Internacional - Finanzas

Criptomonedas para ciudades atraen a entusiastas y críticos

2022-02-09

El resto se reparte entre otros inversores en Miami Coin. La forma en que está...

Por THALIA BEATY

NUEVA YORK (AP) — Un pequeño grupo de entusiastas de las criptomonedas tiene una oferta que algunas ciudades de Estados Unidos podrían no rechazar.

El grupo City Coins está pidiendo a Miami y Nueva York que acepten el equivalente a millones de dólares en una nueva criptomoneda, y al menos parte del dinero es real: la semana pasada, el alcalde de Miami, Francis Suarez, anunció que City Coins transfirió 5,25 millones de dólares a la ciudad.

La vertiginosa propuesta tiene a líderes en otras ciudades, como Filadelfia y Dearborn, Michigan, tratando de llegar a un acuerdo que esperan pueda mejorar sus presupuestos, de manera similar a cómo algunas ciudades y estados esperan que las loterías o los juegos de azar autorizados sean una solución a los problemas financieros.

Ese bombo publicitario también beneficia a las personas que apenas están conociendo de las nuevas monedas, lo cual es parte de lo que alimenta los argumentos de que las nuevas empresas de criptomonedas se parecen mucho a los esquemas piramidales.

Cuando el alcalde de Miami anunció en noviembre que su ciudad se asociaría con el grupo, uno de sus líderes, Patrick Stanley, le dijo al sitio de noticias especializado en información de criptomonedas CoinDesk TV que Suarez “acaba de convertir su ciudad en un país productor de petróleo que da rendimiento de Bitcoin a sus ciudadanos”.

Eso no ha sucedido y hay muchos obstáculos que superar, tanto legales como tecnológicos, antes de que ocurra.

Para empezar, el valor de las criptomonedas puede fluctuar drásticamente. El popular Bitcoin perdió casi la mitad de su valor entre noviembre y finales de enero, cayendo de un máximo de 67,500 dólares a poco más de 35,000; ahora está en unos 43,000 dólares. El anonimato de las criptomonedas también las hace populares entre los delincuentes. Las estafas abundan en el mercado de las crypto.

La propuesta del grupo amplía la tecnología blockchain que da soporte al Bitcoin y otras criptomonedas. Las personas que quieran apoyar a la ciudad de Miami pueden invertir en Miami Coin (al igual que cualquier otra persona); parte de su inversión se canaliza luego a la ciudad. El resto se reparte entre otros inversores en Miami Coin. La forma en que está diseñado el sistema favorece a las personas que hacen mayores inversiones y a las que ingresan temprano.

Si todo sale según lo planeado, los precios de la nueva criptomoneda suben y la ciudad obtiene dinero gratis.

Los participantes en el proyecto City Coins esperan que los residentes de Miami eventualmente puedan conservar su identificación, pagar impuestos o votar utilizando la tecnología blockchain en la que se basa Miami Coin, aumentando así el valor de las monedas. El contrato que firmó City Coins con Miami no menciona ninguna de estas posibilidades.

El acuerdo propuesto también es inusual desde una perspectiva de desarrollo económico, en parte porque City Coins dice que no es una empresa sino una especie de colectivo. Su sitio web no incluye empleados ni información de contacto además de un enlace a la aplicación de mensajería Discord. Está registrada en Delaware como una organización sin fines de lucro. Las búsquedas en internet muestran que no está registrado en Florida.

Tras contactar a Discord, el líder de la comunidad, Andre Serrano, estimó que la cantidad de personas involucradas en City Coins oscila entre 10,000 y 15,000, aunque se basa en los seguidores de City Coins en Twitter y las personas que se han unido al chat de Discord.

En un comunicado, Suarez dijo que, legalmente, la ciudad no puede tener criptomonedas. Entonces, por ahora, dijo, “City Coins actúa como custodio de las recompensas de Miami hasta que se conviertan en dólares y se entreguen formalmente a la ciudad”, cuyos primeros 5,25 millones de dólares fueron el 2 de febrero.

Como referencia, el presupuesto operativo de la ciudad de Miami adoptado en octubre fue de más de 13,000 millones de dólares.

“Tenemos muchas ideas sobre cómo podemos gastar el dinero y tenemos la intención de escuchar los aportes de la comunidad sobre cómo distribuir los fondos”, dijo Suárez en un comunicado, sugiriendo que la educación era una prioridad.

Para John Forrer, profesor de investigación en la escuela de política pública de George Washington, el acuerdo sin precedentes presenta posibles obstáculos para cualquier municipio que se inscriba.

“Hay demasiada incertidumbre y es muy nuevo, ¿estás seguro de que has investigado todos los riesgos y que tienes una forma de manejarlos, sean cuales sean?” dijo, y agregó que es importante que la ciudad pueda responsabilizar a la tercera parte si es necesario.

En el contrato que City Coins firmó con Miami, Stanley aparece como el punto de contacto con una dirección en un centro comercial de Los Ángeles. Stanley ha aparecido junto a Suarez en entrevistas sobre Miami Coin, donde se le identifica como el líder de la comunidad City Coins. Stanley no respondió a las preguntas sobre la estructura y organización de City Coins. En declaraciones públicas, ha dicho que anteriormente trabajó con Stacks, el ecosistema de criptomonedas en el que se basa City Coins.

Liat Shetret, directora de asuntos regulatorios y política de cumplimiento de la firma de análisis de riesgos Solidus Labs, dijo que las ciudades podrían considerar la tecnología blockchain para aumentar la transparencia financiera. Pero le preocupa que los políticos pregonen las criptomonedas como un truco para llamar la atención sin preparar a sus ciudades para enfrentar nuevos problemas, como el lavado de dinero.

La naturaleza del blockchain o cadena de bloques significa que, si bien es posible ver qué cuentas poseen Miami Coin o las están minando, las identidades reales de esas personas no son visibles públicamente. Las casas de cambio solicitan datos básicos como nombres, direcciones y números de seguro social; no está claro cuánta información de identificación recopilan los creadores de la moneda. Los participantes no necesitan ser residentes de Miami.

Ni la oficina de Suarez, Stanley ni la Fundación Stacks respondieron a las preguntas sobre si alguno de ellos tenía acceso a la información personal de los participantes de Miami Coin o si tenían inquietudes sobre el anonimato de las personas involucradas.

“Mantener a los malos actores fuera de estas plataformas es crucial”, dijo Shetret.

Si bien el alcalde de Nueva York, Eric Adams, también ha sido un impulsor de las criptomonedas, su administración aún no se ha sumado al proyecto, a pesar de celebrar el lanzamiento de una moneda local en noviembre.

La oficina de Adams no respondió a las preguntas sobre si el alcalde estaba considerando aceptar fondos de City Coins.

Los neoyorquinos actualmente no pueden comprar la moneda de Nueva York porque la única oferta de intercambio no tiene licencia en el estado. “Somos optimistas de que se aprobará a mediados de año”, dijo Larissa Bundziak, portavoz de la plataforma de intercambio Okcoin, que comenzó a ofrecer la moneda de Nueva York a los no neoyorquinos el 26 de enero.

La semana pasada, algunos participantes de City Coins expresaron su decepción por cómo va el experimento hasta ahora y discutieron en una sala de chat en la aplicación Discord sobre si el grupo debería lanzar criptomonedas en nuevas ciudades o esperar el valor de las monedas en Miami y Nueva York para respaldarse.

“Conseguir que una ciudad reclame dinero gratis es fácil”, escribió un participante. “Se necesita más que eso para proporcionar valor”, por lo que, a largo plazo, hay buenas razones para que la gente participe.



aranza