanzado en la asamblea de abades en Aquisgrán en 817. "Pero planear es una cosa," el Sr. Bishop agrega, "y llevar al cabo es otra. Es claro que en la asamblea general de abades, Benito, respaldado como estaba por el emperador para conservar la paz y poder llevar a cabo reformas substanciales, tuvo que renunciar a muchos detalles de observancia que él estimaba mucho. Parece que esto mismo afirma su biógrafo y amigo Ardo, quien había observado todo personalmente. Sin embargo, los decretos de esta asamblea, de la cual era Benito al mismo tiempo autor, alma y vida fueron un punto decisivo en la historia de los benedictinos, porque éstos formaron la base de la legislación y práctica posterior. Después del gran fundador, Benito de Nursia, ningún otro hombre ha influido tanto en el monasticismo occidental como lo hizo el segundo Benito, el de Aniane." ("Liturgia Histórica," 1918, pp. 212-213).

Pocos de los entendidos en esta materia tienen tanto derecho para opinar sobre la historia monástica del siglo nueve, como Edmud Bishop.

Estas palabras suyas forman un tributo notable a la obra que el gran reformador monástico llevó al cabo; pero, como ha señalado Dom David Knowles, su influencia fue bastante diferente de la de Benito de Nursia: "Benito de Aniane nunca fue un guía espiritual para monjes."



regina