Turismo

Investigadores estadounidenses recuperan una pieza clave del Boeing 737 MAX de Alaska Airlines

2024-01-08

Una de las puertas de salida se desprendió del lado izquierdo del avión de Alaska...

Por David Shepardson, Valerie Insinna y Tim Hepher

WASHINGTON,(Reuters) - La Junta Nacional de Seguridad en el Transporte (NTSB, por sus siglas en inglés) informó a última hora del domingo de que el "componente clave que faltaba" del Boeing 737 MAX 9 implicado en un aterrizaje de emergencia de Alaska Airlines había sido recuperado del patio trasero de una casa del extrarradio de Portland.

Una de las puertas de salida se desprendió del lado izquierdo del avión de Alaska Airlines el viernes tras despegar de Portland, Oregón, con destino al aeropuerto de Ontario, California, despresurizando el avión y obligando a los pilotos a regresar y aterrizar a salvo con los 171 pasajeros y seis tripulantes a bordo.

La Administración Federal de Aviación de EU (FAA, por sus siglas en inglés) ordenó el sábado la inmovilización temporal de 171 aviones Boeing MAX 9 instalados con el mismo panel, que pesa unos 27 kilos y cubre una puerta de salida opcional utilizada principalmente por las aerolíneas de bajo coste.

La puerta desaparecida fue recuperada el domingo por un profesor de Portland identificado sólo como "Bob" en el barrio de Cedar Hills que la encontró en su patio trasero, dijo la presidenta de la NTSB, Jennifer Homendy, afirmando que estaba "muy aliviada" de que se hubiera encontrado.

La pieza es, según Homendy, un "componente clave" para determinar por qué se produjo el accidente.

"Nuestro equipo de estructuras querrá examinar todos los componentes de la puerta para ver si hay marcas de testigos, si hay transferencia de pintura o en qué estado se encontraba cuando se encontró. Eso puede decirles mucho sobre lo que ocurrió", dijo.

La fuerza de la pérdida del tapón de la puerta fue lo suficientemente fuerte como para abrir la puerta de la cabina durante el vuelo, dijo Homendy, que afirmó que debió de ser un "suceso aterrador".

"Oyeron un estruendo", dijo Homendy sobre los pilotos, que fueron entrevistados por los investigadores.

Una lista de comprobación plastificada de referencia rápida salió volando por la puerta, mientras que la primera oficial perdió sus auriculares, dijo. "La comunicación era un problema grave. (...) Se describió como un caos".

Homendy dijo que la grabadora de voz de la cabina no captó ningún dato porque había sido sobrescrita y volvió a pedir a los reguladores que obliguen a reequipar los aviones existentes con grabadoras que capten 25 horas de datos, frente a las dos horas que se exigen actualmente.

PROBLEMAS ANTERIORES DE PRESURIZACIÓN

Homendy dijo que la luz de fallo de presurización automática se iluminó en el mismo avión de Alaska Airlines el 7 de diciembre, el 3 de enero y el 4 de enero, pero no estaba claro si había alguna conexión entre esos incidentes y el accidente.

Tras las advertencias, Alaska Airlines tomó la decisión de impedir que el avión realizara vuelos largos sobre el agua con destino a Hawái, para que pudiera regresar rápidamente a un aeropuerto en caso necesario, explicó Homendy.

La aerolínea, con sede en Seattle, dijo anteriormente en una respuesta a preguntas sobre las luces de advertencia que las averías del sistema de presurización del avión eran típicas en las operaciones de aviación comercial con aviones de gran tamaño.

La aerolínea dijo que "en todos los casos, el problema se evaluó y resolvió de acuerdo con los procedimientos de mantenimiento aprobados y en pleno cumplimiento de todas las normas aplicables de la FAA".

Alaska Airlines añadió que tiene una política interna para restringir los vuelos largos sobre el agua a los aviones con múltiples correcciones de mantenimiento en algunos sistemas, lo que no fue exigido por la FAA.

AVIONES EN TIERRA

La FAA dijo el domingo que la flota afectada de aviones Boeing MAX 9, incluidos los operados por otras compañías como United Airlines, permanecerían en tierra hasta que el regulador estuviera satisfecho de que fueran seguros.

En un principio, la FAA dijo el sábado que las inspecciones requeridas durarían entre cuatro y ocho horas, lo que llevó a muchos en la industria a suponer que los aviones podrían volver muy rápidamente al servicio.

Sin embargo, la FAA y Boeing aún no han acordado los criterios de las comprobaciones, lo que significa que las compañías aéreas aún no han recibido instrucciones detalladas, según personas familiarizadas con el asunto.

La FAA debe aprobar los criterios de inspección de Boeing antes de que puedan completarse las comprobaciones y los aviones puedan reanudar los vuelos. Alaska Airlines dijo a última hora del domingo que aún no había recibido instrucciones de Boeing.

Alaska Airlines canceló 170 vuelos el domingo y otros 60 el lunes y dijo que se esperaba que las interrupciones de los viajes por la inmovilización duraran al menos hasta mediados de semana. United, que ha dejado en tierra sus 79 MAX 9, canceló 230 vuelos el domingo, el 8% de las salidas programadas.

El accidente ha vuelto a poner a Boeing bajo escrutinio a la espera de la certificación de su MAX 7 más pequeño, así como del MAX 10 más grande, necesario para competir con un modelo clave de Airbus.

En 2019, las autoridades mundiales sometieron a todos los aviones MAX a una inmovilización más amplia que duró 20 meses después de que accidentes en Etiopía e Indonesia relacionados con un software de cabina mal diseñado mataran a un total de 346 personas.



Jamileth