Internacional - Política

Lula exige garantías sobre acuerdo militar de Colombia y EU

2009-09-07

Lula, quien el miércoles pasado había sugerido en entrevista con la agencia de noticias francesa...

Afp, Dpa y Pl,París. El presidente de Brasil, Luiz Inacio Lula da Silva, exigió una garantía escrita de que las bases colombianas que planea utilizar Estados Unidos "conciernen sólo al territorio colombiano", pero al mismo tiempo confirmó que están "muy avanzadas" las negociaciones con Francia para comprar 36 aviones cazabombarderos y su correspondiente tecnología de fabricación.

"Lo que queremos es la paz en Sudamérica, no queremos que los aviones de Estados Unidos lleguen a las otras fronteras", dijo Lula en entrevista con medios franceses difundida este domingo, en la que se mostró confiado en alcanzar un acuerdo con Colombia para responder a las quejas de sus vecinos regionales sobre la ampliación de facilidades militares a Washington en siste bases colombianas.

La mayor oposición al pacto alcanzado en agosto pasado por Bogotá y Washington –aún sin aplicación– proviene de Ecuador y Venezuela, que comparten extensas fronteras con Colombia, pero Brasil ha encabezado las iniciativas diplomáticas para fijar límites territoriales al acuerdo.

Lula concedió una entrevista para las emisoras TV5, la estatal Radio Francia Internacional y el periódico Le Monde, en la que el tema central fue la relación comercial y militar de los dos países, con motivo de la visita que este lunes realizará el presidente francés, Nicolas Sarkozy, coincidente con los festejos de la independencia brasileña, este lunes.

En diciembre los dos mandatarios firmaron como antecedente de los contratos militares un acuerdo de "asociación estratégica" y en su visita a este país del hemisferio sur Sarkozy estará acompañado de directivos de las empresas EADS (aeronáutica y equipos militares), Dassault, Safran, Alstom y GDF Suez.

Brasil ha negociado la adquisición de aeronaves, helicópteros y submarinos que le ayuden a reforzar su seguridad territorial.

El cazabombardero Rafale es un modelo construido por Dassault, que compite en una reñida licitación con el Gripen del consorcio sueco Saab y el F-18 Super Hornet de la compañía estadunidense Boeing.

Lula, quien el miércoles pasado había sugerido en entrevista con la agencia de noticias francesa Afp su inclinación por el contrato con Dassault, aclaró que "no podemos comprar un avión caza sin poseer la tecnología", puesto que "pensamos producir parte de este avión en Brasil".

Para convencer al gobierno de Lula, Dassault aceptó transferir tecnología a la compañía con la que trabaje en Brasil, que el presidente sólo describió como "una empresa capaz de hacerlo". Ésta sería la primera venta de la entidad francesa en el extranjero y significaría un ingreso por 5 mil 464 millones, de acuerdo con la prensa brasileña.

Según el diario Folha, Brasil también pretende comprar a Francia los helicópteros y los submarinos que requiere para proteger su perímetro y cuyo valor –con los aviones y otros proyectos militares– se calcula en 12 mil 295 millones de dólares.

El proyecto naval incluye la compra de cuatro submarinos convencionales Scorpene, la producción del casco de un submarino a propulsión nuclear –el primer fabricado en este país sudamericano–, la construcción de una base militar en un punto de la amplia costa brasileña y de un astillero en Río de Janeiro.

La elección de Francia como proveedor de equipos y tecnología podría significar la ruptura con Alemania, que en el último cuarto de siglo se asoció con Brasil en la construcción de submarinos.

De acuerdo con información publicada por el diario O Estado, el gobierno brasileño comprará 51 helicópteros Cougar EC-725.

La cooperación franco-brasileña se extenderá a la capacitación de tropas del ejército y su modernización, según Folha.

La prensa y altos funcionarios brasileños consideran que este impulso a la contratación de equipos y tecnologías castrenses ocurre en momentos en que otros países de la región han anunciado medidas similares, no sólo Colombia, sino también Venezuela y Chile.

En este sentido, el general retirado venezolano Melvin López Hidalgo denunció que Bogotá ha desarrollado con apoyo de Washington "un plan ofensivo" contra Caracas que se conoce como Plan Centauro y que inicialmente busca neutralizar tropas militares venezolanas en la frontera común. Este tipo de acciones en el país vecino, agregó el oficial retirado, obligan a Caracas a tomar medidas preventivas inminentes.

Más aún, la Agencia Bolivariana de Noticias aseguró que con las siete bases que Colombia brindará a Estados Unidos, sumarán 20 las instalaciones militares estadunidenses que rodean a Venezuela, al considerar las destacadas en Centroamérica y El Caribe, así como en Paraguay y Perú.

Esta nueva situación en la zona, de acuerdo con el asesor especial de la Presidencia brasileña para asuntos internacionales, Marco Aurelio García, ha provocado que su gobierno ya no esté interesado en "salir de compras, sino en coproducir nuestro armamento", porque "eso tiene importancia para el actual cuadro de defensa de Sudamérica".

Otro diario brasileño informó hoy que Brasil, que desarrolló su industria nucleoeléctrica con tecnología propia, cuenta ya con la capacidad para producir una bomba atómica.

Según el Jornal do Brasil, una tesis de doctorado presentada al Instituto Militar de Ingeniería interpreta los modelos físicos y matemáticos de la ojiva W-87, originalmente desarrollada por Estados Unidos.

Esta tesis a cargo del físico Dalton Barroso motivó a la Agencia Internacional de Energía Atómica a solicitar más detalles sobre la investigación académica a los ministerios de Defensa y de Relaciones Exteriores.

Lula, que ha defendido el derecho de Brasil a disponer de tecnología nuclear propia, reiteró hoy en las entrevistas con medios franceses su apoyo a Irán para que continúe el desarrollo de su industria nucleoeléctrica, respaldo que también fue ratificado por Venezuela esta semana.



KC