Nacional - Seguridad y Justicia

El misterio de 22 desaparecidos

2019-03-13

Mientras los interrogantes sobre el tema se multiplican cada vez más, el propio presidente...

Por Marcos Romero

(ANSA) - CIUDAD DE MEXICO, 12 MAR - Un completo misterio rodea el caso de 22 migrantes desaparecidos, supuestamente secuestrados por bandas criminales en una zona muy peligrosa del estado de Tamaulipas, fronterizo con Texas, en medio de contradicciones y desmentidas oficiales.
    
Mientras los interrogantes sobre el tema se multiplican cada vez más, el propio presidente Andrés López Obrador abordó el tema hoy en su habitual conferencia matutina.
    
El mandatario afirmó que se investiga una hipótesis de que el presunto plagio sería, en realidad, una forma que utilizan los traficantes de personas para introducirlas a Estados Unidos. "No es que hayan desaparecido, sino que cruzan así la frontera. Ya van dos casos en este gobierno parecidos", afirmó el jefe de Estado en el Palacio Nacional, al señalar que hasta el momento "no se cuentan con indicios" de que los 22 migrantes que iban a bordo de un pulman de pasajeros "hayan desaparecido".
    
Sin embargo, el lunes la propia Fiscalía General de la República confirmó la desaparición de los pasajeros, la mayoría centroamericanos, que viajaban desde el puerto de Tampico, costas del Golfo de México, a Reynosa, frontera con Texas.
    
El vehículo habría sido interceptado el pasado día 7 en un segmento de la ruta por hombres armados, a la altura de la comunidad conocida como Palo Blanco. El gobernador de Tamaulipas, Francisco García, afirmó que no se han presentado denuncias de desaparición en el estado, aunque el ministro de Seguridad Pública, Alfonso Durazo, primero dijo que los migrantes iban escoltados por la Policía Federal y luego se desdijo.
    
También existen versiones distintas sobre la cifra de desaparecidos, pues algunos medios hablan de 22 y otros de 19.
    
El rapto de extranjeros sin documentos no es una novedad en la región de San Fernando, donde el 22 de agosto de 2010 fueron secuestrados y luego asesinados 72 foráneos por la banda de Los Zetas, que les exigían integrarse a su organización.
    
Entre las víctimas de esa masacre, que generó una gran conmoción internacional, había no sólo centroamericanos, sino también ecuatorianos y brasileños.
    
El analista en temas de seguridad Héctor de Mauleón señaló que antes del secuestro masivo reciente, grupos del crimen organizado habían secuestrado tres semanas antes, el 19 de febrero último, a los pasajeros de dos autobuses. De uno de ellos bajaron a 25 personas que se llevaron "con rumbo desconocido", señaló el comentarista, citando un parte de la División de Seguridad Regional de la Policía Federal.
    
Según otro informe oficial, también de la Policía Federal, al día siguiente fue interceptado otro bus por tres camionetas, de las que bajaron 14 personas. Presuntos delincuentes dijeron a los agentes que dejara de escoltar autobuses porque "la empresa está perdiendo", en referencia a la organización delincuencial, según el reporte.
    
"Lo cierto es que la información fue ocultada y el horror de los secuestros colectivos está de vuelta en Tamaulipas", dijo De Mauleón.
    
Los criminales suelen exigir a las familias de migrantes el pago de un rescate, aunque también suelen proponerles ingresar a las filas de su banda a cambio de no hacerles daño, según diversos testimonios.
    
Ante el temor que suscitan esos secuestros, desde el 12 de octubre pasado se organizaron una serie de caravanas migratorias que han permitido el ingreso al país de al menos 20,000 personas.
    
Algunas de ellas han recibido asilo de parte del gobierno de López Obrador, otras han sido detenidas y deportadas y unas más lograron llegar a la frontera e ingresar a Estados Unidos, pero fueron arrestados mientras se procesa su petición de acogida. Cada año entran a México al menos 400,000 centroamericanos en busca del "sueño americano".
    
Sin embargo, en los últimos meses, ante el ofrecimiento del nuevo mandatario de otorgarles un visado humanitario, que incluye un empleo y servicio médico, así como facilidades para la educación de los niños, muchos se han quedado en el país.



regina