Internacional - Política

Trump supedita la agenda política al fin de las pesquisas de los demócratas

2019-05-22

Los problemas derivados de la trama rusa, en definitiva, no han terminado para el presidente.

Por Amanda Mars, El País

Washington 22 MAY 2019 - 15:27 CDT Donald Trump terminó este miércoles de forma abrupta una reunión con los líderes demócratas del Congreso y convocó por sorpresa a la prensa para anunciar que dejaría de negociar y trabajar con la oposición si esta no cesa las investigaciones sobre él y sus negocios. La cita en la Casa Blanca con la presidenta de la Cámara de Representantes, Nancy Pelosi, y el senador por Nueva York Chuck Schumer, debía girar en torno a un ambicioso plan de inversión en infraestructuras de dos billones de dólares, pero el espectro de la injerencia rusa en las elecciones de 2016 y las finanzas del republicano alteraron el guion.

Trump llegó a la reunión, evitó estrechar manos y criticó unas acusaciones que Pelosi había hecho esa misma mañana, según informaron fuentes demócratas a los periodistas que aguardaban en la Casa Blanca. Apenas tres minutos después del inicio del encuentro, salió de la sala y se dirigió a los medios comunicación, que habían sido convocados en el jardín de las rosas sin saber oficialmente para qué, pero con una buena pista, pues los empleados habían colocado un atril con el lema “No colusión, no obstrucción”, en referencia al resultado del informe del fiscal especial Robert S. Mueller sobre la trama rusa.

Pero el fiscal especial señala en el informe que el hecho de que un presidente no sea imputable mientras está en el cargo, según la doctrina del Departamento de Justicia, influye en esa indefinición. Además, la mayoría demócrata en la Cámara de Representantes está pidiendo las comparecencias de cargos de la Administración de Trump para explicar los capítulos más oscuros y también tratan de que el magnate haga públicos documentos bancarios y fiscales que le pueden suponer un quebradero de cabeza.

Los problemas derivados de la trama rusa, en definitiva, no han terminado para el presidente. En ese contexto, Pelosi dijo por la mañana que Trump se estaba llevando a cabo un “encubrimiento” por impedir que el exabogado de la Casa Blanca, Don McGahn, testifique. Es el comentario que este le reprochó en declaraciones a los medios después de salir del encuentro. “En lugar de ir contento a la reunión, fui a mirar a la gente que había dicho que yo estoy encubriendo cosas”, dijo. “Les dije que quiero hacer infraestructuras, más que ellos”, añadió, pero “no se puede hacer en estas circunstancias, así que acaben con estas investigaciones falsas”.

Para Schumer, el supuesto arrebato no era tal. “Está claro que no es algo espontáneo”, dijo el senador. De momento, un principio de acuerdo sobre infraestructuras, que parecía un rareza en tal momento de fractura política en Estados Unidos, ha entrado en vía muerta.El presidente republicano ya advirtió de represalias el pasado noviembre, al día siguiente de las legislativas, si seguían las pesquisas. Los demócratas acababan de recuperar el control de la Cámara de Representantes y con ello el poder de impulsar investigaciones y comparecencias incómodas para Trump. “Pueden jugar a eso, pero nosotros lo podemos jugar mejor porque tenemos una cosa llamada Senado y un montón de cosas cuestionables que han hecho, como las filtraciones de información clasificada y otras cosas que no deberían haber ocurrido”, afirmó Trump.

Los demócratas no se han olvidado del asunto en absoluto. Reclaman ver todo el Informe Mueller (una parte se censuró por seguridad o investigaciones en curso) y, muy especialmente, sus cuentas. Aunque el partido vive su propia división entre los que opinan que lo conocido hasta ahora justificaría impulsar un proceso de impeachment (destitución) y los que lo consideran un error político que le favorecería de cara a su reelección en 2020.   



regina