Internacional - Seguridad y Justicia

División partidista en Estados Unidos sobre financiación militar para Ucrania

2024-02-29

“Estamos tirando todo este dinero de los contribuyentes a Ucrania e Israel, y ni siquiera...

 

WASHINGTON (AP) — A medida que Rusia avanza en el campo de batalla y los soldados ucranianos se quedan sin municiones, la población adulta estadounidense se ha dividido en líneas partidistas en su apoyo sobre enviar ayuda militar a Kiev, según una encuesta de The Associated Press-NORC Center for Public Affairs Research.

Es más probable que los demócratas hoy digan que el gobierno de Estados Unidos gasta “demasiado poco” en financiación para Ucrania que en noviembre, pero la mayoría de los republicanos siguen convencidos de que es “demasiado”. Esa división se refleja en el Congreso, donde el Senado controlado por los demócratas —con la ayuda de 22 senadores republicanos— aprobó este mes un paquete de ayuda de 95,000 millones de dólares para Ucrania, Israel y Taiwán. Pero el proyecto de ley, que incluye aproximadamente 60,000 millones de dólares en apoyo militar para Kiev, ha languidecido en la Cámara de Representantes controlada por los republicanos, pues el presidente de la cámara baja Mike Johnson se ha negado hasta ahora a someterlo a votación.

El presidente Joe Biden, junto con los principales demócratas y el líder republicano del Senado, Mitch McConnell, instaron apasionadamente al presidente republicano de la Cámara de Representantes durante una reunión en la Casa Blanca esta semana a abordar el paquete de ayuda exterior, pero Johnson respondió que el Congreso “debe ocuparse primero de las necesidades de Estados Unidos”.

La mayoría de los republicanos todavía comparte el punto de vista de Johnson, y sus opiniones no han cambiado significativamente desde el otoño: El 55% dice que Estados Unidos gasta demasiado en ayuda a Ucrania, en comparación con el 59% en noviembre.

Mientras tanto, el apoyo para incrementar la ayuda a Ucrania ha aumentado entre los demócratas. Aproximadamente 4 de cada 10 demócratas opina que Estados Unidos gasta “muy poco” en ayuda a Ucrania en la guerra contra Rusia, frente al 17% en noviembre. La proporción de demócratas que dice que Estados Unidos gasta “demasiado” o “aproximadamente la cantidad correcta” también ha disminuido durante el mismo período.

Chloe Henninger, una demócrata de 24 años de West Hartford, Connecticut, estuvo entre quienes respondieron que Estados Unidos gasta muy poco en ayuda a Ucrania. Ella consideró que era importante que Estados Unidos mostrara compromiso con democracias como Ucrania que están bajo asedio.

“Desde el punto de vista humanitario, había fronteras soberanas acordadas internacionalmente. Y luego una potencia autocrática invadió un territorio soberano. Estados Unidos, como una de las fuerzas militares más importantes del mundo, tiene el deber de responder”, expuso Henninger, quien trabaja como química cosmética.

La encuesta muestra que dos años después de la invasión inicial de Rusia, la guerra de Ucrania se ha convertido en una línea divisoria partidista: La mayoría de los demócratas piensa que es extremadamente o muy importante evitar que Rusia se apodere de más territorio ucraniano, negociar un alto al fuego permanente entre los dos países, ayudar a Ucrania a recuperar su territorio y brindar ayuda general a su ejército, mientras que menos de la mitad de los republicanos e independientes están de acuerdo.

Biden y los líderes demócratas en el Congreso han presentado el conflicto en Ucrania —la mayor invasión terrestre en Europa desde la Segunda Guerra Mundial— como un posible punto de inflexión en la historia. No repeler el ataque del presidente ruso Vladímir Putin, advierten, tendría graves consecuencias, desde desestabilizar al resto de Europa hasta envalentonar a otros enemigos potenciales como China y Corea del Norte.

Al mismo tiempo, Donald Trump, el expresidente que parece encaminarse hacia la nominación republicana, ha inyectado serias dudas sobre la intervención de Estados Unidos en Ucrania y el resto del mundo. Si bien McConnell, el principal republicano en el Senado, permanece como un firme defensor de una sólida participación estadounidense en el extranjero, Trump ha inclinado al partido hacia una postura aislacionista y, en ocasiones, ha expresado admiración por el estilo de gobierno autoritario de Putin.

“Estamos tirando todo este dinero de los contribuyentes a Ucrania e Israel, y ni siquiera podemos cuidar de nuestra propia gente”, dijo Jeffrey Jackson, un republicano de 55 años de Granbury, Texas. “El gobierno de Estados Unidos necesita cuidar de nuestra propia gente y preocuparse por el resto del mundo después”.

Jackson también tiene opiniones profundamente desfavorables sobre Biden y el presidente ucraniano Volodymyr Zelenskyy. Y aunque Jackson dijo que no era “pro-Putin”, le gusta más la forma en que Putin ha dirigido a Rusia que como Biden ha liderado a Estados Unidos.

Putin es ampliamente impopular entre los adultos estadounidenses, incluidos los republicanos. Aproximadamente 8 de cada 10 adultos estadounidenses tienen una opinión desfavorable de Putin, incluidos casi nueve de cada 10 demócratas y tres cuartas partes de los republicanos. Las opiniones sobre Zelenskyy reflejan más las divisiones sobre la guerra misma. Aproximadamente 4 de cada 10 adultos estadounidenses tienen una opinión favorable de Zelenskyy —y los demócratas tienen una opinión más positiva que los republicanos.

Trump también ha puesto en duda si cumplirá sus compromisos de defender a los países de la OTAN, de la que Estados Unidos es miembro, si volviera a ser presidente. Jackson estuvo de acuerdo con ese sentimiento y dijo que le gustaría ver desmantelada la OTAN.

Sin embargo, una mayoría de adultos estadounidenses —incluido el 52% de los republicanos— apoya el espíritu del Artículo V de la alianza militar de la OTAN de que un ataque a un país de la OTAN representa un ataque a todos. Casi 6 de cada 10 adultos dicen que estarían a favor de que Estados Unidos desplegara tropas estadounidenses para defender a un aliado de Estados Unidos en la OTAN si fuera atacado por fuerzas rusas.

No obstante, cuando se trata de Ucrania, las divisiones partidistas persisten incluso en cuestiones de diplomacia básica. Por ejemplo, alrededor de 4 de cada 10 republicanos dicen que negociar un alto al fuego permanente entre Rusia y Ucrania debería ser un objetivo de política exterior extremadamente o muy importante para Estados Unidos, en comparación con aproximadamente 6 de cada 10 demócratas. En general, la mitad de los adultos dice que es muy importante que Estados Unidos se centre en impedir que Rusia gane más territorio en Ucrania.

Seis de cada 10 adultos todavía apoyan la imposición de sanciones económicas a Rusia. Y la mitad está a favor de proporcionar armas.

Chris Bahr, un hombre de 41 años de Houston, Texas, quien se describió como libertario políticamente, dijo que le gustaba el hecho de que la mayor parte de los fondos para Ucrania se gastarían en armas fabricadas en Estados Unidos. Quería que el Congreso aprobara el paquete de ayuda “lo antes posible”.

“Apoya a otro país aliado a defenderse y ayuda económicamente a Estados Unidos, y a deshacernos de muchas de nuestras armas más antiguas mientras encargamos cosas nuevas”, opinó Bahr. “Creo que salvará vidas a largo plazo el simplemente no permitir que Rusia se vuelva expansionista otra vez”.



aranza