Pan y Circo

Las candidaturas independientes, feria del absurdo

2017-10-20

El Instituto Nacional Electoral (INE) reportó ayer que expresaron su intención de ser...

Alonso Urrutia, La Jornada


El insólito interés que generaron las candidaturas independientes desbordó todas las expectativas, pero ahora los aspirantes deberán sortear la etapa crítica que les depara la ley para garantizar estar en las boletas del año próximo.

El Instituto Nacional Electoral (INE) reportó ayer que expresaron su intención de ser candidatos independientes a la Presidencia de la República 86 ciudadanos –de ellos solamente siete son mujeres–, de los cuales 40 han sido calificados de procedentes, a 38 se les pidió contestar un requerimiento y ocho fueron declarados improcedentes.

De acreditar los 38 solicitantes el requerimiento de la autoridad electoral –en las próximas 48 horas–, serían en total 78 aspirantes a la Presidencia quienes pasarían a la segunda etapa, esto es, la recolección, cada uno, de las 866 mil firmas a las que los obliga la ley –uno por ciento de la lista nominal– para estar en las boletas en 2018.

Aunque improbable, en caso de lograr acreditar este requisito, implicaría la recolección de 67.5 millones de firmas; esto representa 76 por ciento de electores en el país.

La cantidad es tan desproporcionada que esto equivaldría a que la totalidad de electores de 30 estados de la República –con excepción de los registrados en el estado de México y Ciudad de México– deberían dar su firma de apoyo a los aspirantes a la candidatura presidencial.

Si las dimensiones son muy elevadas en términos del volumen de firmas a recolectar por los aspirantes independientes –tanto por el número que expresó su intención de serlo, como por el elevado porcentaje de firmas que impone la ley como requisito–, en términos del gasto que puede realizarse para oficializar esta aventura política también adquieren proporciones impensables, si bien se tratará de recursos privados, que los aspirantes podrán obtener.

Tan sólo para quienes buscarían la candidatura presidencial, el INE les aprobó un tope de gastos para recolectar las firmas de 33.6 millones de pesos, lo que significaría que entre los 78 que expresaron esta intención para obtener el registro tendrían derecho a gastar, en conjunto, 2 mil 620 millones; esto duplicaría el gasto electoral en campañas, pues es superior a los 2 mil 148 millones de pesos que los partidos recibirán como prerrogativas para todas las campañas del próximo año.

Por otra parte, la autoridad electoral reportó que se han registrado 38 aspirantes independientes a senadores en 15 entidades, de los cuales destacan 10 en Ciudad de México, cinco en Morelos, cuatro en Nuevo León y cuatro en Jalisco.

Acorde con los topes de gastos aprobados por el INE, se podrían erogar recursos privados por 49 millones de pesos en total. En cuanto a los diputados, 185 aspirantes acreditaron los requisitos para manifestar su intención de ser candidatos independientes, aunque dos de ellos desistieron posteriormente, por lo que los 183 restantes podrían gastar, en total, alrededor de 23 millones de pesos.

En lo que constituirá la primera vez que ciudadanos sin militancia en partidos puedan aspirar a contender por la Presidencia de la República, el número de interesados superó todas las expectativas.

Sin embargo, aún falta la segunda etapa para que inicien la recolección de miles de firmas, que es la revisión del INE al cumplimiento de requisitos legales y de la convocatoria, pues debieron crear una asociación civil –integrada al menos por el aspirante y su representante legal o su administrador–, presentar un documento que acredite su inscripción al Servicio de Administración Tributaria y abrir una cuenta bancaria, además de los requisitos de ley para postularse.

Buena actitud a pesar de complicaciones para el registro

Con una legislación diseñada expresamente para complicar al máximo el registro de candidaturas independientes, al obligar a quien la busque a recolectar firmas que representan cuatro veces el número de militantes con que un partido por ley debe contar para preservar el registro –0.26 por ciento del padrón electoral–, esto no parece haber detenido la pretensión de muchos de los aspirantes a los cargos de elección popular.

Los 67.5 millones de firmas equivalen a más de 4.5 veces la militancia total que actualmente tienen los nueve partidos con registro que, según la más reciente cifra proporcionada por el INE, asciende a 14.5 millones de miembros.

Por ejemplo, en este caso Margarita Zavala, quien recientemente renunció al Partido Acción Nacional para buscar la postulación por la vía independiente, deberá acreditar 866 mil firmas, lo que representa casi 2.5 veces la militancia total del blanquiazul, que actualmente es de 378 mil 838, para poder lograr estar en las boletas de 2018.

La posibilidad de recolectar las firmas hasta el próximo 13 de febrero –122 días– supondría un ritmo diario de 7 mil 262 adhesiones, con la salvedad de que al menos debe realizarse en 17 estados. Para ello, podrán utilizar cualquier medio para promover su imagen con excepción del uso de radio y televisión.



yoselin