Deportes

El millonario negocio de vestir a un equipo, aunque no sea para jugar

2021-12-10

El argentino paseó su polo de color pistacho por los estadios por el simple hecho de que en...

 

Barcelona, 10 dic (EFE).- Desde su llegada al banquillo del Barça, Xavi Hernández no se ha separado durante los partidos de su plumífero de la marca italiana Moncler, valorado en unos 1,000 euros, que ya había lucido en algunas ocasiones mientras dirigía al Al Saad cuando las temperaturas cataríes permitían el uso de algo más que la manga corta.

Algunos entrenadores optan por el traje para dirigir a sus conjuntos y otros por el chándal del club, pero Xavi ha decidido situarse en un punto intermedio como en su día hizo el ‘Tata’ Martino cuando entrenó al Barça. El argentino paseó su polo de color pistacho por los estadios por el simple hecho de que en su debut con el conjunto azulgrana se lo puso y ganó.

Moncler no es una marca cualquiera y tiene relación con el fútbol más allá de Xavi. De hecho, acaba de firmar un contrato con el Inter de Milán para ser su proveedor de la ropa de paseo durante los próximos tres años, una categoría de patrocinio que precisamente ha dejado de tener el Barça en un momento en el que está muy necesitado de dinero.

El club azulgrana finalizó este verano su contrato con la marca estadounidense Thom Browne y la mejor posicionada para relevarla era la sueca H&M, con la cual el Barça tenía prácticamente cerrado el acuerdo, que hubiese sido cercano a los tres millones de euros anuales. Pero las negociaciones se rompieron a causa de un conflicto político que ha comportado que este curso los jugadores estén luciendo ropa del club en sus desplazamientos.

H&M está viviendo un periodo de boicot en China a causa de su compromiso de no comprar algodón de la región de Xinjiang por el supuesto uso de trabajo forzoso en el sector, en la que se habría explotado a trabajadores de la minoría musulmana uigur, según diversas organizaciones civiles.

Ante esta situación, el Barça prefirió evitarse conflictos con el gigante asiático, con el que tiene muchos intereses comerciales. Sin ir más lejos, uno de los patrocinadores globales es Oppo, fabricante chino de productos electrónicos que aporta al club azulgrana una cifra superior respecto la que hubiese comportado la entrada de H&M.

Además, otro patrocinador del Barça es la empresa de seguros Taiping Life Insurance, propiedad del gobierno chino.

Curiosamente, el mercado asiático fue el que salvó gran parte de las ventas de Moncler durante el 2020 en la parte más dura de la pandemia a nivel comercial. De todas maneras, la marca italiana cerró el ejercicio con una caída del negocio del 12% (una facturación de 1.440 millones de euros por una de 1.628 el 2019).

En marzo de 2021, el consejero delegado de Moncler, Remo Ruffini, vendió el 3.2% de la empresa a un ‘pool’ de inversores institucionales por 400 millones de euros. Esta operación valoró la marca italiana en 12,500 millones.

Precisamente este año Moncler ha abierto su segunda ‘flagship store’ (tiendas más representativas de la marca) en España, ubicada en la calle Serrano de Madrid. La primera fue la de Paseo de Gracia de Barcelona, abierta en 2020. Quizá allí Xavi Hernández compró su plumífero de confianza.



aranza