Internacional - Política

May defiende solución de dos Estados en el centenario de Declaración Balfour

2017-11-02

La primera ministra británica, Theresa May, respaldó hoy ante su colega...

 

Guillermo Ximenis

Londres, 2 nov (EFE).- La primera ministra británica, Theresa May, respaldó hoy ante su colega israelí, Benjamín Netanyahu, la solución de dos Estados para la paz entre Israel y Palestina, el día en que se cumple el centenario de la Declaración Balfour, que reconoció el derecho del pueblo judío a tener un hogar nacional.

En el primero de los cuatro días de su visita al Reino Unido, Netanyahu se reunió con May en su despacho oficial del 10 de Downing Street, una entrevista en la que ambos abordaron la cooperación bilateral en defensa, seguridad y lucha antiterrorista, entre otros asuntos.

En el encuentro, la primera ministra trasladó a Netanyahu su compromiso con un "Israel libre de terrorismo y un Estado palestino viable y soberano", al tiempo que resaltó su preocupación por los "asentamientos ilegales" en Palestina, según informó un portavoz del Gobierno británico en un comunicado.

Netanyahu defendió por su parte la necesidad de avanzar hacia la resolución del conflicto, un objetivo que estará "infinitamente más cerca", afirmó, cuando los palestinos "acepten finalmente un hogar nacional judío", señaló en un comunicado un portavoz del primer ministro israelí.

May invitó a Netanyahu a Londres para subrayar el papel clave en la creación del Estado de Israel del Reino Unido, que, en virtud de lo dispuesto por la Sociedad de Naciones tras la I Guerra Mundial (1914-1918), asumió en 1920 el Mandato de administrar Palestina tras la derrota en la contienda de la antigua potencia dominante en dicho territorio, el Imperio Otomano.

El 2 de noviembre de 1917, todavía en plena contienda, el entonces ministro de Exteriores británico, Arthur Balfour, firmó una declaración en la que expresaba la "simpatía" de su Gobierno hacia "las aspiraciones sionistas judías" de crear un "hogar nacional" en Palestina.

El texto avanzaba que Londres dedicaría "sus mejores esfuerzos para facilitar la realización de ese objetivo", al tiempo que recalcaba que no se debía "hacer nada que pueda perjudicar los derechos civiles y religiosos de las comunidades no judías existentes en Palestina".

En el centenario de la Declaración Balfour, Netanyahu se reunió, además de con May, con el ministro de Exteriores británico, Boris Johnson, y asiste esta noche a una cena de gala en el palacete londinense de Lancaster House junto a la primera ministra, que pronunciará un discurso.

En un acto al que ha rehusado asistir el líder de la oposición en el Reino Unido, Jeremy Corbyn, May criticará el antisemitismo que cuestiona "el derecho de Israel a existir".

"Estamos orgullosos de la relación que hemos construido con Israel", afirma May en el discurso de Lancaster House, divulgado con antelación a los medios, en el que llama a defender "un Israel seguro y próspero junto con un Estado Palestino soberano y viable".

May subraya además que criticar las acciones del Gobierno de Israel no puede ser una excusa para extender el "odio contra el pueblo judío".

De hecho, antes de su encuentro con Netanyahu en Downing Street, la jefa del Gobierno británico alertó de que los asentamientos israelíes en Palestina son una dificultad para alcanzar la paz en Oriente Medio.

"Quiero hablar de lo que nosotros percibimos como algunas de las barreras y algunas de las dificultades, como los asentamientos ilegales, en relación al proceso de paz", dijo May antes de la reunión con su colega israelí.

Netanyahu agradeció por su parte la bienvenida que le ha ofrecido el Gobierno del Reino Unido para conmemorar un "un gran evento histórico" tanto para los judíos como para los británicos.

"Hace cien años, la declaración de Balfour ayudó a allanar el camino para restablecer un Estado independiente para el pueblo judío en nuestra tierra ancestral", dijo Netanyahu, que celebró que cien años después ambos países "son sólidos aliados".

El jefe del Ejecutivo israelí aprovechó su visita a Londres para advertir sobre la "amenaza" de Irán en Oriente Medio, uno de los temas más candentes de la agenda internacional desde que Estados Unidos amenazó con romper el pacto nuclear que el Grupo 5+1 (los cinco miembros permanentes del Consejo de Seguridad de la ONU más Alemania) firmó con Teherán en julio de 2015.

"El objetivo que tengo en mente no es ni mantener ni eliminar el acuerdo, es mejorarlo y corregir sus muchos fallos. Creo que aquellos que quieren mantenerlo deberían cooperar para enmendarlo", sostuvo a ese respecto el primer ministro israelí.

May, que en las últimas semanas ha subrayado su apoyo al pacto nuclear, trasladó a Netanyahu la visión que comparte con los Gobiernos de Francia y Alemania, que consideran que el acuerdo es "crítico para la seguridad regional".

Al mismo tiempo, la primera ministra resaltó la necesidad de que la comunidad internacional trabaje unida para contrarrestar las actividades "desestabilizadores" de Teherán, incluido su apoyo a la milicia chií Hezbolá en Siria y Líbano. 



yoselin