Mensajería

Con un libro al mar o a la montaña

2021-06-25

Hay ciudades universitaria en las que un buen grupo de universitarios están disponibles para...

Por P. Felipe Santos sdb 

Leer es una respuesta actual nuestra alma, una comida, un placer y una terapia global, aunque no te lo creas mucho.

El gran experto en libros, el americano Harold Bloom, confiesa: “ Leer bien es uno de los grandes placeres que nos puede conceder la soledad porque, al menos según mi experiencia, es el más terapéutico de los placeres”.

Lo que me agrada ante todo es leer bien lo que me gusta según la edad, los tiempos y los modos adecuados personalmente a cada uno.

Debemos admitir por experiencia que el máximo placer y ventaja de la lectura es entender la vida.

No importa si tenemos entre la manos el libro del autor que sea...

El agudo lector e intérprete Claudio Magris nos dice que la lectura no sirve de nada , sino para esto. Otras formas lingüísticas y temas nos comunican que una página es una manifestación de lo divino escondido en la cotidianidad.

“La lectura- como el amor, la amistad o incluso la simple mirada al mar o a los colores de la estación- debería ser un momento privilegiado para vivir el presente, adherirse a la epifanía de la vida revelada por una página que se lee , no porque sirva para una dibujo que hay que hacer, sino porque nos lleva a mirar mejor la sisa o el dolor”...

Magris indica que la lectura de los autores europeos modernos es como una viaje hacia la patria del alma, un absoluto irreparable en la cultura de hoy, a la que la faltan certezas del pasado y valores que antes apasionaron a los poetas y narradores antes de la primera crisis del Decandentismo europeo. Además está, como para Ulises, en su tierra natal, con su esposa e hijos, el cielo y el perro de la casa.

Siempre, pero sobre todo en la época estival se multiplican las invitaciones culturales del libro. El de todo consiste en divertirse en compañía de loa autores que elijas. Hay obras de lírica, narrativa y enciclopedia y propuestas modernas en Cd-Rom.

Recuerda el film Fahrenheit 451. Todo el mundo se preocupa de aprender de memoria los libros antes de que los quemen. Hoy hay profesores jóvenes que hacen una lista de libros interesantes para leer en vacaciones. Y profesores mayores que, en lugar de hablar ellos, invitan a algún escritor- fuera del horario escolar- para que con su encuentro se animen a leer.

Hay ciudades universitaria en las que un buen grupo de universitarios están disponibles para programar y animar los intercambios entre estudiantes y autores.

Una escuela superior ha realizado durante años un Plan de lectura con títulos de autores de una época determinada y con finalidades de compromiso progresivo, géneros y tendencias ideológicas diversas con el fin de lograr. Al fin de cinco años, una idea global de los escritores de esa época o siglo.

Otros, aprovechando los periódicos, se han especializado en la pedagogía juvenil con el estudio de los derechos humanos mediante artículos, canciones, películas...

Con todo esto se consigue que te pongas en contacto con la grandeza humana y la fidelidad valiente de quienes con sus escritos han contribuido al significado de la existencia que, al fin y al cabo, consiste en la voluntad de existir.

Ellos han dejado en el mundo las huellas indelebles de su propio amor y valor, de su propia fe y esperanza, de su propia seriedad y del compromiso por el deber llevado a cabo con plena conciencia de su naturaleza y de sus destino.

Lee libros para adentrarte en el alma de quienes te precedieron o incluso de quienes viven pero que dan a la vida un enfoque precioso y distinto a la vulgaridad y mediocridad reinantes en hoy en la sociedad.

Un libro en el mar o en la montaña. Una gran amistad.



aranza