Internacional - Política

La ACLU ha presentado casi 440 causas contra Trump

2020-08-06

Hasta esta semana, la ACLU ha presentado casi 400 demandas y otras medidas legales contra el...

Por DAVID CRARY

NUEVA YORK (AP) — El día después de la elección de Donald Trump en noviembre de 2016, la Unión Americana de Libertades Civiles (ACLU por sus siglas en inglés) colocó en su portal un mensaje para el nuevo presidente: “Nos veremos en los tribunales”.

Como presidente, Trump no se ha enfrentado personalmente con la ACLU desde el banquillo de testigos, pero la advertencia ha sido confirmada. Hasta esta semana, la ACLU ha presentado casi 400 demandas y otras medidas legales contra el gobierno de Trump, y ha sufrido algunas derrotas, pero también con muchas victorias importantes.

Entre otros éxitos, la ACLU ganó en una causa ante la Corte Suprema que bloqueó los planes del gobierno de colocar la pregunta sobre ciudadanía en el censo del 2020. Encabezó además gestiones legales que frenaron la política de separar a muchos niños inmigrantes de sus padres.

“La agresión a las libertades civiles y los derechos civiles es mayor bajo este gobierno que en ningún otro en la historia moderna”, dijo el presidente de la ACLU, Anthony Romero. “Ha significado que hemos estado viviendo con un incendio severo en cada parte de la casa”.

Desde el día en que Trump asumió la presidencia, la ACLU — de acuerdo con un desglose que la organización le proveyó a la Associated Press — ha presentado 237 demandas contra el gobierno y unas 160 medidas legales adicionales, incluyendo pedidos bajo la Ley de Libertad de Información, denuncias éticas y administrativas.

De las demandas, 174 han lidiando con derechos de los inmigrantes, apuntando a la política de separaciones familiares, las detenciones y las deportaciones y contra los reiterados intentos del gobierno de dificultar más los pedidos de asilo en la frontera con México.

Las otras demandas lidian con una serie de asuntos prioritarios en la agenda de la ACLU: derecho al voto, derechos de la comunidad LGBT, justicia racial, entre otros. En una causa prolongada, la ACLU consiguió bloquear la prohibición de que mujeres inmigrantes jóvenes bajo custodia del gobierno recibieran abortos.

“Donald Trump ha creadu un programa de pleno empleo para los abogados del la ACLU en todos nuestros asuntos”, dijo Romero.

En comparación, dice la ACLU, la organización presentó 13 demandas y otras medidas legales contra el gobierno del presidente George W. Bush en su primer cuatrienio, la mayoría por violaciones de derechos civiles relacionadas con las políticas antiterroristas.

Muchas de las demandas recientes de la ACLU están pendientes de resolución. De las que han sido decididas, dice Romero, la ACLU ha ganado muchas más que las que ha perdido, aunque la proporción exacta no estaba disponible.

Entre los tropiezos, dijo el director legal nacional de la ACLU David Cole, uno de los más decepcionantes estuvo relacionado con las gestiones de Trump para prohibir el ingreso al país de ciudadanos de varios países predominantemente musulmanes. Demandas de la ACLU y sus aliados bloquearon exitosamente la aplicación de las dos primeras versiones de la prohibición, pero la Corte Suprema permitió que la tercera versión entrase en vigor en el 2018.

Por una votación similar de 5-4, la Corte Suprema permitió también la implementación de la medida que prohíbe que las personas transgénero revisten en las fuerzas armadas. Tribunales inferiores habían respaldado los esfuerzos de la ACLU y otros grupos para anular la prohibición.

Otra causa de derechos LGBT concluyó recientemente con una victoria importante para la ACLU y sus aliados cuando la Corte Suprema falló 6-3 en junio que los gays, lesbianas y transgénero están protegidos de discriminación laboral bajo la Ley de Derechos Civiles de 1964. Una de las representadas den la demanda, Aimee Stephens, fue despedida de su empleo en una funeraria en Michigan por ser transgénero. Stephens murió semanas antes de que la máxima corte fallase a su favor.

No hay dudas de que la ACLU ha atraído la atención de Trump y su gobierno.

El presidente republicano, en un evento de “Evangelistas por Trump” en enero, se burló de la ACLU como “una pandilla de bellezas” que había presentado una demanda que acusaba a escuelas públicas en el condado de Smith en Tennessee de promover inapropiadamente valores religiosos cristianos.

“No permitiremos que los fieles estadounidenses sean acusados por la extrema izquierda”, dijo Trump.

En un discurso en mayo del 2018, el entonces secretario de justicia Jeff Sessions atacó a la ACLU por una demanda que llevó al abandono de la política de detención y cateo de la policía de Chicago.

“Si quieres que aumente el delito, deja que la ACLU se haga cargo del departamento de policía”, dijo Sessions.

Recientemente, la ACLU fue criticada por un viejo aliado, el profesor de derecho de la Universidad George Washington Jonathan Turley. Dice que le preocupa que la organización se está alineando demasiado con el partido Demócrata y está ahora menos dispuesta a respaldar causas impopulares, como los derechos de libertad de expresión de los activistas de ultraderecha.

Al tiempo que se enfrenta con el gobierno, la ACLU apunta que la presidencia de Trump ha sido beneficiosa en algunos aspectos, al provocar un enorme incremento de las donaciones y la membresía de la organización.

Romero dijo que la oficina nacional de la ACLU y sus filiales estatales recibieron alrededor de 175 millones de dólares en donaciones en los tres meses tras la elección de Trump. Añade que el grupo ha aumentado su personal de 386 a 605 y tiene ahora 122 abogados, comparado con 84 en noviembre de 2016.



Jamileth
Utilidades Para Usted de El Periódico de México